eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Líderes libaneses discuten sobre el eventual papel saudí en la dimisión de Hariri

- PUBLICIDAD -
Líderes libaneses discuten sobre el eventual papel saudí en la dimisión de Hariri

Líderes libaneses discuten sobre el eventual papel saudí en la dimisión de Hariri

La inesperada dimisión anunciada ayer por el primer ministro libanés, Saad Hariri, cuando se encontraba de viaje en Arabia Saudí, ha enfrentado a los líderes políticos y religiosos libaneses sobre si la decisión del jefe del Gobierno respondió o no a presiones desde Riad.

El patriarca de los católicos maronitas, Bechara Rai, instó en su sermón dominical a "mantenerse alerta frente a cualquier manipulación o sabotaje destinado a desestabilizar el Líbano, así como a esquemas regionales o internacionales que no se corresponden con la naturaleza, valores y papel del país como elemento estabilizador en Oriente Medio".

"Solicitamos al presidente Michel Aoun (maronita) que proteja la unidad nacional y que tome decisiones que protejan al Líbano de cualquier crisis política o de seguridad como consecuencia de los conflictos y guerras en la región", dijo el patriarca en referencia a las presiones regionales a las que ve sometido el país de los cedros.

Más explícito ha sido el exministro druso Wiam Wahhab, que anoche aseguró que Hariri es "prisionero" de los saudíes y que hoy ha pedido que se garantice la salida del presidente del Gobierno del reino de los Saud.

Hariri anunció ayer por sorpresa que dimitía tras denunciar las interferencias de Hizbulá e Irán en el Líbano y en el mundo árabe y asegurar que se estaba preparando un atentado contra su vida.

Sin embargo, el muftí del Líbano, Abdelatif Derian, a cuya comunidad religiosa pertenece Hariri negó que este hubiera sido obligado a renunciar a su cargo.

"Su dimisión es iniciativa propia. Lo apoyamos y comprendemos", afirmó tras recibir al encargado de negocios de la embajada de Arabia Saudí en el Líbano, Walid Bujari.

Sin embargo, el ministro de Juventud y Deporte, Mohamad Fneich, miembro del grupo chií Hizbulá, afirmó que "Líbano no formará parte de la política saudí en la región".

Por su parte, Nabil Kauk, miembro del Consejo Ejecutivo de Hizbulá, acusó ayer a Arabia Saudí de tratar de alejar al Líbano de Irán y de pretender alinearlo con las posiciones de Riad, después de Hariri anunciara su dimisión.

En su discurso de renuncia de ayer, Hariri fue muy crítico con Hizbulá y con Irán, país aliado del grupo chií y principal rival de Arabia Saudí.

Las dos principales alianzas políticas libanesas, la Alianza del 8 de marzo, encabezada por Hizbulá, y la del 14 de marzo, dirigida por Saad Hariri, tienen como referentes a las dos potencias que se disputan la hegemonía en la región, Irán y Arabia Saudí, respectivamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha