eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juppé, Sarkozy y Fillon velan armas en las primarias conservadoras francesas

- PUBLICIDAD -
Juppé, Sarkozy y Fillon velan armas en las primarias conservadoras francesas

Juppé, Sarkozy y Fillon velan armas en las primarias conservadoras francesas

El expresidente Nicolas Sarkozy y los exprimeros ministros Alain Juppé y François Fillon, los tres favoritos de las primarias del centro-derecha de Francia, velan hoy armas de cara a la primera vuelta que mañana designará a los dos finalistas para el voto definitivo del próximo domingo.

Los territorios franceses de ultramar abrieron ya hoy los primeros despachos de voto, aunque será mañana cuando la Francia metropolitana designe al candidato conservador a las próximas elecciones presidenciales de abril-mayo.

Una cita esencial, porque los sondeos otorgan al postulante de la derecha y el centro muchas opciones de ganar el Elíseo, frente a una izquierda dividida y una ultraderecha que no logra aglutinar a más de la mitad de los franceses.

En ese contexto, a medio año de las presidenciales, los conservadores cuentan con que las primarias sirvan de plataforma de lanzamiento de su candidato, a imagen de lo que en 2011 sirvió de trampolín al socialista François Hollande para alcanzar el Elíseo (sede de la Presidencia) al año siguiente.

Para ello, los conservadores cuentan con que la participación sea importante, incluso superior a los 2,6 millones de personas que votaron en las primarias de la izquierda, el único referente que existe de ese tipo y de esa envergadura en Francia.

Difícil estimar la participación, porque todos los franceses mayores de 18 años pueden ir a votar, a condición de pagar una contribución de 2 euros y firmar una carta de adhesión a los valores de la derecha y del centro.

Un trámite que pueden cumplir incluso el mismo día del voto, por lo que resulta complejo determinar el cuerpo electoral y eso dificulta predecir el resultado.

Más de 10.200 despachos de voto están preparados para recibir a los ciudadanos a partir de las 8.00 horas (7.00 GMT) en la Francia continental y en Córcega, que tendrán hasta las 19.00 horas (18.00 GMT) para emitir su sufragio.

A partir de las 21.00 horas (20.00 GMT) los organizadores de las primarias cuentan con tener los primeros resultados provisionales.

Hasta 72.000 voluntarios se han movilizado para organizar el escrutinio, que los conservadores necesitan que se desarrolle sin problemas, cuatro años después de que la elección del presidente del partido, abierta a todos los militantes por vez primera, desembocara en un sonoro escándalo, con acusaciones cruzadas de fraude y pucherazo entre dos candidatos, François Fillon y Jean-François Copé.

Los conservadores quieren espantar ahora el fantasma de aquel momento crítico y borrar cualquier sombra de duda que pueda pesar sobre el resultado, para lo que han establecido un firme sistema de vigilancia y de fiscalización del recuento con representantes de los siete postulantes en cada mesa.

Prueba de la tensión que reina entre los siete candidatos, sobre todo entre los tres favoritos, es que el tono de la campaña ha ido aumentando a medida que se acercaba el voto.

Juppé, Sarkozy y Fillon cerraron anoche sus respectivas campañas con multitudinarios mítines en los que se lanzaron dardos envenenados y pusieron de manifiesto sus diferencias.

En Lille, Juppé, que los sondeos situaban ampliamente en cabeza hasta que en los últimos días han ido reduciendo su ventaja, mantuvo su perfil moderado y desacreditó por irrealistas las medidas de sus rivales, al tiempo que les hizo responsables de los errores cometidos durante el mandato de Sarkzoy, del que Fillon fue primer ministro.

El expresidente, en Nimes, volvió a presentarse como el adalid de la ruptura con las políticas actuales, acusó a su ex primer ministro de querer subir los impuestos y a Juppé de no representar un cambio radical con respecto a la actual política de Hollande.

Fillon, que desde hace unos días siente el viento en popa de los sondeos, aprovechó un multitudinario acto en París para capitalizar el impulso que ha ido cobrando su campaña y anunciar una sorpresa.

No en vano, un sondeo publicado anoche por la web de "Le Monde" le situaba al frente de la primera vuelta con el 30 % de los votos, un punto más que Juppé y Sarkozy, que se disputarían el segundo puesto y la posibilidad de seguir en la liza.

El resto de los postulantes, los exministros Bruno Le Maire, Nathalie Kosciusko-Morizet y Jean-François Copé, además del cristianodemócrata Jean-Frédéric Poisson, tratarán de ganar el mayor peso posible de cara a la segunda vuelta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha