eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Muerto un palestino por disparos de soldados israelíes en un confuso caso

- PUBLICIDAD -
Netanyahu exige disculpas a su ministro de Economía y avisa sobre el futuro de la coalición

Netanyahu exige disculpas a su ministro de Economía y avisa sobre el futuro de la coalición

Un joven palestino murió hoy por disparos de las tropas israelíes en la localidad cisjordana de Ein Siniyam, informaron fuentes médicas palestinas y del Ejército israelí.

Un portavoz del hospital de Ramala, la capital administrativa palestina, confirmó que Mohamad Mubarak, de 22 años y natural del campo de refugiados de Jalazun, ingresó cadáver en ese centro con tres balazos en la espalda.

Horas antes, el Ejército israelí informó de que soldados apostados en un puesto del asentamiento de Ofra abrieron fuego contra un palestino que, de acuerdo con esa versión, disparó contra su posición.

"Un terrorista palestino abrió fuego contra un puesto del Ejército (...) Los soldados respondieron de inmediato con el fin de eliminar la amenaza", se indica en un comunicado militar.

Sin embargo, la agencia de noticias palestina Maan explicó, por su parte, que la víctima mortal es un joven que trabajaba con la compañía Al-Tarifi en un proyecto de la agencia de cooperación estadounidense USAID y que no iba armado.

Algunos testigos dijeron a ese medio que el hombre fue interrogado previamente por los soldados y registrado, y que después de dispararle impidieron que llegara la ambulancia.

Consultada por Efe, una portavoz militar israelí insistió en que "los soldados alcanzaron a la persona que había disparado contra la posición".

El ministro de Infraestructura y Vivienda de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Maher Ghneim, denunció que Mubarak fue "asesinado a sangre fría" e instó a las organizaciones internacionales de derechos humanos a investigar las circunstancias del suceso.

Sobre las alegaciones israelíes, el Ministerio desmintió que el joven estuviera armado y aseguró que lo que llevaba en la mano cuando fue alcanzado por los disparos era una señal para dirigir el tráfico.

Esta tarde decenas de jóvenes del campo de refugiados en el que vivía la víctima se echaron a las calles del centro de Ramala y obligaron a cerrar algunos de los comercios en señal de duelo, enfrentándose a la policía palestina, que practicó un número indeterminado de arrestos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha