eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Irak necesita una reconciliación para evitar la venganza tras derrota del EI

- PUBLICIDAD -
Irak necesita una reconciliación para evitar la venganza tras derrota del EI

Irak necesita una reconciliación para evitar la venganza tras derrota del EI

Irak necesita un proceso de reconciliación nacional para evitar las venganzas, que ya comienzan a aparecer, tras la derrota del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Mosul, asegura en una entrevista a Efe el responsable de Oxfam Intermón en ese país, Andrés González.

"Una vez que Mosul (norte de Irak) se libere (del EI) y la gente empiece a regresar a sus casas, ahí es cuando van a empezar los problemas. Tiene que haber un proceso de reconciliación nacional", subraya el cooperante español.

Lleva dos años y medio en el puesto y desde una oficina en el barrio acomodado de Ainkaua, en Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, supervisa el gran equipo que forma Oxfam.

"Cuando están los desplazados en los campamentos, tienen un mínimo asegurado, pero el problema al que nos enfrentamos ahora es al del regreso de estas personas" a Mosul, indica.

Calcula en unos 380.000 los ciudadanos que se encuentran asentados en estos campos de desplazados alrededor de la urbe iraquí, que fue tomada por los yihadistas hace tres años, un asedio que todavía dura en unos pocos metros del casco antiguo, en el oeste de la ciudad.

Las cuestiones que se presentan en un futuro próximo, según González, son: "Cuándo van a regresar, quiénes y, sobre todo, las potenciales venganzas que habrá, porque hay gente que ha sido cercana al EI que va a volver".

El personal de Oxfam ya observa ese tipo de situaciones en algunas zonas como Al Qayara o en Hamam al Alil, ambos al sur de Mosul, porque hay ciudadanos a quienes "no les dejan llegar o incluso, queman sus casas", aduce.

Ahora investigan hasta qué punto una persona tiene parte de "responsabilidad" por haber estado casado con algún combatiente del EI. "No tiene que existir un castigo colectivo porque un miembro de la familia haya luchado con el EI. Las ONG y Gobierno (iraquí) tienen que crear programas para proteger a esta gente", indica.

El palentino, de 48 años, señala que hay "muchísimos casos" relacionados con el EI, entre otros los de muchas mujeres que han sido obligadas a casarse con los militantes del grupo extremista.

"Cuando acaban las guerras, empiezan las venganzas. Y no queremos que eso desestabilice el país", arguye.

Esta es la principal preocupación de Oxfam, pues se necesita una "estabilización" en Irak, ya que si "se genera más odio, el EI volverá otra vez", dice.

González, que ha prorrogado dos años más su misión en Irak, recuerda que otro de los grandes problemas que existen ahora es que "no hay agua potable".

"El agua que los ciudadanos tomaban (durante el asedio yihadista) en Mosul era del río Tigris (que divide la ciudad en dos) o de pozos contaminados. Ha venido mucha gente a los campos con afecciones por este motivo, como enfermedades cutáneas, parásitos...", afirma.

Sin embargo, por el momento, no ha habido un brote de cólera porque la bacteria no ha llegado, pero en el caso de que llegara, "se expandiría en tres minutos".

Todo el equipo que tiene en los campos, que se van turnando por las diferentes zonas, enseña a los desplazados a "lavarse mejor y a usar mejor el agua", entre otras acciones, explica.

Pero, el problema principal es que "no hay agua porque todas las infraestructuras han sido destruidas por el EI", por lo que su trabajo se centra ahora en rehabilitar y construir nuevos depósitos, que se localizan cerca del río, aunque lamenta que "no se llega a tiempo".

Por último, llama a todas las ONG, a la comunidad internacional y al Gobierno de Irak a que hagan todo lo posible para que el EI no vuelva a aparecer después de liberar las zonas que todavía controla en Irak.

"Si condenas a la gente a la pobreza y a la discriminación, esto creerá más odio, y el EI volverá a crecer. Hay que evitar el caldo de cultivo", insiste.

Lo que más ha sorprendido a González en los campamentos ha sido ver a las familias sin esperanza y, por eso, apela a los esfuerzos de todas las partes para que después de la derrota del EI en Irak, "les den esperanza a los jóvenes" para su futuro. Isaac J. Martín

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha