eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mandos militares y las FARC abren contactos cara a cara para el fin del conflicto

- PUBLICIDAD -
Mandos militares y las FARC abren contactos cara a cara para el fin del conflicto

Mandos militares y las FARC abren contactos cara a cara para el fin del conflicto

Las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC dieron hoy un nuevo paso hacia el fin del conflicto al recibir la visita de un grupo de altos mandos militares que sostendrán un inédito cara a cara con la guerrilla para perfilar propuestas de un alto el fuego definitivo.

La delegación, conformada por cuatro generales y un contraalmirante, se incorporó hoy a los diálogos de paz en La Habana, donde hasta el próximo sábado intercambiará con la guerrilla en la denominada Subcomisión de Fin del Conflicto, que funciona en paralelo a la mesa de negociación.

Se trata de los generales del Ejército, Martín Fernando Nieto y Alfonso Rojas Tirado; el general del Aire Oswaldo Rivera; el contraalmirante de la Armada Nacional Orlando Romero, y el general de la Policía Nacional Álvaro Pico, ninguno de los cuales ofreció hoy declaraciones a la prensa.

Esa subcomisión técnica fue instalada en agosto pasado con representantes de ambas partes con el propósito de perfilar los detalles sobre asuntos tan delicados como el fin de las hostilidades, la entrega de las armas, la desmovilización de la guerrilla y su tránsito a la vida civil.

Con la adhesión de altos mandos de la Fuerza Pública con amplia experiencia sobre el terreno, la subcomisión queda reforzada y está previsto que esta se reúna los tres últimos días de cada ciclo para buscar avances concretos en un tema que es cada vez más inminente para la mesa, que trabaja ahora para cerrar el punto referido a la reparación de las víctimas.

El general Javier Flórez es quien encabeza la subcomisión por la parte gubernamental, mientras que, por el lado de las FARC, la lidera el jefe del Bloque Sur insurgente, Milton de Jesús Toncel Redondo, alias "Joaquín Gómez".

La delegación de paz de la guerrilla tampoco se manifestó hoy sobre el inicio de estos intercambios con los altos mandos militares, aunque sí divulgó un comunicado en el que propone modificar aspectos del acuerdo general que rige el proceso de paz, justamente en el punto referido al fin del conflicto.

Según las FARC, la hoja de ruta del proceso dispuesta por las partes en agosto de 2012 no debe ser "letra muerta", sino recoger aspectos de la realidad colombiana y de los mismos debates de la mesa, por lo que han propuesto añadir una referencia sobre las responsabilidades de la fuerza pública.

"Establecidas las correspondientes responsabilidades de los miembros de la fuerza pública que han actuado al margen de la ley en cumplimiento de órdenes superiores, en relación con el conflicto interno, se estudiarán medidas que faciliten la reconciliación nacional sobre la base de verdad, justicia, reparación integral y no repetición", indicó la guerrilla.

El grupo rebelde sostiene que esa iniciativa puede "dinamizar" las futuras discusiones de la mesa sobre el fin de hostilidades, un debate que comenzarán a esbozar hoy en la subcomisión.

Las FARC llegan a este punto con el celebrado antecedente de haber declarado una tregua unilateral e indefinida en diciembre pasado, que se ha cumplimentado según diversos observadores, y con su reiterado llamamiento a un cese el fuego bilateral.

La reunión entre altos mandos militares y las FARC se produce rodeada de expectativas, precisamente por la posibilidad de que contribuya a decidir un alto el fuego bilateral, algo por lo que incluso ha apostado el propio Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que hace unos meses rechazaba esa opción.

"Se está mirando, analizando la posibilidad de un cese al fuego bilateral, por eso estos generales están yendo a esa subcomisión", afirmó hoy la canciller colombiana, María Ángela Holguín, en una entrevista con Efe en Ginebra.

Tanto Santos como su ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, han insistido en que la presencia de los militares en La Habana es una fuente de "confianza" para el país porque garantiza que expertos en activo hablen directamente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La presencia de estos altos mandos en Cuba se produce en un momento de creciente apoyo de los colombianos a los diálogos de paz, que aumentó diez puntos en los últimos dos meses hasta alcanzar el 72 %, según una encuesta publicada hoy por la firma Gallup.

También ha cobrado fuerza el respaldo internacional al proceso, que recientemente sumó el aval de Estados Unidos, que ha nombrado a un enviado especial, Bernard Aronson, quien visitó en secreto La Habana el pasado fin de semana y se reunió con las dos delegaciones de paz.

Las partes, que negocian en La Habana desde noviembre de 2012, ya han cerrado acuerdos preliminares en temas como reparto de tierras, participación política y drogas ilícitas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha