eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mounir Morabeti, uno de los presuntos yihadistas detenidos en Martutene, estaba en tratamiento psiquiátrico

El preso marroquí de 24 años detenido este viernes en la cárcel donostiarra de Martutene (San Sebastián) se llama Mounir Morabeti y estaba sometido a un tratamiento psiquiátrico en prisión en la que había compartido celda con el otro arrestado, un español de 32 años llamado M.C. Pulido, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

- PUBLICIDAD -

Estas mismas fuentes han confirmado que a ambos se les había concedido el tercer grado penitenciario, pero Mounir Morabeti llevaba semanas sin salir de la prisión vasca. Este viernes ha sido arrestado en la cárcel mientras que su compañero ha sido detenido en su localidad natal de Zumárraga donde compaginaba su tercer grado con un empleo. La Policía les tomará declaración en el centro penitenciario esta tarde, según las mismas fuentes.

Morabeti, que entró en prisión por delitos comunes, era una persona fácilmente influenciable, según estas fuentes, que apuntan a que había sido captado a la ideología salafista por otros presos antes de convertirse él en dinamizador de otros reclusos. La Policía le otorga un papel de ascendencia sobre el otro arrestado.

BUSCAN PRESOS CON CONDENAS CORTAS

Los expertos en la lucha antiterrorista advierten a Europa Press de que los internos radicales buscan a la hora de adoctrinar a otros presos que tengan cortas condenas pendientes y que puedan salir pronto de prisión para seguir con los postulados yihadistas.

Los especialistas de la Brigada Provincial de Información de la Comisaría de San Sebastián llevaban tiempo siguiendo la pista de estas dos personas en el marco de una investigación en la que pudieron comprobar que cuando salían a disfrutar de su tercer grado adoctrinaban en los postulados de DAESH en la localidad guipuzcoana de Rentería.

Intercambiaban abundantes contenidos de propaganda adoctrinamiento y enaltecimiento de las actividades del DAESH. Entre estos se encontraban grabaciones de atentados, ejecuciones, decapitaciones, y entrenamiento de niños como yihadistas. Estos contenidos los acompañaban con comentarios de burlas a las víctimas, palabras de aliento a los autores, y amenazas a autoridades y a "todos los funcionarios españoles".

180 BAJO VIGILANCIA

La operación se ha desarrollado dentro del Plan Estratégico Nacional de Lucha Contra la Radicalización Violenta (PEN-LCRV), que contiene un apartado específico para combatir la radicalización en los centros penitenciarios.

Según informan a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista, actualmente las prisiones españoles mantienen un seguimiento sobre 180 presos, incluidos en este plan contra la radicalización violenta en los centros penitenciarios españoles. Se da la circunstancia de que esta cifra es mayor que los presos encarcelados por delitos relacionados con el yihadismo, unos 90.

Ya el pasado 23 de noviembre la Policía detuvo también a un recluso en el Centro Penitenciario Segovia que, desde la cárcel, trataba de captar y adoctrinar internos para el DAESH (Estado Islámico) con la intención de formarles en los ideales de la organización terrorista. Este arresto fue la segunda parte de una operación que provocó otros dos arrestos a finales de octubre también de dos presos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha