eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hidalgo: "Las ciudades son un contrapoder a Gobiernos que no ven la realidad"

- PUBLICIDAD -
Hidalgo: "Las ciudades son un contrapoder a Gobiernos que no ven la realidad"

Hidalgo: "Las ciudades son un contrapoder a Gobiernos que no ven la realidad"

La alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, reivindicó hoy, en una entrevista exclusiva con Efe, el papel político de las ciudades, que "pueden ser un contrapoder a los Gobiernos que no ven la realidad".

En la conversación de una hora en su despacho en el Ayuntamiento, la regidora hispanofrancesa (San Fernando, 1959) se mostró convencida de que las "grandes urbes son pequeños planetas", lo que exige que sus alcaldes "no estén aislados" y trencen redes para compartir experiencias.

"Trabajar a nivel internacional demuestra la agilidad de los alcaldes, es una diplomacia más pragmática", consideró Hidalgo, que mañana viaja a España para participar en el Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación por la Convivencia y la Paz.

También para homenajear a la compañía republicana La Nueve, perteneciente a la segunda división blindada de la Francia libre, la primera que entró en el París ocupado el 24 de agosto de 1944, integrada casi en su totalidad por republicanos españoles bajo mando francés.

Desde su elección en 2014, la alcaldesa se ha afianzado como una de las personalidades mejor valoradas de los socialistas franceses.

Consciente de que el poder orgánico de su partido corre serio peligro en las próximas elecciones, Hidalgo aparece firme al frente de una de las ciudades más importantes del mundo, con una proyección internacional que sus críticos achacan a ambiciones que trascienden los muros de la alcaldía.

"No es el deseo de las ciudades ser el contrapoder, pero pueden serlo para los Gobiernos que no ven la realidad", recordó la socialista, en alusión a los alcaldes demócratas que en Estados Unidos tratan de compensar la desafección medioambiental del presidente Donald Trump.

Ella misma no es ajena a las fricciones con otras entidades para sacar adelante sus proyectos. Los refugiados, la peatonalización de las riberas del Sena o la circulación alterna del tráfico la han enfrentado a la región de Ile-de-France y al propio Gobierno socialista.

"Es mejor cuando todo el mundo trabaja junto", puntualizó, antes de recordar el apoyo que le ha brindado la ley de transición energética promovida por la ministra de Ecología, Ségolène Royal, con quien ha chocado en no pocas ocasiones.

Desde que fue elegida hace tres años, Hidalgo ha emprendido diversas cruzadas particulares entre las que sobresalen la lucha contra el cambio climático, la atención a los refugiados o la organización de los Juegos Olímpicos de 2024, pese a que ella misma reconoció su escepticismo inicial en este asunto.

Pero también se ha encontrado con los peores atentados sufridos por París en su historia, que redujeron de manera importante el número de turistas el año pasado.

"Nos estamos recuperando bastante bien. El número de visitantes españoles ha crecido el 30 % en estos primeros meses del año. Pero pasamos un 2016 muy duro (...) La respuesta de París fue seguir con la vida, que es lo que nos querían quitar", señaló.

Hidalgo, que se mostró partidaria de renovar el estado de emergencia que expira en julio si se concluye que la amenaza terrorista persiste, insistió en que "en este mundo de incertidumbre sólo hay dos actitudes posibles: o te quedas en tu casa, o sigues viviendo".

El año pasado, la capital francesa vivió la llegada masiva de inmigrantes y demandantes de asilo, que en muchos casos se instalaron por las calles en campamentos precarios donde malvivían.

Para paliar el problema, Hidalgo promovió la creación de un centro de acogida en el norte de la ciudad, que abrió el pasado noviembre, desde el que se les ayuda a tramitar sus peticiones y se les redirige, cuando es el caso, a otras instalaciones.

Hidalgo cree que sin ese lugar, para el que "fue difícil convencer al Gobierno", la situación "sería más dramática todavía", aunque dijo que hay que mejorar el tiempo entre que estos llegan y son instalados en centros de acogida.

Pese a todo, fue franca al admitir que, en las condiciones actuales, París no está preparada para admitir un flujo de refugiados masivo similar al que vivió en 2016. "Hay necesidad de que otras ciudades abran centros que permitan tener una respuesta", señaló.

Como presidenta del grupo C40, que engloba a 90 grandes urbes mundiales en la lucha medioambiental, defendió que es más fácil que las ciudades puedan encarar juntas a grandes "lobbies" como el del diesel, que estará prohibido en París a partir de 2020.

"Desde mi ventana veo el tráfico. Y antes de que abriese el parque Riberas del Sena (que se inauguró a comienzos de abril), había una fila de coches en el muelle abajo y otra fila de coches arriba. Había muchos más coches. Cuantas más carreteras pones, más coches hay", afirmó.

Y criticó también a los vecinos de las ciudades de la periferia parisina que se quejan por no poder atravesar París en coche: "Somos 2,3 millones de personas viviendo en un aire que no es sano para nuestros niños, ¿tendríamos que callarnos y decir que esta ciudad está hecha para que se pase de un lado a otro en coche?".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha