eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lapid insta a una conferencia regional con países árabes para alcanzar la paz

- PUBLICIDAD -
Lapid insta a una conferencia regional con países árabes para alcanzar la paz

Lapid insta a una conferencia regional con países árabes para alcanzar la paz

Yair Lapid el líder del partido de centro-derecha Yesh Atid (Hay Futuro, el primero en intención de voto en Israel según múltiples encuestas), considera imposible que israelíes y palestinos lleguen por sí solos a un acuerdo de paz y cree que la única alternativa es una conferencia regional con los países árabes.

"No tiene sentido ir a negociaciones directas con los palestinos porque no tienen capacidad interna para la paz. Hay que convocar una conferencia con todos los actores regionales que son relevantes para el conflicto israelí-palestino", afirma Lapid en una entrevista exclusiva con Efe en el Parlamento (Kneset).

Con un impulso sin precedentes en las últimas encuestas que le permitiría desbancar al primer ministro Benjamín Netanyahu de convocarse hoy elecciones, el popular experiodista considera que, en cualquier caso, las negociaciones deberán incluir tratos con los países vecinos en cuestiones fronterizas y de seguridad.

De forma que "mejor tenerlos a todos reunidos alrededor de la mesa de negociaciones" desde un principio.

"Esa conferencia construiría el mecanismo que reme sin descanso hacia (la solución de) dos estados para dos pueblos", subraya sobre una postura que en principio apartaría a Israel de su tradicional "sólo negociaciones directas" y la acercaría a la llamada Iniciativa Saudí de 2002, a la que en su momento puso reservas.

El líder centroderechista, que entró en la política en 2012 y fue ministro de Finanzas en el anterior gobierno de Netanyahu, no ve posible la paz bajo la dirección ni del actual primer ministro israelí ni la del presidente palestino, Mahmud Abás.

"Creo que será la próxima generación, tanto en el liderazgo israelí como en el palestino. Entre los palestinos hay un grupo de jóvenes desprendido del ethos de la banda que en su día creo la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) -que no era sino una organización terrorista- (...) y que entiende que los estados nunca se crean en el 100 por cien de lo que uno desea", matiza.

Casado y padre de tres hijos, Lapid se ve a sus 53 años parte de la próxima generación en el lado israelí, un grupo de personas "moderadas" y "pragmáticas" en el centro político, el único desde el que, a su juicio, pueden traer soluciones para los problemas que aquejan a Israel e incluso a Occidente.

"Ya hemos tenido bastante extremismo de todos lados, extremismos que en definitiva hablan el mismo idioma", arguye sobre la visión política de su partido, que en los comicios de 2013 obtuvo 19 escaños (segunda fuerza política) y en los de marzo de 2015 sólo once (la cuarta).

Ahora, por primera vez, las encuestas indican que Yesh Atid se convierte en la fuerza dominante con hasta 27 escaños, cuatro por encima del Likud de Netanyahu, y que tendría hasta posibilidad de formar gobierno.

Frente a la incertidumbre de cuándo serán las elecciones (los gobiernos israelíes duran dos años de promedio y el actual empezó en mayo de 2015), Lapid está volcado en armar una red nacional de centros con la que afianzar su presencia y comparece por todo el mundo en actos de defensa de su país, lo que le ha valido el calificativo de "ministro de Exteriores en la sombra".

"Le estamos diciendo a los israelíes que sí tienen una alternativa después de tantos años de gobierno del Likud", asegura.

Del anterior ejecutivo fue expulsado en diciembre de 2014, lo que condujo al gobierno más nacionalista de la historia política local.

Su gran aliado entonces, Naftalí Benet, líder del colonizador Hogar Judío y actual titular de Educación, es uno de los mayores defensores de la anexión de parte del territorio ocupado de Cisjordania y de abandonar la propuesta de dos estados para dos pueblos.

Lapid defiende la anexión de tres grandes bloques de asentamientos judíos en el territorio palestino (Maalé Adumim, Ariel y Gush Katif), ya puesta sobre la mesa en anteriores negociaciones.

Con el lema de "nunca tirar la toalla", observa que su país convive "en un Oriente Medio con enemigos nada simples" y "unos dirigentes palestinos que tres veces en los últimos quince han dicho 'No' cuando se les ha ofrecido más del 90 % del territorio", de ahí su insistencia en una perspectiva regional árabe.

No ve sin embargo futuro a la iniciativa francesa para celebrar una conferencia internacional porque "no cuenta ahora con el apoyo de EEUU" y "ni siquiera los franceses saben de qué va exactamente".

Otra de sus propuestas radica en alterar la tradicional postura de Israel de primero acercar a los dos pueblos y después firmar un acuerdo, en la que se basó el fallido proceso de Oslo.

"Habrá primero un acuerdo del que las partes recelen -es así como aparentemente tiene que ser- y lentamente quizás nuestros hijos lo transformen en una paz. Pero separarnos es lo correcto para ellos y para nosotros", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha