Focos

Lapido asegura que al cumplir 50 años "la vida se convierte en una lucha contra el tiempo"

- PUBLICIDAD -
Lapido asegura que al cumplir 50 años "la vida se convierte en una lucha contra el tiempo"

Lapido asegura que al cumplir 50 años "la vida se convierte en una lucha contra el tiempo"

Ante el peor escenario social de la última década, José Ignacio Lapido ha dejado de lado su conocido pesimismo, o al menos lo ha moderado, en un disco que se agarra a una "leve esperanza" ante el inexorable paso del tiempo y el carácter imprevisible de la vida.

"Yo ya he cumplido 50 años y la vida se convierte en una lucha contra el tiempo que consiste en matarlo antes de que él te mate a ti", aclara a Efe sobre el origen de "Formas de matar el tiempo" (Pentatonia Records), su séptimo álbum de estudio tras su etapa en la banda granadina 091.

El deseo de hacer cosas que perduren, convencido de que "el arte es una tabla de salvación", hace que este referente del rock nacional, famoso por la calidad de sus letras, no lo dé todo por perdido.

"Si no nos agarramos a esa pequeña esperanza, a esa pequeña luz en una habitación a oscuras, es absurdo continuar", explica.

Como para reforzar ese inédito rasgo de optimismo, este trabajo alcanzó la posición más alta en ventas de su carrera en solitario, el número 25, un logro que se toma con "sorpresa, gracia" y también "distanciamiento" dadas las cifras casi "testimoniales".

Ahí siguen estando las connotaciones de desencanto vital que le caracterizan, pero también leves cambios en las letras.

Así canta en "Un día de perros": "Vamos a esperar que las nubes se abran y dejen pasar esa intensa luz, majestuosa y rara como si un día nos mirara a la cara".

En otra de las nuevas canciones, "Cosas por hacer", habla de las tareas pendientes conforme cumplimos edad. "No creo que haya nadie que se haya quedado totalmente satisfecho", opina él, que rechaza en cualquier caso quedarse anclado en el pasado.

En la portada de "Formas de matar el tiempo" aparece una espiral de fichas de dominó blancas, una metáfora "sobre el orden y el azar, sobre la amenaza de que todo se derrumbe y de cómo lo imprevisto puede inmiscuirse en la realidad cotidiana", como comprobó cuando su bajista Paco Solana se partió una pierna nada más empezar la grabación.

Asegura no sentirse molesto porque después de 17 años de trayectoria como Lapido a secas, en los que ha facturado discos como el previo "De sombras y sueños" (2010), las crónicas sigan recordándole como "el ex 091".

"Estoy orgulloso de aquella época. Fueron 14 años de aprendizaje. Hicimos grandes cosas y dejamos un buen recuerdo. En mi carrera en solitario no he llegado a una audiencia mayoritaria y, sin querer compararme con él, también de Paul McCartney dicen continuamente que es un exBeatle", argumenta.

Sobre el regreso de la banda granadina, a la que también perteneció Antonio Arias, de Lagartija Nick, ya no se muestra tan inflexible.

"La separación no fue por enemistad. Pensamos que ya habíamos dado lo mejor de nosotros mismos. Han pasado los años y hemos tenido conversaciones, pero yo, con mi carrera en solitario lanzada, veía poco sentido recuperar aquello. No hay planes al respecto, pero no quiero decir nunca jamás", dice.

Sobre el papel del rock en España ante una situación como la actual, señala que él mismo empezó a mostrar la "cara B" de la vida "incluso cuando vivíamos el espejismo de ser la octava potencia del mundo".

"Hay que tomar conciencia y posicionarse y tener una actitud ante los problemas. Eso es política", afirma este músico que actuará el 10 de mayo en Murcia (sala B), el 11 en Valencia (sala Wah Wah) y el 18 en Granada (sala El Tren).

Por Javier Herrero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha