eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ibarra dice que él ni siquiera tenía el teléfono de Felipe González pero no se quejaba porque "le reconocía autoridad"

Dice que entre González y Pedro Sánchez "la comparación es odiosa" pero reclama a los barones "lealtad" y que no "yerren el tiro"

- PUBLICIDAD -
Ibarra dice que él ni siquiera tenía el teléfono de Felipe González pero no se quejaba porque "le reconocía autoridad"

El expresidente socialista extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha relatado este viernes que, durante los 20 años que lideró el PSOE regional apenas hablaba con el entonces secretario general, Felipe González, y que los 'barones' ni siquiera tenían su teléfono. Cuando querían hablar con él, ha dicho, tenían que contactar con el secretario de Organización, Txiki Benegas.

"Ahora estamos en el compadreo, en si no me llama o yo no le llamo o no hablo con él; yo no hablaba casi nunca con Felipe González y no me quejaba porque le reconocía la autoridad", ha proseguido, en una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press.

Ibarra se ha expresado así después de la polémica levantada después de que su sucesor en Extremadura, Guillermo Fernández Vara, afirmase que lleva desde el 9 de julio sin hablar con el líder socialista, Pedro Sánchez.

Según ha dicho, no pretendía darle a Vara un tirón de orejas, porque se siente leal tanto al líder extremeño como a Pedro Sánchez, pero se ha preguntado a quién han beneficiado esas palabras del hoy presidente extremeño y ha pedido a los dirigentes que sean responsables antes de opinar y que "nunca se dé la sensación de que hay una pelea por el poder".

UNA DECLARACIÓN DE LOS PRESIDENTES AUTONÓMICOS

Lo que cree que deberían hacer los siete presidentes autonómicos socialistas, es reunirse, dar un mensaje de unidad y "no errar el tiro": "Puede existir la equivocación de adversario y el nuestro no es el secretario general y el partido, son el PP y Podemos", ha dicho también en Onda Cero.

Es más, cree que deberían salir a hacer una "defensa cerrada de la lealtad a la dirección del partido" para así desmentir las informaciones que hablan de un 'golpe de Estado' en ciernes contra Pedro Sánchez y que él no cree posible.

Ibarra también cree que los siete presidentes autonómicos socialistas podrían hacer una contribución importante dando un mensaje de unidad contra la secesión de Cataluña, que a su juicio es el principal problema que tiene ahora España, por encima de si Mariano Rajoy vuelve a ser presidente o no.

Preguntado si parte del problema es que los 'barones' no consideran a Pedro Sánchez un referente moral y de autoridad, ha admitido que si se compara al Pedro Sánchez de ahora con el Felipe González de los noventa "la comparación es odiosa", pero ha pedido a los socialistas que den tiempo a la actual dirección y se preocupen más por los problemas de España que de "si Pedro Sánchez va a dar la talla". Cuando llegue el congreso, ha dicho, será el momento de pedir responsabilidades.

Ibarra ha admitido que él no votó a Pedro Sánchez, sino que apostó por Eduardo Madina, "que perdió porque se utilizó a Pedro Sánchez para cargárselo". Sin embargo, ha advertido de que sería un error "utilizar" ahora a Madina para "cargarse" a Sánchez.

LAS PRIMARIAS HAN BAJADO EL NIVEL

Eso sí, también ha dicho que si se celebra un Congreso él pedirá que se vuelva al sistema anterior de elección de dirigentes --a través de delegados-- y se abandonen las primarias, convencido de que éstas son "responsables de muchos de los males" que aquejan al PSOE.

A su modo de ver, las primarias han provocado "una bajada del nivel de la selección de personal", que se ha puesto "bastante barata", ya que se puede presentar cualquiera y los militantes no tienen "todos los datos" que manejan los dirigentes.

Ibarra ha recordado cómo a nadie se le ocurría aspirar a sustituir a Ramón Rubial, que había pasado 23 años en la cárcel, y tampoco a Felipe González. "Ya con que te dijeran que podías ir a la Ejecutiva ya era tremendo", ha rememorado, y ha apostillado que "cuando antes haya un Congreso donde se vuelva a la cultura anterior de la representación mucho mejor para el PSOE".

También ha discrepado de que actualmente el PSOE dé la sensación de estar gobernado por los secretarios autonómicos más "un primus inter pares" que es el secretario general que, a su juicio, es la impresión que da cuando Sánchez reúne a los 'barones' antes de los comités federales.

PONE LA MANO EN EL FUEGO POR CHAVES Y GRIÑÁN

Por otro lado, ha vuelto a dejar claro que confía en la inocencia de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán y que pone "la mano en el fuego por los dos". Y ha dejado claro que le sorprende "muchísimo" que el fiscal pida una pena de seis años de cárcel para Griñán, después de que el instructor del Tribunal Supremo no apreciase delito de malversación en él.

"Puede ser que tuvieran el error de no haberse enterado de lo que estaba pasando, muy bien, han dimitido, pero no creo que nadie les esté acusando de llevarse dinero, les están acusando de una mala administración", ha resumido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha