eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Militantes de UPyD, liderados por el eurodiputado crítico con Rosa Díez, piden cambios para evitar un batacazo electoral

Militantes de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) articulados en la iniciativa 'Cex', de la que forma parte Enrique Calvet, el nuevo eurodiputado de la formación crítico con el equipo de dirección de Rosa Díez, consideran imprescindible que el partido emprenda cambios para "adelantarse al futuro y no esperar al batacazo electoral".

- PUBLICIDAD -
Militantes de UPyD, liderados por el eurodiputado crítico con Rosa Díez, piden cambios para evitar un batacazo electoral

Este sector crítico de UPyD ha remitido hasta tres cartas al Consejo de Dirección del partido --a las que ha tenido acceso Europa Press-- mostrando sus temores ante lo que consideran una "mala deriva" que, a su juicio, tuvo su primera señal en las elecciones al Parlamento Europeo. En esta última cita electoral, la formación magenta perdió más de 100.000 votos en términos absolutos respecto a los comicios generales de 2011.

La primera carta, fechada el pasado 1 de septiembre, pide abrir un debate sobre la pertinencia de celebrar un Consejo Extraordinario Urgente que funcione como un "revulsivo" para el partido. "El mapa político español ha cambiado, podríamos ir a una debacle electoral y tras la debacle ya no sirve el Consejo Extraordinario", advierten.

Precisamente el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hecho público este miércoles otorga a UPyD una estimación de voto del 4,1 por ciento, por debajo del 4,49 por ciento que obtuvo en las generales de 2011 y que apenas le sirvió para formar grupo parlamentario propio. Esta legislatura había llegado a marcar un 9,2 por ciento en la encuesta de enero de este año.

Los militantes críticos creen que las elecciones europeas ya fueron "una grave señal de alarma de la mala deriva" que está tomando UPyD y ahora "es de supervivencia" abrir un diagnóstico sobre las causas que provocan esta situación.

A su juicio, el partido de Rosa Díez ha caído "en la irrelevancia" y ha perdido "contundencia, fluidez y radicalidad" en sus mensajes fundamentales. Todo ello le hace "incapaz de llegar a una masa crítica" para convertirse en partido de Gobierno.

LA EMERGENCIA SE IMPONE

Este mensaje se repetía en la segunda misiva, enviada el pasado 20 de octubre, en la que advertían de que "la emergencia se impone de manera que no se puede ignorar". "Varias decisiones recientes y su inevitable repercusión pública han desatado unas consecuencias que están minando la imagen y la credibilidad del partido", alertaban tras la polémica con Francisco Sosa Wagner que acabó con su destitución como portavoz en el Parlamento Europeo y su posterior renuncia al escaño.

La tercera de sus cartas abordaba la situación de los miembros de UPyD que decidieron dejar el partido y pedía la puesta en marcha de una campaña para recuperar su confianza. "Consideramos que una masa crítica de militantes ilusionados y activos es indispensable para llevar con eficacia las futuras campañas electorales. Un partido con aspiraciones de crear una nueva España no tendrá votantes si no tiene militantes afiliados abundantes", sostiene la misiva.

Esta última carta está firmada por cinco de los impulsores de la iniciativa y asegura que "espontáneamente" se unieron a ella 55 afiliados y simpatizantes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha