eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mangouras "aliviado" por el veredicto que lo exculpa de responsabilidad penal

- PUBLICIDAD -
La Fiscalía estudia la sentencia del Prestige para determinar si la recurre

La Fiscalía estudia la sentencia del Prestige para determinar si la recurre

El capitán del petrolero Prestige, Apostolos Mangouras, que reside en Atenas, se encuentra "bien" y su familia "feliz" y "aliviada" por la sentencia que lo exculpa de la responsabilidad por la catástrofe medioambiental derivada del hundimiento del barco, dijeron hoy a Efe fuentes de su familia.

La sentencia leída ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, lo exonera a él, así como al jefe de máquinas, el también griego Nikolaos Argyropoulos, de la responsabilidad penal, aunque condena a Mangouras a una pena en suspenso de 9 meses de prisión por un delito de desobediencia grave a las autoridades marítimas españolas.

"Estamos muy felices y sentimos alivio por el veredicto. La familia está reunida de nuevo y a partir de ahora tendremos tiempo para estar todos juntos", afirmaron las fuentes.

Además, la familia quiso enviar un mensaje de "gratitud" al "pueblo de Galicia y de España" que, según dijo, "nunca dejó de mostrar su preocupación y su amor" por el capitán Mangouras.

El 13 de noviembre de 2002 el viejo petrolero monocasco quedó a la deriva con una grieta en uno de los tanques y su capitán, ahora de casi 80 años, envió una señal de socorro.

Cuando los equipos de Salvamento Marítimo respondieron a la llamada de auxilio, Mangouras y Argyropoulos se negaron a abandonar el barco, aunque pidieron que la tripulación, 27 personas, en su mayoría filipinos, fuese puesta a salvo.

Al día siguiente un remolcador logró enganchar el petrolero a tres millas de Muxía (A Coruña).

Ante el temor de una rotura del buque, las autoridades españolas decidieron alejar el monocasco de la costa, iniciando un rumbo errático que durante cinco días dejó tras de sí una piscina de fuel viscoso.

El 19 de noviembre de 2002, el Prestige se hundía a 250 kilómetros de Fisterra (A Coruña) con más de 60.000 toneladas de combustible todavía en su interior, provocando una de las mayores tragedias medioambientales de la historia española.

Tras el accidente, Mangouras fue detenido y pasó tres meses en prisión preventiva, aunque luego fue excarcelado y permaneció en libertad vigilada en Barcelona durante otros 21 meses.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha