eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Instituto Elcano aboga por "relaciones de complementariedad" con Marruecos

- PUBLICIDAD -
El Instituto Elcano aboga por "relaciones de complementariedad" con Marruecos

El Instituto Elcano aboga por "relaciones de complementariedad" con Marruecos

El Real Instituto Elcano aboga por potenciar desde España una relación "de complementariedad y no de competencia" con Marruecos, según explicó hoy su investigador principal, Haizam Amirah Fernández.

Con motivo de la presentación en Madrid del informe "Relaciones España-Marruecos", Amirah Fernández destaca en una entrevista con Efe que "Marruecos es un socio clave y viceversa".

En el repaso de las relaciones bilaterales en diversos campos elaborado durante un año y medio por los analistas y expertos de este centro de pensamiento el diagnóstico es que la actitud pragmática de los gobiernos a ambos lados del Estrecho ha facilitado un periodo de buenas relaciones.

No obstante, siguen existiendo fuentes de fricción o conflicto que consideran pueden ser superadas con un mayor conocimiento mutuo y mediante el establecimiento de "redes más estrechas entre las sociedades e instituciones".

Amirah Fernández, que admite que "falta mucho para que sean más solidas y provechosas" para ambas partes, insiste en que a España le conviene "la modernización de Marruecos" y contar en la frontera sur con un "vecino estable para desarrollar relaciones beneficiosa y contener las amenazas comunes".

Aunque obviamente factores nacionales influyen en esas relaciones, el analista principal del Instituto Elcano recuerda que la integración y el desarrollo regional contribuyen a propiciar el entendimiento.

El coordinador del dossier elogió el trabajo de los expertos que analizan desde las relaciones de vecindad hasta los aspectos económicos, culturales, migratorios, de seguridad y defensa, lucha antiterrorista o cooperación y desarrollo.

Al recordar la existencia de factores claves en esa relación como son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla o la posición de España sobre el conflicto del Sáhara Occidental, los autores ofrecen entre sus recomendaciones la "identificación de posibles cambios que puedan alterar las actuales relaciones".

Para "fortalecer esa relación y hacerla más provechosa", prosigue el documento, "el enfoque pragmático y realista debería extenderse para abordar aspectos de fondo que han enturbiado la relación en el pasado" y que subrayan que "con bastante probabilidad podrían volver a hacerlo en el futuro".

Para consolidar esa buena relación actual, aconsejan "dedicar más atención y esfuerzo a construir más puentes entre ambas sociedades".

"Tejer más relaciones humanas y profesionales pasa por la creación de nuevos espacios, el fomento de los intercambios, la revisión de la política de concesión de visados y una presencia cultural", añaden.

Actualizar la percepción que existe en España de Marruecos y su economía o elevar el perfil académico del inmigrante medio marroquí son otros retos identificados en el estudio, el cual subraya que "mejoraría la imagen de la sociedad marroquí en España y la imagen de España en Marruecos".

Amirah Fernández muestra su extrañeza por la escasa relación entre los partidos políticos de las dos orillas y reitera la importancia de favorecer el intercambio de experiencias en los ámbitos universitarios, de los medios de comunicación, las administraciones, los municipios, la juventud o el deporte.

Dada la "complejidad y frecuentes vaivenes" de esas relaciones, los autores del estudio sostienen que hay que centrase en "la convergencia de preferencias en lugar de fijarse excesivamente en las divergencias".

Recuerdan que no sólo España y Marruecos han cambiado mucho sino "también el contexto regional y global".

Entres los datos más relevantes que caracterizan la relación actual y futura, los analistas de Elcano destacan, además de la frontera terrestre compartida, la presencia de una importante comunidad marroquí calculada en torno a los 800.000 habitantes de hecho y el diferencial de renta per cápita.

Según expone Amirah Fernández, con datos del Banco Mundial de 2013, serían "casi diez veces", cerca de 28.000 euros en España frente a los 2.800 euros en Marruecos.

"Pero precisamente -puntualiza- esas mismas realidades hacen que también existan motivos para cooperar más y buscar fórmulas de complementariedad beneficiosas para ambas sociedades". Alfonso Bauluz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha