eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jáuregui está abierto a discutir la denominación de las CCAA y lamenta que se haga una "montaña" del término nación

El exministro defiende seguir con el PSC porque romper sería "echar" a los socialistas catalanes "en manos de los independentistas"

- PUBLICIDAD -
Jáuregui está abierto a discutir la denominación de las CCAA y lamenta que se haga una "montaña" del término nación

El portavoz socialista en la Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, ha explicado que la reforma de la Carta Magna que el PSOE defiende permitiría el desarrollo estatutario que contemplaba el Estatut de Cataluña y vendría a reforzar los "hechos singulares" de algunas comunidades autónomas. En este marco, dice que los socialistas están "dispuestos a discutir" la denominación de las comunidades autónomas y lamenta que se haga "una montaña" del término nación.

En una entrevista con Europa Press, el exministro de la Presidencia ha insistido en que lo que los socialistas quieren es abrir "luz" y "camino" para resolver las tensiones soberanistas y que el entendimiento sea posible. Algo que pasa, en su opinión, por el proyecto federalista que aprobó el PSOE el pasado julio, que requiere una reforma de la Constitución y que es, a su juicio, "la única salida al encajonamiento" en el que está ahora Cataluña.

Preguntado acerca de si la reforma de la Carta Magna que propugnan los socialistas va más allá de los límites al Estatut que estableció la sentencia del Tribunal Constitucional, Jáuregui ha subrayado que el fallo del alto tribunal se hizo "lógicamente con arreglo" a la actual Constitución, no a la que los socialistas pretenden llegar. "Con la Constitución de la que estamos hablando -explica-- no tendría por qué haber una rectificación de aquella sentencia".

Pero, en cualquier caso, el diputado vasco ha hecho hincapié en que los 'hechos singulares' que ahora se pretenden "reforzar" ya están "reconocidos en parte" por la Constitución de 1978. Así, ha recordado que actualmente hay dos comunidades autónomas que tienen competencias en orden público y su propia policía y el resto no lo entiende como "un problema de discriminación".

"No creo que este tipo de diferencias competenciales deban establecer problemas. La singularidad no es privilegio ni insolidaridad, la singularidad es singularidad y punto", ha recalcado. Por ello, en su opinión, no tiene que haber problema en que, por ejemplo, las competencias en política lingüística y materia educativa sean "exclusivas" de las comunidades con lengua propia. En estos asuntos, "la comunidad catalana es la que manda" y entenderlo así "ayudará a resolver la manera de ser y estar de Cataluña en España".

HACE FALTA "GRAN GENEROSIDAD DE TODOS"

No obstante, ha reconocido que una constitución reformada en materias como ésta requerirá "un gran acuerdo entre todos y una gran generosidad por parte de todos". "Lo que hay que hacer es abordar estos problemas, cuando lleguen ya nos definiremos, pero lo que importa ahora es que abramos luz", ha insistido.

Por su parte, ha asegurado que el PSOE está "dispuesto a abrir y discutir cuál es la manera" en que tiene que determinarse el nombre de las comunidades autónomas, aunque no ha explicado si aceptarían el término nación con el que definió a Cataluña el Parlament en su Estatuto. "¿Sabe alguien la diferencia entre nación y nacionalidad? No lo sabe nadie, pero de pronto hacemos una montaña de este problema", ha subrayado.

A su juicio, lo más importante ahora no es que el PSOE "explique si acepta o no la palabra nación", sino que se reforme la Constitución y se consiga un nuevo acuerdo sobre política territorial que permita "seguir viviendo juntos", porque "el riesgo es que en Cataluña está emergiendo una pretensión independentista que tiene fuerza representativa". "Y como yo creo que la independencia de Cataluña es mala para los catalanes, muy mala para España, no cabe en nuestra Constitución y no puede producirse, quiero conseguir un acuerdo con los problemas que me plantea Cataluña y eso es lo que el PSOE está diciendo", ha insistido.

Según Jáuregui, con su propuesta federal, el PSOE está "dando la cara al problema" y "representando una alternativa", que es algo que, en su opinión, "no están haciendo los demás". Por ello, asegura que no es "un apaño" para resolver sus tensiones con el PSC. "Es una propuesta política seria, una reforma profunda, una ventana de oportunidad que creemos imprescindible para ofrecer desde la política soluciones a problemas que nos llevan directamente al despeñadero", ha subrayado.

Y es que, a su juicio, el proyecto socialista es lo único que quedará cuando el órdago nacionalista, que es "imposible", se acabe por "estrellar", algo que está convencido que va a ocurrir, porque el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quiere "cabalgar un tigre que ha creado y que no se va a domesticar" y lo único que va a hacer es "generar frustración".

En su opinión, los socialistas, en Cataluña y en el resto de España, son los únicos que están presentado "un proyecto común" ante "el envenenado dilema del derecho a decidir, que es el derecho a la independencia". Por eso, está convencido de que su propuesta es la que "va a acabar imponiéndose".

LAS DISCREPANCIAS PSOE-PSC VAN A "RESOLVERSE"

Según Jáuregui las discrepancias entre PSOE y PSC, que han vuelto a quedar patentes en la votación de una moción esta semana en el Congreso, son "puntuales" y van a "resolverse" porque ambos partidos defienden que "el derecho a decidir sólo se puede producir sobre la base de un proyecto político reformado", con una nueva Constitución que voten los catalanes junto a todos los españoles. "Estamos de acuerdo sobre la manera en que hay que decidir", ha recalcado.

Y esperan "convencer" al resto de la sociedad de que ésta es la única opción "porque lo demás no existe". No obstante, Jáuregui también ha avisado de que no se puede perder el tiempo y ha alertado que "mirar para otro lado o pensar que este asunto se resuelve solo porque los nacionalistas se van a estrellar" puede conducir a que "la reconstrucción de los puentes entre España y Cataluña sea imposible".

En esta tarea, además, defiende el valor que supone la relación entre PSOE y PSC y, por eso, cree que una ruptura entre estos dos partidos sería "fatal para el entendimiento entre Cataluña y España", incluso desde un punto de vista meramente electoral que algunos, como el exministro José Bono, están argumentando. Más allá de este "cálculo", ha advertido de que sería una "gravísima equivocación" porque supondría echar a los socialistas catalanes "en manos de los autoderministras".

"Si rompemos también esos vínculos, si todo el PSC lo echamos en manos de los autodeterministas, ¿qué ganamos? ¿Cuál es la estrategia que nos lleva a hacer cada vez más independentistas? ¿Quién nos va a quedar en Cataluña para hacer los puentes?", se ha preguntado el diputado.

El exministro ha insistido en que, "juntos", el PSOE y el PSC son "la vía más sólida" para la "resolución" de las tensiones soberanistas. Y, por eso, ha discrepado también con el expresidente del Congreso y con el histórico dirigente Alfonso Guerra, quien, tras la ruptura de la disciplina de voto esta semana en el Congreso a cuenta del 'derecho a decidir', ha vuelto a defender una marca propia del PSOE en Cataluña.

"Creo que eso no es solución de nada", ha insistido Jáuregui, que además ha respondido a Guerra que el PSC es un partido "autonomista y federalista", pero no es "nacionalista ni independentista". Juntos, ha insistido, los socialistas ofrecen la "única solución" para resolver esta situación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha