eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Narcís Serra descarta que se recurra al Ejército si Cataluña se separa pero se "hará lo que diga" el Estado

Reivindica el papel de Díaz Alegría y de Gutiérrez Mellado para alcanzar la democracia

- PUBLICIDAD -

El exministro socialista de Defensa Narcís Serra (1982-91) ha descartado este jueves que el Ejército recurra a la fuerza si Cataluña declara su independencia, aunque ha apuntado que se "hará lo que diga" el Gobierno central.

En su conferencia 'La evolución de las Fuerzas Armadas. De la transición a la actualidad', dentro del III Coloquio Internacional del Memorial Democràtic, ha destacado que se ha alcanzado una "madurez democrática" que impedirá cualquier actuación militar, pese a las posiciones tan diferentes que se defienden desde Cataluña y el resto de España.

"A nadie se le pasará por la cabeza usar la fuerza; ni aquí ni allá", ha sentenciado , aunque ha remarcado que también debe tenerse en cuenta que el Ejército acatará lo que le dicte el Gobierno estatal.

Ha explicado que el ejército estaba "mal pagado, entrenado y equipado" en el franquismo, y que al general Manuel Díez-Alegría se le deben las primeras etapas de la reforma del colectivo porque vio claramente que el franquismo sin Franco era inviable.

Sin embargo, sus planteamientos para preservar cierta autonomía militar fueron frenados, hasta el punto de que, si bien el presidente y almirante Luis Carrero Blanco permitió que se plasmaran en un proyecto de ley en 1974, los militares presentaron más de 2.000 enmiendas.

Con Adolfo Suárez como presidente y el nombramiento del general Manuel Gutiérrez Mellado, éste intentó aplicar los principios de Díez-Alegría, más una medida "crucial": la creación del Ministerio de Defensa.

"A Mellado le toca luchar contra una institución continuista y él es vicepresidente de un gobierno reformista. Es la gran tensión que vive", ha subrayado Serra, tras reivindicar también el papel que jugó para elaborar la Constitución.

Ha explicado que, por ejemplo, evitó la exigencia del Ejército de que en la Carta Magna se incluyera que las Fuerzas Armadas dependieran solo del Rey, algo que "llegó a estar escrito en la Constitución".

"Si Mellado no hubiera pedido suprimirlo, la reforma democrática puede que no hubiera podido hacerse", ha advertido Serra, que también le ha atribuido el mérito de que las sentencias militares puedan recurrirse al Tribunal Supremo, lo que permitió llevar a los tribunales el golpe de Estado del 23-F.

TIEMPO

A su juicio, la etapa de la transición consistió en intentar que los militares no intervinieran ni condicionaran la política y en consolidar el hecho de que el Gobierno central mandara "de verdad".

Por eso, ha esgrimido que los cambios de fondo requieren tiempo y asimilación de las reformas por parte del colectivo afectado, y que los cambios políticos por sí solos son insuficientes: "Lo crucial es que la sociedad quería democracia, y esto caló. No son los ministros quienes harán cambiar las mentalidades; es la sociedad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha