eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Malala vuelve a la ONU y pide no olvidar educación en las zonas de conflicto

- PUBLICIDAD -
Malala vuelve a la ONU y pide no olvidar educación en las zonas de conflicto

Malala vuelve a la ONU y pide no olvidar educación en las zonas de conflicto

La premio Nobel de la paz 2014, Malala Yousafzai, se mostró determinada a convencer a los líderes mundiales de priorizar la educación en los países afectados por conflictos armados.

Después de dirigirse a la Asamblea General de la ONU, Malala profundizó su mensaje, esta vez acompañada por cuatro jóvenes embajadoras por la educación relacionadas con su misión.

"Los líderes mundiales deben tomarse estos temas más en serio. Deben pensar en sus propios hijos y trabajar hacia mejorar la vida de todos los niños", dijo Malala durante una rueda de prensa en la ONU.

Cada una de sus acompañantes venía de un lugar donde la educación ha sido puesta de lado por conflictos violentos, como la guerra en Siria.

La joven pakistaní, que siendo niña fue víctima de un atentado talibán, espera que su rol como activista la ayude a generar cambios en la vida de todos los niños sufriendo a manos del terrorismo.

Se enfocó en los refugiados sirios y en las mujeres secuestradas por el grupo extremista nigeriano Boko Haram.

"La imagen de Aylan Kurdi en la orilla fue escandalosa", dijo Malala, refiriéndose al niño sirio cuyo cadáver en una playa turca conmovió al mundo.

"Lo que yo vi es que perdimos la humanidad ese día", agregó.

Malala lamentó la falta de atención a las niñas durante las guerras y los conflictos internos y espera que todas las personas estén dispuestas a abrirles las puertas.

"Yo solo puedo ayudar a cien o doscientas niñas. Pero hay miles y pronto llegarán a los millones", añadió.

"Necesitamos el interés del Gobierno. Necesitamos su inversión. Eso es lo que creo que falta", aseguró.

Con tan solo 18 años, Malala habló ante la Asamblea General de la ONU para pedir cambios en la educación de los jóvenes en todo el mundo.

"Tienen mucho dinero para las armas, mucho dinero para los militares, pero cuando se trata de la educación no he visto el interés de los líderes mundiales", concluyó.

Es la segunda vez que la pakistaní se dirige a la ONU. En 2013, su discurso fue parecido: sigue pidiéndole a los líderes mundiales que prioricen la educación en lugares donde los conflictos internos la impiden.

"La educación no es un privilegio, sino un derecho. Es paz. Inviertan en nuestro futuro y en una educación segura, gratuita, y de calidad", dijo Malala ante la Asamblea.

Además de dirigirse a la ONU, la activista asistió al estreno del documental "He Named Me Malala" en Nueva York la noche anterior.

El filme narra la notoria historia, comenzando por sus días luchando por el derecho a la educación de las mujeres en su natal valle Swat de Pakistán.

Su discurso ante la Asamblea General la mostró más decidida que nunca a lograr sus objetivos por una educación inclusiva y mañana es una de las invitadas al Global Citizen Fest en Nueva York, un concierto benéfico que espera crear consciencia sobre diferentes conflictos globales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha