eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Inmigración y tensiones empresariales en la Cumbre franco-italiana de Lyon

- PUBLICIDAD -
Inmigración y tensiones empresariales en la Cumbre franco-italiana de Lyon

Inmigración y tensiones empresariales en la Cumbre franco-italiana de Lyon

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, se reúnen esta tarde en Lyon (sureste francés) en un clima de tensión empresarial por la pugna en el control de los astilleros STX France y con la crisis de la inmigración como telón de fondo.

Un día más tarde de lanzar su ambicioso plan de refundación europea, Macron tomará el pulso de sus iniciativas de integración con Gentiloni, jefe de Gobierno de la tercera potencia económica de la UE, detrás de Alemania y Francia, y cuyo país se espera que celebre a inicios de 2018 elecciones legislativas.

Se prevé que el capítulo migratorio se analice detalladamente en la cumbre, debido a que Italia está especialmente preocupada por la presión de inmigrantes que sufre procedente de Libia -83.752 personas llegaron a las costas italianas durante el primer semestre de 2017, cifra similar a la de 2016-.

En su discurso de ayer en la universidad de La Sorbonna (París), el presidente francés propuso la creación de una oficina europea de asilo y de una policía europea fronteriza, además de un programa europeo de formación e integración de los refugiados.

El control de los astilleros STX France estará también encima de la mesa, después de que Macron decidiese el pasado 27 de julio nacionalizarlos de forma temporal para evitar que los adquiriese el grupo italiano de construcción naval Fincantieri.

La adquisición el pasado mayo de Telecom Italia por parte de la francesa Vivendi es otro asunto que ha creado polémica, sobre todo en suelo italiano, aunque Gentiloni no intervendrá de momento, pues considera que se trata de un "asunto entre privados".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha