eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Miles de agentes y una zona restringida de 10 kilómetros para proteger al G20

- PUBLICIDAD -
La guerra de Siria y la crisis de los refugiados marcan la cumbre del G20

La guerra de Siria y la crisis de los refugiados marcan la cumbre del G20

Las autoridades turcas han desplegado desde hace días un gran número de equipos especialistas en la provincia de Antalya, en el sur de Turquía, para garantizar la seguridad en la cumbre del G20 que este fin de semana reunirá a los líderes de las 20 mayores potencias del planeta.

El Gobierno ha enviado a esta provincia a 7.000 agentes desde otras regiones para disponer de un dispositivo de 12.000 policías durante la cumbre.

Entre las estrictas medidas para proteger una cumbre en la que participan mandatarios como los presidentes de EEUU y Rusia, Barack Obama y Vladímir Putin, respectivamente, destaca la creación de una "zona roja" de acceso restringido alrededor de los hoteles de lujo donde se desarrollará el evento.

Este complejo se halla en el municipio de Belek, a unos 30 kilómetros al este de la capital provincial de Antalya, un centro turístico muy concurrido durante el verano, con un gran número de hoteles de lujo y campos de golf.

Esa "zona roja" se extiende por una franja costera de diez kilómetros de largo y uno de ancho, que será estrictamente vigilada desde tierra, mar y aire, según informa del diario "Cumhuriyet".

Numerosos equipos policiales llevan días trabajando para garantizar la seguridad total de la zona acordonada, en la que sólo podrán entrar los delegados y periodistas acreditados para la cumbre.

28 hoteles de lujo situados en esta franja se han reservado en su totalidad para los participantes en la cumbre, dos de ellos para representantes de los medios.

Una de las delegaciones más grandes será la del rey de Arabia Saudí, Salman ben Abdulaziz, que llegará a Belek con un séquito de mil personas, asegura el diario Milliyet.

El pueblo de Belek propiamente dicho se halla fuera este perímetro, pero sus establecimientos hosteleros, más modestos, también acogerán a numerosos participantes que buscan un presupuesto inferior a los 400 euros por habitación y noche que cobran los hoteles de la "zona roja".

"Estamos ya prácticamente al límite de nuestra capacidad con las reservas para el fin de semana de la cumbre", señalaba a Efe en conversación el recepcionista de uno de los hoteles en Belek, donde una habitación cuesta poco más de 30 euros.

Pero en el pueblo, la presencia de los equipos de seguridad no se ha hecho notar de momento, y la vida continua de forma habitual, agregó esa fuente.

El núcleo urbano de Belek, municipio en el que hay censados unos 6.000 vecinos, se sitúa a un kilómetro de la playa, que será inaccesible para quienes no disponen del pase especial que les autorizará a entrar en la "zona roja".

Según el diario "Milliyet", la Policía estima que unos 30.000 manifestantes podrían acudir a Antalya, o incluso a Belek, para protestar contra el encuentro de las grandes potencias.

Como medida disuasoria, la oficina del gobernador de la provincia de Antalya ha hecho público este lunes un comunicado en el que prohíbe todo tipo de protesta, tanto en el aeropuerto o sus inmediaciones como en la zona hotelera de Belek.

En esas zonas ha quedado prohibido "realizar manifestaciones, marchas, sentadas, reuniones al aire libre o en lugares cerrados, lecturas de comunicados de prensa, ni pegar carteles, desplegar pancartas, distribuir octavillas, colocar puestos informativos ni montar tiendas de campaña", enumera el comunicado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha