eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juzgan a 4 hermanos por el descuartizamiento de la pareja de uno de ellos

- PUBLICIDAD -
Juzgan a 4 hermanos por el descuartizamiento de la pareja de uno de ellos

Juzgan a 4 hermanos por el descuartizamiento de la pareja de uno de ellos

Termina el juicio en la Audiencia de Zaragoza a cuatro hermanos acusados del asesinato y descuartizamiento de la pareja sentimental de uno de ellos, Vanessa Barrado, cuyos restos fueron encontrados más de un año después de su muerte en una chopera dentro de unas bolsas de basura enterradas.

Para Cristóbal Morales, acusado de degollar y descuartizar a Vanessa, el fiscal pide 20 años de cárcel, 3 años por hurto y 15 meses por estafa, delitos de los que también acusa a sus hermanos Juan Manuel, Miguel Angel y Jéssica, además de encubrimiento y receptación, por los que las acusaciones solicitan un total de 7 años y tres meses de prisión.

Las acusaciones y las defensas de los procesados han expuesto sus argumentaciones finales ante un jurado popular tras cinco jornadas de vista, en las que han declarado 42 testigos, policías y peritos sobre unos hechos que ocurrieron el 29 de junio de 2012 en Cadrete (Zaragoza).

Un piso de unos 70 metros cuadrados, la "casa de los horrores", la han calificado las acusaciones, en el que vivían Cristóbal y Vanessa, padres de una hija de dos años y medio, fue el lugar donde se produjo el asesinato y el descuartizamiento de la mujer tras una fuerte discusión después de que ella le anunciara que le iba a dejar.

Según el fiscal, Cristóbal Morales, a quien pide también más de 100.000 euros en indemnizaciones, degolló a Vanessa con un cuchillo de cocina tras propinarle un fuerte golpe en la cabeza que le dejó sin capacidad de reaccionar.

Posteriormente, la descuartizó con una sierra de mano. Unos días después pidió a su hermano Miguel Ángel que le ayudara a sacar en unas bolsas de basura negras los restos de la mujer y trasladarlos hasta una chopera, ubicada a unos cien metros de la casa, donde fueron enterrados y descubiertos por un agricultor el 14 de octubre de 2013.

El testimonio de Miguel Ángel ha sido la sorpresa de esta vista, ya que ha revelado que su hermano le confesó en un bar que había matado a su pareja porque "estaba harto".

Por su parte, Juan Manuel, un hombre con problemas auditivos que se encontraba en la casa cuando ocurrieron los hechos, ha dicho que no oyó nada, mientras que Jessica ha señalado que no denunció porque su hermano le amenazó de muerte tras reconocerle que se "le había ido mano".

Los tres hermanos están acusados de vender las joyas de Vanessa y de hacerse con la pensión de 357 euros que percibía por una enfermedad mental, para lo que llegaron incluso a disfrazarse.

Las acusaciones han sostenido que hubo una cooperación necesaria de los hermanos, quienes, según el fiscal, ayudaron a Cristóbal para impedir que se conocieran los hechos y entorpecer la investigación policial.

Durante meses, comían los fines de semana con el padre y el hermano de la joven asesinada, a quienes dijeron que Vanessa se había puesto en contacto por teléfono y que se había marchado de casa por su propio deseo, como había hecho en otras ocasiones, sin llevarse a su hija.

El abogado de Cristóbal ha enfatizado ante el jurado popular que no hay "pruebas claras" para condenarle por un asesinato por lo que ha pedido la absolución o -como alternativa- una pena de cinco años por homicidio con el atenuante de arrebato u obcecación.

La vista ha concluido con las declaraciones de Miguel Angel, quien ha pedido disculpas a la familia de Vanessa, y de Cristobal, que ha recurrido a un aforismo jurídico: "Excusatio non petita, accusatio manifesta". El jurado se reunirá el próximo lunes para deliberar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha