eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Merkel, apremiada por la Fiscalía y por sus aliados por el "espionaje amigo"

- PUBLICIDAD -
Merkel, apremiada por la Fiscalía y por sus aliados por el "espionaje amigo"

Merkel, apremiada por la Fiscalía y por sus aliados por el "espionaje amigo"

El escándalo por la presunta cooperación entre Alemania y EEUU en el espionaje a sus aliados pesa sobre la canciller Angela Merkel, a la que tanto la Justicia de su país como de la vecina Austria apremiaron hoy a dar explicaciones, mientras crecen las tensiones en el seno de su coalición de Gobierno.

Dos ministros del núcleo duro de la canciller -el de Interior, Thomas de Maizière, y de la Cancillería, Peter Altmaier- comparecieron ante la comisión de secretos oficiales por la supuesta captura de datos por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense con ayuda del servicio federal de Información alemán (BND).

La reunión, bajo estricto compromiso de confidencialidad, seguía a las informaciones difundidas estos días sobre unos 2.000 objetivos que la NSA habría estado siguiendo, apuntalada por la central de capturas del BND en Bad Aibling (Baviera).

Se trataría de una cuestión aún más delicada que el llamado "espionaje entre amigos" -a gobiernos aliados- que en su momento provocó las protestas de Merkel ante Washington, ya que podría afectar los intereses de grandes empresas.

Según las informaciones difundidas por "Der Spiegel" y "Süddeutsche Zeitung", la cooperación entre ambos servicios de espionaje no se limita a capturas de direcciones de correos electrónicos o IP de gobiernos e instituciones europeas, sino también de importantes compañías.

La sesión de la comisión de secretos oficiales era a puerta cerrada, pero al término de ella De Maizière aseguró a la prensa que la lista de esos 2.000 teóricos objetivos no contiene datos de empresas, principal foco de tensión esos días en Alemania.

El vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, había instado a la jefa de Gobierno a esclarecer por completo el caso, con el argumento de que afecta los intereses de la industria alemana que él debe defender.

Gabriel, líder del Partido Socialdemócrata, apremió a sus socios de coalición, mientras su correligionario y titular de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, se ponía a disposición de la comisión parlamentaria que investiga el espionaje de la NSA a países aliados.

Steinmeier fue ministro de la Cancillería entre 1999 y 2005, bajo el Gobierno socialdemócrata-verde de Gerhard Schröder, mientras que De Maizière lo fue en la primera legislatura de Merkel -2005 y 2009- y Altmaier ocupa ahora la cartera.

Ese ministerio tiene entre sus funciones la coordinación de todos los departamentos de los servicios secretos alemanes y, por tanto, estaría al corriente -o debería- de la colaboración entre aliados.

La presión sobre la canciller se ha intensificado tanto en el seno de la coalición, como desde la oposición y por parte de la Justicia, ya que hoy el fiscal general, Harald Range, instó a Cancillería a facilitarle la lista de los objetivos de la NSA.

En la vecina Austria, la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, informó a los medios de que su país había presentado una denuncia "contra desconocidos" por supuesto espionaje, que se suma al malestar expresado por Bruselas y París en días pasados ante las primeras revelaciones de que podían haber sido objetivo de las escuchas.

En declaraciones a una radio de Bremen -ciudad-estado donde el domingo se celebran elecciones regionales- Merkel se declaró dispuesta a comparecer, si así se le requiere, ante la comisión parlamentaria que investiga las escuchas masivas de la NSA.

Dicha comisión fue creada tras las revelaciones del exanalista de la CIA Edward Snowden, en pleno escándalo del espionaje a ciudadanos corrientes e incluso a un teléfono móvil de Merkel.

La canciller, quien en su momento criticó duramente el denominado "espionaje entre amigos", fue evasiva esta semana al ser interrogada sobre la cuestión.

Se limitó a insistir en que no debe haber espionaje entre países amigos, pero destacó que la cooperación con servicios secretos extranjeros es de central importancia.

La cuestión, sin embargo, ha empezado a hacer mella sobre la credibilidad de la canciller ante sus conciudadanos, según reveló una encuesta realizada por encargo del popular diario "Bild", tradicionalmente afín a las filas conservadoras de Merkel.

Un 62 % de los encuestados cree que el escándalo perjudica la imagen de la canciller, frente a un 18 % que considera que no está en peligro la hasta ahora inquebrantable popularidad de Merkel entre su electorado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha