eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Modi, el gobernante viajero, cumple un año en el poder en la India

- PUBLICIDAD -
Modi, el gobernante viajero, cumple un año en el poder en la India

Modi, el gobernante viajero, cumple un año en el poder en la India

El primer ministro indio, Narendra Modi, celebra hoy su rotunda victoria electoral de hace un año de la manera a la que más dividendos le ha sacado para mejorar tanto la visión que el mundo tiene de la India como de su persona: viajando.

Modi se encuentra hoy de visita oficial en China en un viaje que le llevará también a Mongolia y Corea del Sur, lo que supondrá que habrá visitado en un año un total de 19 países, entre ellos Japón, Australia, Francia, Alemania, Brasil, Canadá o Estados Unidos.

Fue en este último país donde el primer ministro desplegó con más ahínco su maquinaria de persuasión, con una maratoniana agenda que le llevó a la Asamblea General de la ONU, la Casa Blanca o al centro Madison Square Garden, donde fue recibido como una estrella de rock.

"¡Este es el siglo de la India!", aseguró el sexagenario Modi en Nueva York entre miles de entusiastas seguidores que coreaban su nombre.

En los períodos en que no recorría el mundo, Modi proseguía su política exterior en casa, donde recibió a mandatarios como el estadounidense Barack Obama, el ruso Vladímir Putin o el chino Xi Jinping.

"El anterior Gobierno no existía en política internacional, algo que no ayudó al país. Modi está tratando de tender puentes con el mundo (...) para crear una percepción de la India como destino económico", dijo a Efe la portavoz del Gobierno y diputada Meenakshi Lekhi.

El gubernamental partido nacionalista hindú BJP definió recientemente los pilares básicos de su política exterior: una diplomacia continua, frecuente y sostenida de interacción con el mundo, algo que el mandatario indio ha llevado a rajatabla.

"Nuestro Gobierno ha transformado la política exterior en un importante instrumento para convertir a la India en una fuerte y respetada potencia mundial", sentenció el BJP a través de un comunicado.

Algunos críticos, sin embargo, han señalado que el motor principal que impulsa esa potente política exterior de Modi no es tanto su deseo de mejorar el estatus internacional de la India, sino una ambición de carácter más "personal".

"Durante diez años la visión que el mundo tenía de Modi era muy negativa y ahora está tratando de cambiar esa visión. No comparto que ahora el mundo tenga una imagen más positiva de la India", afirmó a Efe el analista político Nilanjan Mukhopadhyay.

Mukhopadhyay, autor de la biografía del primer ministro "El hombre. La Época", se refiere a las denuncias contra Modi por supuestamente no haber hecho lo suficiente en 2002 para detener la matanza de musulmanes en Gujarat cuando era jefe de Gobierno de ese estado occidental indio.

Tres años después de los disturbios contra los musulmanes, que suponen el 11 % de los 1.250 millones de habitantes del país, EEUU negó también como represalia el visado de entrada a Modi, algo que revocó Obama durante la pasada campaña electoral india.

"Lo que pasó en Gujarat siempre acompañará a Modi, es una cruz que deberá cargar toda su vida (...) Pero no podemos estar siempre mirando al pasado", aseguró a Efe el presidente de la Organización de Imanes de la India, el imán Umer Ahmed Ilyasi.

"Debemos apoyarle y no criticarlo -continuó el imán- para que la situación en la India mejore. Dispone de una buena oportunidad para demostrar al mundo que no es antimusulmán. Si no lo consigue ahora, nunca lo logrará", sentenció.

La llegada al poder de Modi, de origen humilde, generó una ola de optimismo sustentada en la imagen labrada desde sus años en el Gobierno de Gujarat de "amigo de los negocios" e impulsor de las inversiones, algo que los números parecen respaldar.

Según un informe publicado esta semana por la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (ESCAP) de la ONU, en el primer año de Modi en Nueva Delhi la economía india ha mostrado signos de recuperación, con estimaciones de crecimiento para 2015 del 8,1 %; bastante por encima del 7,4 % del año pasado y del 6,9 % de 2013.

"El optimismo que la victoria de Modi generó el pasado verano todavía persiste, pero a no ser que aumenten las inversiones y la creación de puestos de trabajo, ese optimismo se podría disipar rápido, del mismo modo que lo haría una tormenta de polvo en Delhi", concluyó en el diario Indian Express la analista Tavleen Singh.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha