eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juan Pablo Wert: "Hay que lograr que la escuela pública sea atractiva para la población con recursos"

El candidato de Podemos opina que hay que conseguir que la enseñanza pública "también resulte atractiva para la población con recursos e impedir que se establezca una escuela para ricos y otra para pobres"

"La discrepancia política no debe envenenar las relaciones personales entre hermanos". "No estamos obligados a compartir posiciones ideológicas por el hecho de ser familia", afirma Juan Pablo Wert sobre el exministro de Rajoy

Cree que la derogación de la LOMCE "no es solución, si acaso requisito para buscar un pacto social para asentar unos principios que nos comprometamos a respetar en los próximos treinta o cuarenta años"

29 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Wert: "Pablo Iglesias no me ha pedido nada, simplemente me llamó y hablamos"

Juan Pablo Wert, en una imagen de archivo EFE

Juan Pablo Wert, cabeza de lista al Congreso por Ciudad Real en las listas de Podemos, es consciente de que gran parte del interés que despierta su figura es por el hecho de ser el hermano del exministro de Educación de Rajoy, José Ignacio Wert. Algo que ve hasta cierto punto natural aunque defiende que su fichaje se debe principalmente a su trayectoria personal y a su experiencia en el área educativa, donde lleva trabajando más de tres décadas.

Wert es profesor de Historia del Arte en la Universidad de Castilla-La Mancha y ya fue 'noticia' por la protesta que protagonizó hace dos años, dando clase en la calle, contra la subida de tasas aprobada por el ahora exministro del PP. Su decisión de dar el salto a la política, ya lo ha dicho, tiene fecha de caducidad: cuatro años o el tiempo que dure la próxima legislatura. El fichaje electoral de Podemos anda estos días muy ocupado. Hasta el punto de que la entrevista fue realizada por correo electrónico, por medio de un cuestionario actualizado el jueves pasado. 

¿Le ha costado mucho dar este paso? ¿Qué motivos le han llevado a darlo?

No ha sido una decisión -como se suele decir- “largo tiempo meditada” por la sencilla razón de que me la propusieron hace apenas un mes y el plazo para decidir tampoco podía prolongarse excesivamente. Entre las razones que me han movido a tomar esta decisión destacaría mi deseo de realizar personalmente lo que se supone que es el contenido fundamental de la democracia y que consiste en la participación activa de todos los ciudadanos en la política. Esa participación no puede limitarse a elegir un producto del display electoral como se eligen unos calcetines, sino que debe comprender también la facultad de proponer y acordar con el resto de la ciudadanía las fórmulas más convenientes para armonizar la convivencia.

¿Qué aporta usted al proyecto de Podemos?

Eso lo tendrán que decir el resto de los compañeros.

¿Ha participado en el programa?

Mi participación hasta el momento ha consistido en conocer y votar las propuestas que se han presentado. En cualquier caso, si resulto elegido pondré a disposición de nuestro proyecto toda la experiencia acumulada en la docencia.

¿Cuándo conoció a Pablo Iglesias y le pidió que se incorporara a sus listas?

Personalmente, en la convocatoria de los candidatos en Madrid. Me había llamado unos días antes para agradecerme la aceptación de la candidatura.

¿Le molesta que piensen que su fichaje es porque es usted el hermano 'díscolo' del exministro de Educación y Cultura de Rajoy? Un fichaje “mediático”, vamos.

Sería ridículo e inútil negar esa evidencia aunque espero que el interés de mi candidatura no se limite a ello pues la relevancia mediática es flor de un día, en realidad de algunas horas. Lo que hace falta es trabajar para darle un fundamento positivo y generar expectativas de cambio y con ellas recuperar la ilusión por la política. Mi implicación en la sociedad ciudarrealeña está avalada por mi trayectoria profesional en la Universidad desde hace cerca de 20 años.

El pasado mes de marzo reconoció que simpatizaba con Podemos pero afirmó que ni conocía a sus líderes ni colaboraba con el proyecto. También aseguró que rechazaría entrar en las listas si se lo ofrecían porque llevaba una vida “muy tranquila” y no quería involucrarse tanto. ¿Qué le ha hecho cambiar de opinión en pocos meses?

Mi compromiso con Podemos se remonta a hace más de un año como miembro del círculo de mi barrio. Entonces no consideraba la posibilidad de ser candidato. Podemos es el cauce a través del que la palabra política recupera su sentido original como la actividad propia de los ciudadanos entre las que se cuenta el de la representación. Cualquier ciudadano puede ser candidato, en esta ocasión me ha tocado a mí y yo he asumido esa responsabilidad.

¿Fue porque su hermano estaba aún en el Gobierno?

Como he declarado en otras ocasiones, creo que la discrepancia política no debe envenenar las relaciones personales ni entre hermanos ni entre los ciudadanos en general.

¿Qué le ha dicho de su decisión?

De momento no me ha comentado nada.

¿Cuando salió a la calle a dar clase para protestar por la subida de tasas académicas le hizo algún reproche?

Tampoco.

¿Hablan ustedes de política cuando se ven? ¿Cómo ve su 'retiro' como embajador ante la OCDE?

Como también he declarado en otras ocasiones, no vivimos en una sociedad tribal y no estamos obligados a compartir posiciones ideológicas por el hecho de ser familia. Dicho esto, cualquiera podrá entender que me abstenga de opinar sobre ese asunto.

¿El hecho de no haber sido designado en primarias, le incomoda?

Podemos es un proyecto joven al que le ha tocado afrontar cuatro convocatorias electorales en un año. La fórmula de incorporar profesionales con trayectoria busca no solo reforzar las candidaturas, también visualizar el carácter abierto de su propuesta política.

¿Y entiende que a muchos militantes sí les haya molestado?

En cualquier caso, no hubiera aceptado si no hubiera contado con la aprobación de las bases.

¿Cree que hubiera salido elegido si se somete al proceso?

No me lo he planteado.

¿Le sorprendió que Iglesias haya decidido fichar al general Julio Rodríguez?

Sí, agradablemente.

¿Y qué le parece que los catedráticos Javier Pérez Royo y José Manuel Gómez Benítez hayan renunciado a ir en las listas? ¿Cree que ha sido porque se han dado cuenta del malestar que han causado entre las bases los fichajes de independientes sin pasar por primarias?

No tengo noticia de eso y aunque haya siempre cierta suspicacia en las bases con respecto a la fórmula, pienso que la mayoría comprende su valor táctico y lo apoya.

¿En materia cultural qué propone como lo más urgente? ¿La bajada del IVA para la cultura, por ejemplo, que no se ha conseguido con el PP?

Sí, rebajar el IVA es una propuesta, pero no es la única de fomento de la cultura que contemplamos. El programa incluye otras medidas que trabajan en esta línea.

¿Cree que Cultura debería ser un ministerio propio, como antes?

Que Cultura y Educación no se integren en un solo ministerio no me parece ni urgente ni importante pues ambas fórmulas creo que presentan tantas ventajas como inconvenientes. Lo importante es el apoyo a la cultura desde su consideración como parte significativa del PIB y agente relevante en la construcción de ciudadanía.

En la legislatura que acaba de terminar, toda la oposición se comprometió a derogar la LOMCE –bautizada como la ley Wert- si la izquierda gobierna. Si llega ese momento y es usted diputado tendrá que votar por ello. ¿Le temblará el pulso?

No. Pero desde luego la derogación de la ley no es solución. Si acaso, requisito para buscar un acuerdo general, un pacto social entre la comunicad educativa, los partidos y el resto de la sociedad civil, para asentar unos principios que nos comprometamos a respetar en los próximos 30 o 40 años y dotar al sistema de la estabilidad necesaria para asegurar su eficacia.

Podemos apuesta por la bajada de las tasas universitarias y un incremento de las becas, pero ¿con qué criterios?

El criterio es básicamente facilitar el acceso a la educación superior a los sectores con rentas más bajas pues Podemos mantiene en todos los niveles educativos su compromiso de universalizar el servicio educativo como una apuesta de futuro. Es importante evitar la frustración de no poder acceder a los estudios por falta de recursos y, desde luego, se trata de una inversión de alta rentabilidad pues una sociedad que no excluye a nadie de la mejor formación no es sólo más justa y más armónica, también será más próspera.

¿Cuál es su modelo de financiación para la universidad pública?

Desde luego, será necesario un incremento presupuestario en Educación que se estima alcanzará los 13.700 millones euros al final de los 4 años, aunque para atender las necesidades sería necesario llegar a los 15.600 millones de euros. No obstante, con ello no se alcanza el objetivo de equiparación con los niveles de inversión media en educación de países OCDE y Unión Europea (5,6% del PIB).

¿La educación concertada debe mantenerse?

En la medida en que la oferta de educación pública resulte insuficiente, la concertada tiene sentido. Nuestra educación debe ser una educación pública, gratuita y de calidad que alcance los promedios europeos de cobertura que se sitúan en el 92% en los niveles educativos no universitarios. Hay que conseguir que la pública también resulte atractiva para la población con recursos e impedir que se establezca una escuela para ricos y otra para pobres.

¿Ve posible que en la próxima legislatura se avance para lograr un consenso en materia educativa -que incluya a la Iglesia- para que el laicismo sea una realidad en las escuelas?

Desde luego eso sería muy deseable pero, como es fácil entender, no depende solo de la voluntad de una parte.

¿Le gustan a usted los toros? ¿Los aboliría o no se atreve a tanto, como le pasa a Pablo Iglesias?

Es un tema que divide y en el que las dos partes tienen argumentos y representan sensibilidades, en principio, respetables. Soy más bien partidario de entablar un debate público sobre este asunto una vez se hayan resuelto o estén en vías de solución los problemas más acuciantes y las necesidades más perentorias que son bastantes.

¿Ve algo en común entre Albert Rivera e Iglesias?

Tienen en común la juventud y la facilidad oratoria pero sus discursos difieren notablemente.

¿Qué opina del líder de Ciudadanos?

Aplaudo su voluntad manifiesta de combatir la corrupción y aunque algunas de sus propuestas parecen no diferir excesivamente de lo que ya hemos experimentado, lo respeto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha