Focos

Las diferencias estratégicas entre Iglesias y Errejón para ganar al PP: movilización social vs instituciones

Los dos principales dirigentes de Podemos se responsabilizan el uno al otro de la pérdida de votos en las elecciones del 26 de junio

- PUBLICIDAD -
Las diferencias estratégicas entre Iglesias y Errejón para ganar al PP: movilización social vs instituciones

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario político y portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, han lanzado este viernes sus respectivas propuestas políticas para marcar la estrategia que deberá seguir el partido morado tras la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre y, aunque ambos se marcan el mismo objetivo de ser fuerza de Gobierno y "ganar al PP", difieren en el modo de alcanzar esta meta.

Así, los dos principales dirigentes del partido han plasmado en sus borradores de estrategia política las diferencias que desde hace meses ya vienen contraponiendo públicamente sobre el modo de afrontar la nueva etapa que arranca Podemos tras el congreso que celebrará en febrero, y que tienen que ver, principalmente, con el peso que cada uno le da al papel que debe jugar el partido en las instituciones y en la movilización social en las calles.

Mientras que Iglesias establece en su documento 'Plan 2020: ganar al PP y gobernar España' que "la construcción de movimiento popular" e impulsar la movilización social es "la única forma de avanzar" hacia ese objetivo, Errejón destaca que tomar la iniciativa "política e institucional" es la vía para adecuada para "ganar credibilidad" y tener verdaderas opciones de ganar unas elecciones.

"Sólo gobernaremos si antes España nos imagina gobernando", aseguran los 'errejonistas' en su propuesta, en la que señalan que la clave es demostrar la "utilidad" de Podemos a través del "trabajo duro y arduo" en las instituciones. "Si continuamos en la misma senda resistencialista que iniciamos tras el 20D, la restauración estará mucho más cerca", avisan.

EL TRABAJO PARLAMENTARIO

Por ello, rechazan que Podemos se limite a "cavar trincheras" en la sociedad civil y a marcarse una agenda institucional "que huya de cualquier compromiso o entendimiento". "La victoria del cambio llegará cuando consigamos disolver los miedos en torno a nosotros", apostilla.

Así, explican que la construcción de "movimiento popular" debe basarse sólo en "acompañar las protestas o las manifestaciones", sino debe ir más allá: "Nos referimos a un trabajo paciente y descentralizado que vaya generando una sociedad dentro de la sociedad".

Iglesias también hace en su documento referencia a la labor institucional que debe tener Podemos, pero en todo momento deja claro que esta debe guiarse por la movilización social que se genera fuera de los Parlamentos.

De hecho, asegura que la principal función de los cargos públicos del partido debe ser actuar como "activistas institucionales" y les pide huir del "tacticismo parlamentario" y el "oportunismo partidista", por los riesgos que conlleva.

"Las élites siempre quieren parlamentarizar los conflictos como una manera de desactivarlos, mientras que si el pueblo está, habla, debate y participa, se consiguen los cambios", asegura, para añadir que, por ello, la tarea de Podemos en las instituciones debe ser la de "articular las demandas de la ciudadanía y llevar su voz a las instituciones".

LEGISLATURA LARGA VS GOBIERNO DÉBIL

Iglesias y Errejón difieren además en su percepción de la fortaleza del Gobierno de Mariano Rajoy. Así, mientras que el secretario general prevé una legislatura larga del PP "gracias a la entrega del PSOE" a sus necesidades, el portavoz parlamentario asegura sin embargo que el de Rajoy es un "Gobierno débil" al basar su acción legislativa en sus dos "partidos rehenes" --el PSOE y Ciudadanos-- y que por ello Podemos tiene capacidad de recuperar la iniciativa generando mayorías alternativas.

También hacen diferentes lecturas de las causas de los malos resultados --en base a sus expectativas-- que obtuvieron en las elecciones del 26 de junio. "La gestión de las negociaciones de gobierno improductivamente y la percepción de inmadurez y soberbia por una parte importante de nuestro potencial electorado explican los resultados del 26J", sentencia Errejón.

Sin embargo, Iglesias cree que, aunque él mismo pudo cometer fallos de comunicación, las negociaciones no fueron la causa de la pérdida de votos, sino el desgaste que había sufrió Podemos por parte de las élites y "sus partidos".

NEGOCIACIONES TRAS EL 20D Y RESULTADOS DEL 26J

En este sentido, asegura que el PSOE "jamás" asumió en serio la posibilidad de formar un gobierno con el partido morado, y lamenta que su único objetivo era que Podemos le entregara un cheque en blanco a Pedro Sánchez para gobernar con un programa pactado con Ciudadanos, o bien desgastarles en vistas a una posible repetición electoral.

Por ello, defiende la acertada decisión que, a su juicio, tomaron las bases del partido en aquel momento de rechazar una abstención de Podemos en la investidura de Sánchez, que sirvió además para cerrar el debate que se había abierto en el seno de la dirección del partido.

Además, Iglesias añade que esos resultados "decepcionantes" pudieron deberse a que "tal vez" cometieron "errores en una campaña en la que", a su juicio, sonaron "menos creíbles que en otros momentos"; campaña que dirigió Errejón.

Iglesias también celebra que los inscritos aprobaran la alianza con Izquierda Unida para las elecciones generales de junio ya que el secretario general está seguro de que, sin ella, "los resultados habrían sido peores". No opinan lo mismo los 'errejonistas', quienes señalan que esos resultados muestran que "la confluencia con IU no pareció funcionar".

RELACIÓN CON IU

De hecho, Errejón y los suyos se muestran muy claros sobre cómo creen que debe ser la relación entre Podemos e IU en el futuro: "Podemos tiene que mantenerse como organización autónoma e independiente". "Nuestro objetivo es más ambicioso que la unidad de la izquierda, es la unidad popular y ciudadana en la que cabe la izquierda tradicional, pero va mucho más allá", defienden.

"Por lo tanto, Podemos tiene que seguir construyéndose política y orgánicamente como un proyecto autónomo capaz de establecer posteriormente alianzas electorales y acuerdos amplios con otras fuerzas hermanas", matizan.

Aunque el líder del partido morado no menciona expresamente a IU en su documento, si hace hincapié en la necesidad de explorar la construcción de un "bloque político y social, de carácter popular, capaz de anudar a los diferentes sectores sociales que quieren avances y de articular no solo un plan alternativo de gobierno, sino un nuevo proyecto de país".

"Podemos, que nace del agotamiento del bipartidismo y de sus apoyos, tiene que seguir construyendo con otros actores el espacio político del cambio en un país, además, especialmente complejo por la construcción histórica de nuestro Estado y nuestro carácter plurinacional", ahonda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha