eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mulay Rachid, soltero de oro de Marruecos y hermano del rey, por fin se casa

- PUBLICIDAD -
Mulay Rachid, soltero de oro de Marruecos y hermano del rey, por fin se casa

Mulay Rachid, soltero de oro de Marruecos y hermano del rey, por fin se casa

Dicen que Mulay Rachid, hermano del rey Mohamed VI, es el "soltero de oro" de Marruecos, pero hoy este codiciado príncipe con fama de "bon vivant" contraerá matrimonio con una joven hasta hace poco desconocida.

A sus 44 años, una edad tardía para el matrimonio en el mundo árabe y musulmán, Mulay Rachid -segundo en la línea sucesoria después del hijo de monarca, el príncipe heredero, Mulay Hasan- se casa con Oum Keltoum Boufares, una belleza de melena oscura, tez clara y 17 años menor que él.

Y no solo eso. "Oum", como se la conoce en los círculos más cercanos, también tiene sangre real, ya que es prima segunda de Mulay Rachid. El abuelo del príncipe, el rey Mohamed V, y Lalla Jadiya, abuela de la joven, eran hermanos.

Ante este enlace, el más importante para la monarquía marroquí desde la boda del rey Mohamed VI con Lalla Salma en 2002, Rabat se ha vestido de fiesta, con pequeñas luces decorando las árboles de las avenidas principales y banderines con la corona alauí sobre las farolas.

Los hoteles están todos completos y grupos de músicos tradicionales de diferentes partes del país han desfilado desde este mediodía por la Avenida Mulay Hasan I, que conduce al Palacio Real de Rabat.

A la ceremonia de esta pareja de "chorfa" (los que reclaman descendencia directa del profeta Mahoma) se espera que asistan más de mil invitados, incluidos miembros de varias casas reales extranjeras.

Miembros del Gobierno, altos cargos del Ejército y personalidades económicas, culturales y artísticas del país también estarán presentes en uno de los grandes eventos del año para Marruecos.

El anuncio del enlace llegó por sorpresa el pasado mes de junio y, desde aquel momento, los marroquíes se han hecho una sola pregunta: ¿Quién es Oum Keltoum Boufares?

Su biografía se ha ido conociendo a través de la prensa, y así se ha sabido que esta joven, discreta y excelentemente educada, es hija de Mamoun Boufares, alto cargo del "majzen" (como se conoce al entorno de poder del Palacio), que trabajó en el Ministerio del Interior y desarrolló su carrera política principalmente en Marraquech.

Fue en esta ciudad donde Oum Keltoum, que tiene dos hermanas mayores, pasó su infancia y adolescencia hasta que se marchó a estudiar en la European Business School (EBS) en París, destino de la mayor parte de las jóvenes burguesas marroquíes.

Según la prensa, la futura esposa de Mulay Rachid es amiga de Lalla Soukaina, sobrina del príncipe y nieta favorita de Hasán II, que contrajo matrimonio en mayo de este mismo año y que coincidió con Oum Keltoum durante sus estudios en Francia.

En 2012, la joven comenzó su relación con el príncipe, aficionado al golf, la equitación y la caza, los mismos deportes que su padre, el difunto Hasán II, de quien se decía que siempre tuvo debilidad por Mulay Rachid.

Como es tradición, la boda durará tres días y seguirá los códigos clásicos marroquíes: La primera jornada está dedicada a la "henna", la novia y sus invitadas más especiales se tatúan las manos y los pies, y el novio entrega el ajuar a su futura esposa, mientras que el resto de los días se celebran los banquetes y los bailes.

Y, como marca también la tradición y las costumbres de la monarquía alauí, será el propio rey Mohamed VI el que presidirá los tres días de ceremonia del enlace de su hermano, con el que mantiene una actitud muy cercana.

Mohamed VI a menudo invita a Rachid a los actos oficiales junto a él, pero por protocolo el hermano menor siempre queda un paso por detrás.

La música de la boda corre a cargo de un nutrido grupo de músicos, entre los que destacan Abderrahim Souiri y Bajedoub, famosos cantantes de música andalusí, y otras míticas artistas de la canción popular, como Haja Hamdaouia.

Además, en la amplia explanada de la plaza de Mechuar del Palacio Real se han levantado jaimas (tiendas tradicionales) para atender a los invitados y a los grupos de músicos.

La cadena pública marroquí grabará el evento.

Hace doce años, el día de su boda, el rey Mohamed VI, que entonces tenía 38 años, rompió una tradición que renovó y cambió la imagen de la monarquía.

Dejó que los marroquíes fuesen testigos, a través de los medios de comunicación, de su boda y enseñó por vez primera en la historia del país el rostro de la esposa de un monarca alauí, hasta entonces confinadas en "secreto" en los muros de Palacio.

Los marroquíes, un pueblo amante y devoto de su monarquía, volverán hoy a ser testigos de un enlace real con todo el boato que se le supone a una boda en la más pura tradición "oriental".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha