eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un año sin Isabel Carrasco, símbolo del poder ejercido desde la autoridad

- PUBLICIDAD -
Un año sin Isabel Carrasco, símbolo del poder ejercido desde la autoridad

Un año sin Isabel Carrasco, símbolo del poder ejercido desde la autoridad

Con la instrucción judicial ya cerrada, hoy se cumple un año del asesinato de la presidenta de la Diputación y del PP de León Isabel Carrasco, una mujer de duro carácter, autoritaria, rotunda en las formas, con la severidad como lema y cuya gestión política se había visto siempre instalada en la polémica.

Fue un absurdo crimen alimentado por el odio y el rencor en el que están implicadas tres mujeres: Montserrat González, su hija Triana Martínez, y la agente de la policía local Raquel Gago, quienes serán juzgadas tras el verano.

A las 17.20 horas del 12 de mayo de 2014, Montserrat González, de 59 años, disparó hasta en tres ocasiones a bocajarro a Isabel Carrasco en una pasarela peatonal sobre el río Bernesga cuando esta se dirigía a la sede del PP para trasladarse a Valladolid, donde iba a asistir a un acto del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La asesina confesa culpaba a Isabel Carrasco, que contaba 59 años en el momento de su muerte, de ser la responsable del despido de su hija de la Diputación de León, donde Triana Martínez, de 36 años, había logrado un plaza interina como ingeniera de telecomunicaciones, y de cercenar su carrera política en el PP.

Tras ser detenidas, madre e hija negaron su participación en el crimen, que conmocionó a la ciudad y a toda España, aunque horas después Montserrat González, esposa del comisario de la Policía Nacional en Astorga (León), reconoció ser la autora de los disparos y afirmó que sólo había hecho justicia porque la mala hierba debía cortarse, según consta en el sumario.

"Era necesario que Carrasco muriese. Era una perra mala", sostuvo esta mujer ante la magistrada Sonia González, que ha instruido las diligencias a lo largo de casi un año.

La Fiscalía y las acusaciones particulares sostienen en sus calificaciones definitivas que se trató de un asesinato y solicitan una pena de 23 años de prisión para cada de las tres acusadas.

La defensa de Montserrat González ha anunciado que solicitará una pena de ocho años y medio de prisión alegando enajenación mental cuando sucedieron los hechos, y para su hija el letrado José Ramón García, que representa a ambas, pedirá la libre absolución.

Montserrat González y su hija permanecen ingresadas en la cárcel de Mansilla de las Mulas, mientras que Raquel Gago, de 42 años, recobró la libertad el pasado 29 de enero después de que la Audiencia provincial así lo decretase bajo fianza de 10.000 euros, revocando la decisión de la magistrada Sonia González.

Gago fue encarcelada tras entregar en Comisaría el arma que acabó con la vida de Isabel Carrasco y ofrecer unas explicaciones confusas sobre cómo había llegado a su poder. Luis Martínez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha