eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Martínez cree que Besteiro no estuvo a la altura y dice que boicoteará al BNG

- PUBLICIDAD -
Martínez cree que Besteiro no estuvo a la altura y dice que boicoteará al BNG

Martínez cree que Besteiro no estuvo a la altura y dice que boicoteará al BNG

El alcalde de Becerreá y diputado provincial socialista Manuel Martínez ha señalado hoy que el secretario general de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, "no estuvo a la altura de las circunstancias", porque considera que él cumplió "escrupulosamente" todo lo pactado, y ha avanzado que va a boicotear todas las mociones del BNG, salvo las de interés general.

Según ha contado en rueda de prensa Martínez, fue engañado el 24 de junio, cuando fue apartado de la candidatura a la Presidencia de la Diputación, después de haber ganado en votación al entonces secretario provincial, Juan Carlos González Santín, pero también lo fue "dos veces en agosto y otra vez en noviembre".

De acuerdo con su versión de lo sucedido en los últimos meses, después de que los populares llegasen al poder, Martínez claudicó hasta en dos ocasiones, la primera cuando renunció a ser presidente para propiciar un pacto con el BNG y la segunda cuando abandonó también la pretensión de ser vicepresidente.

De hecho, confirmó que llegó a tener una reunión en Santiago con el BNG, un encuentro que duró "quince minutos" y terminó "como el rosario de la aurora", porque por parte de los nacionalistas se mantuvo hacia él en todo momento una actitud "vejatoria, humillante, de ninguneo y despótica".

Aún así, Martínez sostuvo que llegó finalmente a un acuerdo con su partido, en una reunión en la que estuvieron presentes más de cuarenta personas -entre ellos los diputados provinciales-, para apoyar la moción de censura a cambio de estar en la junta de gobierno y llevar las competencias de Vías y Obras y Parque Móvil.

Según el alcalde de Becerreá, en aquel momento se le dieron "todas las garantías" e incluso mostró un documento firmado por los diez diputados provinciales, pero al final no cumplieron lo pactado.

De acuerdo con su propio relato, hasta el presidente de la Diputación, Darío Campos, fue a verlo en una ocasión para pedirle "compungido perdón" porque lo había "engañado".

"El 3 de noviembre -el pleno de organización se celebró al día siguiente-, me reuní con José Ramón -Gómez Besteiro- después de cuatro meses y con Darío Campos", añadió, un encuentro en el que les recordó cuál iba a ser su postura durante los próximos cuatro años, salvo que "los diez diputados socialistas cumplan lo acordado y lo pactado".

"Ellos verán si el tránsfuga soy yo o son ellos, porque Manolo Martínez cumplió escrupulosamente lo que acordaron", precisó el alcalde de Becerreá, quien en todo caso adelantó que seguirá boicoteando durante los próximos cuatro años todas y cada una de las mociones que presente el BNG, salvo que sean de "interés general", porque entonces se ausentará para que sean aprobadas con el voto de calidad del presidente.

Martínez volvió a ser muy duro con los nacionalistas y recordó que "los únicos que pactamos con el Bloque y lo vimos en la Fegamp somos los del Partido Socialista, pero no sé por qué, porque a nosotros no nos está aportando nada, salvo problemas y complicaciones".

Martínez confesó que en este momento se encuentra en un momento de "desintoxicación" de "partiditis", porque "si hay una camiseta sudada en el PSOE es la de Manuel Martínez", pero afirmó que su "lealtad fue absoluta durante ocho años" hacia quien hoy es el secretario general del PSdeG.

De hecho, aseguró que "como persona" lo sigue "apreciando" y le va dar su "apoyo a la Presidencia de la Xunta de Galicia", aunque también confirmó que durante cuatro meses, desde el 24 de junio -cuando su voto particular facilitó la llegada de Elena Candia al poder- hasta el 3 de noviembre, Gómez Besteiro no volvió a hablar con él.

"Creo que se equivocó conmigo. Si me hubiese defendido, no a mí, sino a los estatutos del partido", la historia hubiese sido diferente, relató Martínez, quien en todo caso considera que sigue "siendo un buen candidato".

Según Martínez, "esto nace de un pacto del señor Vence y del señor Gómez Besteiro" para que "esa tercera vía" o "esa tercera generación de socialistas tomase al asalto el partido, apartando a todos aquellos que para bien o para mal, con errores o aciertos, mantenemos cierta postura de independencia".

Intentó, según su criterio, "meter a las bravas esa vía", de modo que "se carga al secretario provincial, González Santín" y "el Bloque me carga a mí", de modo que "se lava las manos y, a partir de ahí, aquí paz y después gloria", pero quien planeó esa jugada "se equivocó", porque "detrás de eso hay personas".

"Estoy dentro del partido", remarcó Martínez, quien también dijo que no tiene ninguna intención de abandonar el PSOE, por lo que "va a tener mi apoyo (Besteiro) en las elecciones autonómicas".

A su juicio, Besteiro es víctima de "una imputación política" y él sigue "pensando que es inocente".

En la misma línea, quiso aclarar que "Martínez no pide las cabezas de nadie", porque "no hay vendettas".

"Siempre fue leal. A lo mejor no soy fiel, porque creo que es una cualidad perruna", añadió el alcalde de Becerreá, aunque "esta vez" fue "la gota que colmó el vaso".

"En mi dignidad, en mi coherencia y en mi honradez, mando yo", concluyó.

En cuanto al expediente que le tiene abierto el partido socialista, Martínez afirmó que se siente "socialista" y que espera seguir "siendo socialista durante muchos años", por lo que espera que funcionen los estatutos del partido y, cuando se lo notifiquen oficialmente, pueda defenderse.

De hecho, comentó que "no está solo" en el partido, aunque salga "solo en las fotos".

Con respecto a las fotos difundidas en las últimas horas en las que se le ve charlando con Elena Candia en la cafetería de una gasolinera de O Corgo, censuró lo que considera "actitudes mafiosas" y prácticas "malintencionadas y de malas personas".

Precisó que no hubo una, sino dos reuniones, un par de encuentros que, argumentó, en ningún momento trató de esconder, porque tuvieron lugar en un lugar público, "lleno de cámaras", en el trabaja como camarero un concejal del BNG y todo "con la mala fama que tienen las gasolineras" para las reuniones políticas, ironizó.

En la primera reunión, antes de la moción de censura, dijo que Candia lo advirtió de que lo iban a engañar y él, que se definió como "un pardillo", le apostó "una comida" a que no, por lo que al final acabó perdiéndola.

En el segundo encuentro, antes del pleno de organización, comentó que la portavoz popular le preguntó por cuál iba a ser su postura en la sesión y él le contestó que iba a enmendar la propuesta del gobierno para rebajar la asignación del BNG.

Le dijo que "todo aquello que pudiese beneficiar al Bloque" no lo iba a apoyar. "No le voy a apoyar ni una sola moción. Pacté con mi partido, no pacté con el BNG, lo que me duele es que mi partido me engañó", lamentó.

Al final, precisó, los populares presentaron sus propias enmiendas en pleno y él las apoyó, aunque las suyas iban a ser incluso peores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha