eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Igudesman y Joo, inesperados embajadores de Uruguay gracias a internet

- PUBLICIDAD -
Igudesman y Joo, inesperados embajadores de Uruguay gracias a internet

Igudesman y Joo, inesperados embajadores de Uruguay gracias a internet

Gracias al poder de internet y a su trayectoria internacional, el violinista ruso Aleksey Igudesman y el pianista anglo-coreano Hyung-ki Joo se han convertido en inesperados embajadores de Uruguay con una canción viral en la que proclaman que el país sudamericano es "el mejor del mundo".

El tema musical, titulado "Yo me voy a Uruguay" y que acumula más de 200.000 reproducciones en YouTube, fue compuesto por Igudesman mientras se bañaba en una piscina en Austria, lo que le hizo añorar "el calor de Uruguay en verano", según relató el músico en una entrevista con Efe en Montevideo.

Igudesman ha regresado al país con Joo por invitación del Ministerio de Turismo uruguayo, que a raíz del éxito en las redes sociales de la canción decidió utilizarla como banda sonora de un anuncio de promoción de la marca turística nacional, en el que el viernes participaron los dos virtuosos.

Un día antes el dúo también actuó con la Orquesta Juvenil del Sodre (de índole estatal) en el Teatro Solís, el escenario más prestigioso de Montevideo.

Ambos intérpretes aseguraron a Efe ser buenos conocedores de la música uruguaya y se pusieron del lado del país en dos cuestiones espinosas con Argentina, al asegurar que el mítico cantante Carlos Gardel "era uruguayo" y recordar que "el tango más famoso del mundo, 'La Cumparsita', se compuso en Montevideo".

Añadieron que lo que más les gusta del país es "la gente, que es muy amable", un rasgo al que también se refieren en la canción que les ha hecho famosos en Latinoamérica.

Además de causar furor en internet, el tema es usado por el dúo para cerrar muchas de sus actuaciones alrededor del mundo.

"En diciembre nos han invitado a tocar en el concierto de Año Nuevo con la Orquesta Filarmónica de Nueva York. Estamos entusiasmados porque además vamos a decirles a los estadounidenses que su país no es el mejor del mundo..., porque es Uruguay", manifestó Igudesman con una sonrisa.

En sus espectáculos, Igudesman y Joo combinan obras clásicas con canciones populares, y mezclan elementos teatrales y de humor, aunque "la música es el valor central" de su trabajo, aseguran.

Violinistas que bailan sobre el escenario, orquestas enteras que estornudan y tosen al ritmo de la "Polka de la gripe porcina", y cruces entre Vivaldi y el "I will survive" de Gloria Gaynor son habituales en sus representaciones.

Los intérpretes se conocieron a los doce años en la escuela en la que estudiaban en Inglaterra, y decidieron unirse para romper con "la ceremonia y el elitismo" de un mundo, el de la música clásica, que "se toma demasiado en serio a sí mismo", contaron.

Desde entonces han actuado en los principales auditorios del planeta e incluso en estadios deportivos ante auditorios de más de 18.000 personas.

También han colaborado con músicos como Bobby Mc Ferrin, Vangelis o Billy Joel, o con actores como John Malkovich.

En el concierto de Año Nuevo de 2011, en la sede de la Orquesta Filarmónica de Viena, establecieron, con la ayuda de otros cien intérpretes, el récord mundial del mayor número de "violinistas bailarines" tocando juntos en un mismo lugar, como parte de una campaña para Unicef.

Sus vídeos son un fenómeno viral ligado a las redes sociales y la grabación de su pieza "Rachmaninov tenía manos grandes" fue vista por más de cinco millones de usuarios en todo el mundo.

Además, Igudesman y Joo imparten talleres en colegios y universidades de todo el mundo, dirigidos a "niños de 8 a 88 años".

"La música tiene que ser divertida. En inglés, el verbo que se usa para hablar de tocar música es 'to play', que significa 'jugar'. Y hay muchísimas piezas clásicas que incluyen chistes, que son sarcásticas o que son como juegos", explicaron.

Ataviados con la camiseta y la sudadera de la selección de fútbol uruguaya, los músicos aprovecharon su estancia en Montevideo para ver por televisión en un restaurante del centro de la capital el partido ante Jordania que el pasado miércoles casi aseguró la clasificación del país al Mundial de Brasil 2014 (0-5).

Tras concluir ese encuentro de fútbol, la ida de la repesca para el campeonato del mundo, parafrasearon eufóricos su famosa canción con el vaticinio de que "todo el estadio podrá cantarles que Uruguay es el mejor país, mejor que Francia, y mejor que París".

Por María Sanz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha