eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ian Gibson-Pedro Sánchez, dos "aventureros ibéricos" en Madrid

- PUBLICIDAD -
Ian Gibson-Pedro Sánchez, dos "aventureros ibéricos" en Madrid

Ian Gibson-Pedro Sánchez, dos "aventureros ibéricos" en Madrid

Ian Gibson es un historiador irlandés de casi 78 años y Pedro Sánchez un político madrileño de 45, pero comparten vocación: les gustan las "aventuras ibéricas".

Éste es el título del último libro del hispanista dublinés, presentado hoy en el Círculo de Bellas Artes de Madrid junto al aspirante a repetir como secretario general del PSOE y al magistrado José Antonio Martín Pallín, que ha ejercido de moderador.

Publicado por Ediciones B, "Aventuras ibéricas" es un recorrido muy personal de Gibson sobre el pasado y el presente de España con final en una declaración de esperanza.

Esperanza por un futuro de consenso entre las fuerzas de izquierda, asentado en un acuerdo nacional por la educación, con menos tolerancia a la corrupción y dentro de la UE.

La óptica de este hispanista nacido en Dublín y con doble nacionalidad desde 1984 es la de un enamorado de España y de los españoles al que le asalta la "rabia" con frecuencia.

Rabia porque ve este país como un "paraíso terrenal" sacudido demasiadas veces por los terremotos políticos. "Nunca llega a ser lo que verdaderamente puede ser", ha sintetizado.

Y rabia por "la bochornosa asignatura pendiente de los fusilados por el franquismo". Urge la reconciliación a través de la memoria histórica.

Apasionado de García Lorca, de Cervantes y de Machado, Gibson es un intelectual de izquierdas que hoy, al lado de Pedro Sánchez, no ha podido evitar un recuerdo a la II República que nació "un 14 de abril glorioso y esperanzador" de 1931 y otro a la I, tan breve que abarcó sólo 11 meses del siglo XIX. "La primera República de vocación federal y de la que apenas se habla", ha dicho hoy.

Su deseo, lógicamente, es que haya una III.

Éstas han sido las claves de la introducción de Gibson a un acto en el que gran parte del protagonismo ha recaído en el otro aventurero, en Pedro Sánchez, metido de lleno en las primarias, tan metido que ha tenido que abandonar el evento una hora después de empezado porque hoy tiene entrevista en Tele5.

Su "aventura ibérica" no tiene nada que ver con la de Gibson, pero es titánica: ser secretario general de nuevo a pesar de la oposición de prácticamente todo el organigrama del partido.

Su equipo y él creen que pueden lograrlo. Él mismo se ha reconocido "muy ilusionado" antes de empezar la presentación del libro y el propio Gibson hasta le ha deseado suerte; de hecho, no ha dejado de lanzarle guiños para que gane y sea el próximo presidente del Gobierno.

Fuentes del equipo de Sánchez han comentado que fue el propio Gibson el que se puso en contacto con ellos para invitarle a la presentación del libro, que incluye un pasaje en el que se declara defensor del acuerdo con Albert Rivera y en contra de la estrategia de Pablo Iglesias. Todo eso que sucedió en febrero de 2016 y que ya parece tan lejos.

"Podemos se negó a abstenerse y pasó lo que pasó. Me cuesta mucho trabajo perdonar a Pablo Iglesias y a los suyos por su falta de magnanimidad y de visión", escribe Gibson en "Aventuras ibéricas".

Consciente no obstante de que el aventurero protagonista no era él, Sánchez ha adoptado en el evento un papel secundario, y así, ha rescatado algunos fragmentos del libro para que Gibson ahondara en ellos y él se limitara a escuchar.

Gracias a los anzuelos que le iba echando, el historiador ha abordado asuntos de actualidad como el que genera Cataluña, cuya posible independencia ha rechazado: "La idea de la secesión es una locura", ha recalcado el hispanista.

Con todo, ha abogado por el reconocimiento de su historia y de su lengua. A su juicio, en España hay que aprender a hablar catalán, pero también gallego, euskera y valenciano.

El enamoramiento de Lorca, la influencia de Gerald Brenan, Baltasar Garzón, la genialidad de Cervantes y El Quijote, y su fascinación por el nuevo Museo Arqueológico Nacional se han revelado hoy grandes filias de este historiador irlandés que sigue extrañándose de las dimensiones de las tapas que se sirven en Granada. "Son tapones", ha dicho gráficamente.

Y que sigue demandando "una derecha razonable" en España.

Por las muchas ocasiones en las que se ha reído, a Sánchez le ha venido bien este acto. A partir de mañana, la cosa cambia; es mañana cuando tiene previsto formalizar su precandidatura en Ferraz para, a partir del jueves, enfrascarse en la recogida de avales.

Quiere ser otra vez el líder del PSOE.

Ésa es su aventura ibérica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha