eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jubilados, tertulianos, animalistas: los "otros" de las elecciones lusas

- PUBLICIDAD -
El desencanto del electorado empaña la campaña electoral portuguesa

El desencanto del electorado empaña la campaña electoral portuguesa

Partidos de jubilados, tertulianos polémicos, animalistas que defienden corridas sin toros y hasta líderes que se desnudan, las candidaturas minoritarias de las elecciones lusas ofrecen una opción diferente a los portugueses.

Aunque no atraen a los focos por sus posibilidades reales de gobernar Portugal, los "otros" han conseguido que durante la campaña se hable de algo más que mítines.

Reunidos en una página de debate en Facebook, un grupo de jubilados decidió crear a principios de año un partido político que velase por sus intereses, hartos de que, a su juicio, las fuerzas políticas actuales no defendieran sus derechos.

Así nació el Partido Unido de los Jubilados y Pensionistas (PURP por sus siglas en portugués), que se centra en "una clase muy castigada por la crisis" -con recortes en las pensiones y subidas de impuestos- pero no se cierra a llegar a un electorado más joven.

"Nos podemos defender. En Portugal hay cerca de 3 millones de pensionistas y jubilados", explicó a Efe uno de los fundadores del movimiento, António Dias, que comentó que aspiran "a lo máximo, a gobernar".

Entre sus propuestas figuran la reducción del número de diputados de los 230 actuales a 180, por un mandato de dos años en vez de cuatro; la mejora de la situación de los excombatientes y la creación de un banco de medicamentos para los más desprotegidos.

Más experiencia a sus espaldas tiene el PAN (Personas-Animales-Naturaleza), creado en 2009 y legalizado en 2011.

Es el único partido ecologista que acude en solitario a estas elecciones y espera superar los resultados obtenidos en los últimos comicios legislativos, cuando recibió el 1,04 % de los votos y estuvo a punto de conseguir un diputado.

Liderado por André Silva, ya se presentó a las anteriores elecciones con una propuesta llamativa: las corridas sin toros, para mantener el aspecto festivo de la tradición pero eliminar el sufrimiento del animal.

"Somos todos animales y todos tenemos el mismo derecho a la vida, al bienestar y a la libertad", reza su programa electoral, en el que propone crear un estatuto jurídico para los animales.

Quien podría obtener algún diputado, según algunos sondeos, es el Partido Democrático Republicano (PDR), liderado por el popular abogado António Marinho e Pinto, polémico tertuliano televisivo y eurodiputado electo en 2014 por el Partido de la Tierra, formación de la que se desvinculó posteriormente.

Haciendo honor a la profesión de su líder, uno de los puntos más destacados de las propuestas del PDR es la reforma del sistema judicial: cambiar la distribución de los tribunales en Portugal y aumentar a 40 años la edad mínima para ser juez.

Asimismo quiere alterar la composición actual del Parlamento luso, pasando de tener una cámara única a ser bicameral, a semejanza de países como Reino Unido o España.

También en el centro de la polémica se ha situado la líder de la coalición Agir, Joana Amaral Dias, después de aparecer en la portada de varias revistas desnuda y mostrando su embarazo, defendiendo que "el cuerpo es un instrumento político".

Agir aúna al movimiento ciudadano del mismo nombre -una escisión de un intento de crear un partido semejante al Podemos español-, al Partido Laborista Portugués y al Movimiento Alternativa Socialista.

En el programa de Agir figura implementar la obligación de que los políticos publiquen un informe mensual en el que detallen todos sus gastos, así como una auditoría de la deuda pública.

Aunque Podemos no consiguió llegar a Portugal, más suerte tuvo Ciudadanos, que tiene ahora en suelo luso un "partido hermano" con el nombre de Nós, Cidadãos (Nosotros, Ciudadanos).

Liderada por Mendo Castro Henriques, esta formación pretende ocupar el espacio político existente entre conservadores y socialistas y ha logrado un gran tirón en Internet.

Curiosamente, el político portugués más influyente en la red social Twitter no está en ninguno de los "grandes": Rui Tavares, ex diputado del marxista Bloque de Izquierda, es ahora el líder de Livre, un partido que busca unir a las fuerzas de la izquierda en la lucha contra la austeridad y formar un "Gobierno progresista".

Quiere ser la sorpresa en estas elecciones y de momento algunos sondeos le otorgan una intención de voto de entre el 1,5 y el 2 %.

No obstante, no se espera que ninguno de estos partidos consiga un resultado importante en las elecciones.

"A diferencia de lo ocurrido en España, en Portugal se produjo una fragmentación de la izquierda antes de la crisis, con la llegada del Bloque de Izquierda en 1999. Por eso ahora es difícil que los nuevos partidos tengan tanto éxito como en España", dijo a Efe la politóloga Marina Costa Lobo, de la Universidad de Lisboa.

Por Paula Fernández

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha