eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Israel ilegaliza a parte del Movimiento Islámico por instigar a la violencia

- PUBLICIDAD -
Israel ilegaliza a parte del Movimiento Islámico por instigar a la violencia

Israel ilegaliza a parte del Movimiento Islámico por instigar a la violencia

El Gobierno israelí ha declarado ilegal a la principal facción del Movimiento Islámico de Israel, al considerarlo uno de los mayores instigadores de la ola de violencia en la región desde octubre, lo que ha provocado airadas protestas por parte de la minoría árabe-israelí.

"La decisión ha sido adoptada después de intensos debates con todos los organismos judiciales y de seguridad relevantes, y con el objetivo de poner fin a la peligrosa incitación interna", anunció el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en un comunicado difundido hoy.

Según el ministro de Inmigración y de Asuntos de Jerusalén, Zeev Elkin, la decisión preliminar la tomó el Ejecutivo hace ya dos semanas, y desde entonces se han celebrado numerosos debates con los organismos judiciales y de seguridad.

Entre tanto, estos se preparaban para una operación que tuvo lugar la pasada madrugada en la que se han entregado 17 órdenes de clausura a otros tantos centros y fundaciones que financian las actividades del grupo.

En trece de ellas, informó la Policía, se han inspeccionado las oficinas y requisado todo tipo de equipos electrónicos y documentación, aunque por el momento no se ha producido ningún arresto.

La resolución, firmada hoy mismo por el Ministro de Defensa, Moshe Yaalón, implica que cualquiera que actúe en nombre del grupo o participe en sus actividades se expondrá al arresto y a juicio.

"La democracia debe poder defenderse a si misma, debe poder defenderse de quienes conspiran contra ella", agregó Netanyahu en una declaración pública posterior en la que acusó a esa facción de "mantener relaciones con el grupo terrorista Hamás", que gobierna en Gaza, y de "incitar a la violencia contra civiles inocentes".

La Facción Norte del Movimiento Islámico está encabezada por el jeque Raed Salah, condenado a prisión hace dos semanas por un enfrentamiento con la Policía ocurrido en una manifestación hace siete años, y está considerada la más violenta por parte de las autoridades israelíes.

Según un documento de la Oficina de Prensa del Gobierno israelí, el grupo "niega el derecho a la existencia de Israel" y "exhorta a reemplazar el Estado judío por un califato islámico".

Durante la ola de violencia que comenzó en septiembre y se agravó en octubre, el Gobierno israelí había acusado a Salah -detenido en otras tres ocasiones anteriores- de instigar las violentas protestas en la Explanada de las Mezquitas, que el judaísmo conoce como "Monte del Templo" y el islam como "Noble Santuario".

Alrededor de 15 israelíes murieron y unos 160 resultaron heridos en decenas de ataques palestinos a israelíes, la mayoría con arma blanca, por atropello y varios con arma de fuego.

Los fallecidos palestinos ascienden a más de 80, alrededor de la mitad muertos en esos ataques y el resto en cientos de manifestaciones contra Israel en el territorio ocupado de Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza, donde más de 2.000 palestinos resultaron heridos, la mayoría de balas o balas recauchutadas.

"No tenemos nada contra el Islam, no tenemos nada contra los ciudadanos musulmanes de Israel (...) pero sí actuaremos contra los instigadores", explicó el primer ministro.

En la reunión del gabinete de seguridad el representante del servicio secreto Shabak advirtió de que la ilegalización de ese grupo se traducirá en una actividad "clandestina" que dificultará el seguimiento de los militantes.

Sin embargo, Salah, que en principio debe ingresar en prisión esta semana, ya ha manifestado que seguirá actuando abiertamente.

"Es inaceptable. El Movimiento Islámico seguirá su camino hasta la victoria y en particular en la cuestión de Jerusalén y de (la mezquita de) Al Aqsa", dijo declaraciones al servicio de noticias Ynet.

El Comité de Seguimiento Árabe-israelí, que representa los intereses de los más de 1,5 millones de habitantes de esta minoría de origen palestino, ha convocado para el jueves una huelga general de protesta, de la que sólo ha excluido a las escuelas.

La decisión la tomó hoy el Comité en una reunión de emergencia celebrada en la ciudad de Nazaret (norte), en la que también se convocó una manifestación, el sábado, en la ciudad de Umm El Fahem, una zona de gran concentración árabe en Israel y feudo de la Facción Norte.

El diputado Yusef Jabarín, de la coalición de partidos Lista Común y miembro del Comité, cree que la ilegalización abre una "peligrosa persecución política".

Es también, agregó, "un grave asalto a las libertades de expresión culto y reunión de la minoría palestina" de Israel.

"El liderazgo de la comunidad árabe está unido en su condena de esta decisión y advierte de las terribles consecuencias para las actividades políticas de los ciudadanos árabes", señala en un comunicado en el que apela a la intervención de la comunidad internacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha