eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Laredo se convierte un año más en la capital mundial de la flor

- PUBLICIDAD -
Laredo se convierte un año más en la capital mundial de la flor

Laredo se convierte un año más en la capital mundial de la flor

La cuenta atrás ha comenzado para que, un año más, en el último viernes de agosto, las calles de la localidad cántabra de Laredo se conviertan en la "capital mundial" de la flor con el tradicional desfile de carrozas vestidas con millones de pétalos que representan historias alegóricas.

La fiesta de interés turístico nacional de la Batalla de Flores de Laredo celebra este año su 103 cumpleaños con la participación de una veintena de carrozas cubiertas de clavelones, dalias y margaritas puestas a mano, una a una, por las decenas de voluntarios de las diez agrupaciones que componen este evento.

El presidente de la asociación de carrocistas de la Batalla de Flores, Ángel Miguel Gutiérrez, explica a Efe que, pese a que la fiesta discurre en un par de horas, la elaboración de una carroza abarca prácticamente todo un año, comenzando cada mes septiembre.

"Primero se busca un tema que representar y a partir de ahí se diseña en papel para materializarlo en una escala reducida.

Posteriormente, en enero y febrero, se fabrica la obra a tamaño real con las estructuras metálicas que sirven de armazón al conjunto", detalla Gutiérrez.

Durante los meses de mayo y junio las agrupaciones plantan por las huertas de Laredo las dalias y los clavelones con el objetivo de conseguir su máximo esplendor de color y vistosidad para la semana en la que empiezan a confeccionar las figuras y piezas de poliespán, clavando las flores y pegando sus pétalos en ellas.

En la denominada "Noche mágica del jueves", el día antes de la Batalla de Flores, multitud de curiosos se agolpan en los andamios y toldos para poder ver el remate de las obras.

Mientras, decenas de voluntarios dan los últimos retoques de realce a las carrozas con el nerviosismo de sentir que el tiempo juega en su contra y de que empiezan a escasear las flores.

Gutiérrez confiesa que antes se conformaba con llegar a desfilar con el trabajo cumplido, pero, tras haber conseguido el premio a la mejor carroza en las últimas tres ediciones, la máxima satisfacción es ganar y observar cómo la gente que lleva todo el año trabajando codo con codo con él "llora como niños pequeños".

El origen de la Batalla de Flores de Laredo se remonta al año 1908, cuando familias de veraneantes junto a vecinos de la villa se propusieron celebrar una fiesta singular a fin de despedir el periodo estival.

Veinticinco traineras fueron engalanadas con flores, serpentinas, caramelos y pasteles, colocados de proa a popa a modo de guirnaldas, para simular una batalla naval en la que el primer premio fue para la embarcación "La Argentina".

Tras el éxito de este certamen, se trasladó el escenario de la Batalla de Flores de la dársena del muelle pejino a las calles del municipio para dar cabida a más vecinos.

Desde entonces, esta fiesta ha ido evolucionando, pero para Juan Antonio Quintana, uno de los más veteranos participantes y el máximo galardonado con veinte primeros premios en su haber, el único secreto invariable para que una carroza tenga éxito "es poner corazón en ella".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha