eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Hogueras de San Juan

- PUBLICIDAD -
Hogueras de San Juan

Hogueras de San Juan

Será una premonición o una mera coincidencia, pero esta noche de San Juan, en la que miles de hogueras se encienden por todo el país para dar la bienvenida al verano, coincide con la penúltima jornada de una atípica campaña electoral que se ha caldeado, y bastante, en los últimos días.

Como una olla a presión avivada por el calor sofocante de estos días, la campaña del 26J echa mañana el cierre con las escuchas al ministro Jorge Fernández Díaz alimentando con gasolina la hoguera de la disputa política.

Con una carga de leña ha ido a la lumbre el candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, que ha reclamado la dimisión o el cese "fulminante" del ministro del Interior y, atención, ha expresado sus dudas sobre que sea precisamente Fernández Díaz quien tenga que garantizar la limpieza del proceso electoral del domingo.

"Hay que tener en cuenta que el Ministerio del Interior y este ministro son los encargados de velar por la seguridad en las votaciones el próximo domingo, creo que todos los ciudadanos tenemos serias razones para estar preocupados", ha alertado.

Iglesias confía en que no haya ningún problema con el escrutinio o la custodia de las urnas, pero ha reiterado su preocupación por que sea el actual ministro del Interior quien deba garantizar que eso no suceda.

Dudas sobre el proceso electoral que ha rechazado de inmediato el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha recordado a Iglesias que España "no es Venezuela" sino "una democracia con derechos y libertades".

"Hoy el señor Iglesias ha dado un salto cualitativo muy fuerte, ha dudado de la limpieza de las elecciones", ha lamentado Rajoy, que ha insistido en que en España los comicios los gana "el que elige la gente".

Refrescando algo las brasas, Rajoy ha vuelto hoy a respaldar a su ministro del Interior y ha rechazado de plano que exista una "conspiración" del Gobierno contra los independentistas catalanes.

El propio protagonista de las grabaciones se ha defendido denunciando una actuación "delictiva y mafiosa". Un "escándalo", ha dicho, que espera que no penalice al PP en las urnas.

Cuando parecía que el fuego se había estabilizado, el segundo protagonista de las conversaciones, el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, ha puesto en marcha el ventilador y ha reavivado las llamas.

En una comparecencia en el Parlamento de Cataluña, ha revelado que se reunió con más políticos, no sólo con Fernández Díaz, entre ellos con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que le prometió "apoyo en todo" a cambio de que le diera "alguna cosa".

Un encuentro que ha reconocido el líder de Ciudadanos, aunque ha subrayado que lo único que le pidió fue que luchara contra la corrupción en Cataluña.

Pese a este contratiempo, Rivera ha insistido en que Fernández Díaz debería abandonar el cargo si se confirma que intentó construir pruebas contra los partidos de la oposición.

También ha arrimado el ascua a su sardina el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que cree que este caso demuestra que se tiene que abrir una nueva etapa presidida por "la honradez, la ejemplaridad y la decencia".

Para Sánchez, es "muy grave" que el ministro siga en su cargo, pero lo ve comprensible después de que el PP "haya instrumentalizado todas las instituciones" para sus fines partidistas y haya confundido "la mayoría absoluta con el absolutismo".

Más allá de la hoguera de Fernández Díaz, el candidato socialista ha reconocido que si Podemos sale reforzado de las elecciones del domingo la negociación para intentar formar gobierno "será mucho más complicada".

Le ha tomado la palabra Pablo Iglesias, que ha dicho que si finalmente el PSOE queda tercero, Pedro Sánchez habrá "perdido el partido" y nunca será presidente del Gobierno.

Iglesias ha insistido en que "lo mejor para España" es un gobierno de coalición de Unidos Podemos con el PSOE y que el presidente debe ser el candidato que haya obtenido más votos, sea él mismo o Sánchez.

Frente al aparente bloqueo de las fuerzas de izquierda, Rajoy ha pedido que "todo el voto moderado de España se concentre en el PP".

De lo contrario, ha avisado, los votos de otras fuerzas políticas como Ciudadanos "se pueden convertir en nada o en un escaño para Podemos".

En contra de ese supuesto "voto útil", Ciudadanos ha lanzado hoy otro de sus vídeos electorales para intentar combatir ese mensaje repetido por el PP en toda la campaña.

"Mariano, no te equivoques. Un 1 por ciento más de voto al PP son dos escaños que no cambian nada, pero un 1 por ciento más de voto a Ciudadanos son diez escaños que lo cambian todo", ha proclamado el partido de Rivera un día antes de que se apague la hoguera de la campaña.

Enrique Rodríguez de la Rubia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha