eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU pide a los Gobiernos más programas específicos para mujeres drogodependientes

- PUBLICIDAD -
La ONU pide a los Gobiernos más programas específicos para mujeres drogodependientes

La ONU pide a los Gobiernos más programas específicos para mujeres drogodependientes

La ONU ha pedido hoy que los Gobiernos den prioridad a programas específicos para atender a mujeres drogodependientes y que aborden las barreras -sociales y culturales- que les impiden acceder, proporcionalmente igual que los hombres, a tratamientos y atención especializada.

Mujeres y niñas constituyen un tercio de los estimados 247 millones de consumidores mundiales de drogas, pero representan sólo una quinta parte de quienes reciben tratamiento, debido a la existencia de prejuicios, obstáculos culturales, estructurales y estigma social, señala un informe publicado hoy por la JIFE.

Por primera vez, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefaciente (JIFE), el organismo de la ONU que vela por el cumplimiento de la normativa internacional contra las drogas, dedica uno de sus informes anuales a pedir enfoques de género para abordar el problemas de los narcóticos.

"Queremos cambiar las percepciones y recordar, particularmente a los responsables de formular políticas, la importancia de proteger los derechos de las mujeres que consumen drogas o que han cometido delitos relacionados con drogas", explica a Efe Werner Sipp, el presidente de la JIFE.

Este órgano insiste en que esta demanda es ahora necesaria porque en algunos países desarrollados, especialmente en EEUU, se ha registrado un enorme aumento de las muertes por sobredosis, que afecta especialmente a mujeres porque tienden a consumir más derivados del opio, la mayoría de ellos recetados.

La tasa de consumo de drogas entre las mujeres es mayor en los países ricos que en los países de ingresos medios y bajos.

Como la mayoría de los datos y los estudios sobre el consumo de drogas y su efecto sobre la salud de las mujeres proceden de los países desarrollados, los expertos de la ONU señalan que hay una "compresión limitada" de la situación global.

La JIFE indica que los Estados informaron de "un aumento desproporcionado de sobredosis de drogas entre las mujeres", aunque no ofrece datos concretos.

El informe sostiene que las mujeres son más propensas a ser recetadas con ansiolíticos o tranquilizantes y que en países como Alemania o Serbia las sobredosis con medicamentos recetados son mayores entre ellas.

La JIFE no sólo supervisa el problema mundial de las drogas ilegales sino también el abuso y la dependencia de sustancias legales con fines médicos.

En EEUU, por ejemplo, las muertes totales por sobredosis en 2014 por analgésicos opioides para los que se necesita receta médica -18.000- superó a las sobredosis de heroína -10.000-, una droga ilegal.

Pero este es sólo unos de los aspectos en los que incide este informe de la ONU, que demanda a los Gobiernos más esfuerzos en garantizar la asistencia a la sanidad de mujeres drogodependientes, más programas específicos de prevención y tratamiento con enfoques de género y luchar contra los estigmas sociales.

La JIFE señala que a escala mundial se ha producido un aumento "sustancial" del número de mujeres detenidas por delitos relacionados con las drogas y, entre la población reclusa, el consumo de drogas es más elevado -proporcionalmente- entre las mujeres que entre los hombres.

Además de las reclusas, otro grupo expuesto especialmente al consumo de drogas es el de las trabajadoras sexuales, y la JIFE demanda que se desarrollen programas específicos de prevención, tratamiento y rehabilitación para estos colectivos.

"Las mujeres drogodependientes pueden enfrentarse a múltiples dificultades; por ejemplo, es posible que sufran un gran estigma, que sus familias o comunidades las excluyan, que sean víctimas de violencia por parte de sus parejas o familiares, y que recurran al trabajo sexual, o sean obligadas a hacerlo, para financiar su consumo de drogas o el de su pareja", resume el reporte de la JIFE.

Sipp agrega a Efe: "Las mujeres están mucho menos presentes en los tratamientos y en los programas. La cuestión es por qué. Y hay aspectos culturales, problemas estructurales y muchos otros motivos" en los que cada Estado debe trabajar para dar respuesta.

"En cada país y cada región es distinto, dependiendo de la cultura y la religión. El estatus de las mujeres en distintas religiones varía y, por supuesto, eso tiene un impacto en su papel y en su participación en programas de prevención y tratamiento", explica el responsable de la JIFE.

Este órgano de la ONU insiste en que las políticas sobre drogas deben respetar los derechos humanos y demanda a los Estados que eliminen la pena de muerte en los delitos relacionados con la lucha antinarcóticos, que aún se aplica en países como China, Indonesia o Arabia Saudí.

También destaca que los tratados internacionales no establecen "que se deba encarcelar a los consumidores de drogas ni a las personas que cometen delitos leves relacionados con las drogas" y demanda que se ofrezca en su lugar un tratamiento médico adecuado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha