eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU y Yemen recaudan 1.100 millones pero asumen que la solución es el fin de la guerra

- PUBLICIDAD -

La conferencia de donantes para el Yemen recaudó hoy 1.100 millones de dólares para paliar el sufrimiento de millones de yemeníes al borde de la hambruna, y si bien la ONU y el Gobierno yemení valoraron el esfuerzo internacional, subrayaron que la única solución a la crisis es el fin del conflicto.

"No hay una solución humanitaria para la crisis en el Yemen, la solución es política", dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en una rueda de prensa al término de la conferencia internacional de donantes organizada por el organismo multilateral y los Gobiernos de Suiza y Suecia.

La comunidad internacional se comprometió a donar 1.100 millones de dólares, la mitad de lo que la ONU había solicitado para hacer frente en 2017 a la mayor crisis humanitaria actual en el mundo, con tres de cada cinco ciudadanos necesitados de asistencia para sobrevivir.

Guterres agradeció "la solidaridad y generosidad" de los donantes, pero recordó que la única manera de acabar con el sufrimiento es detener el conflicto.

"Es por ello que nuestro llamamiento de hoy es que se hagan todos los esfuerzos diplomáticos posibles para lograr un cese de las hostilidades" y que éste lleve a una negociación política, señaló.

En estos dos años de guerra, la ONU ha intentado establecer varias treguas, pero todas han fracasado a los pocos días o las pocas horas de haber oficialmente comenzado.

"Aquí, como en cualquier otro conflicto, la clave para el reconocimiento de una solución política es cuando las partes se dan cuenta de que no hay una solución militar, y que esta es una guerra en la que nadie gana y todos pierden. Espero que esto sea reconocido lo ante posible", declaró el portugués.

Similar espíritu demostró el primer ministro yemení, Ahmed Obeid bin Daghr, quien dijo que "la paz es la vía más corta" para poner fin al sufrimiento de los yemeníes.

"Como yemeníes, nosotros (el Gobierno internacionalmente reconocido) consideramos que solo la paz puede poner fin a este sufrimiento y permitirnos reconstruir nuestro país", declaró, y agregó que conseguir el fin del conflicto es "el principal objetivo" del Ejecutivo.

El conflicto en el Yemen estalló cuando los rebeldes hutíes ocuparon en septiembre de 2014 la capital, Saná, y otras provincias del norte y centro del país, tras lo que el Gobierno yemení se trasladó a la ciudad costera de Adén, en el sur.

La guerra se recrudeció en marzo de 2015 cuando la coalición militar integrada por países suníes y respaldada por EEUU intervino directamente en el Yemen a favor de las fuerzas leales al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Desde entonces, la coalición árabe encabezada por Arabia Saudí ha impuesto un bloqueo aéreo y naval que dificulta enormemente y a veces impide la transferencia de asistencia humanitaria hacia el país.

Bin Daghr aseguró que su Ejecutivo no pondrá obstáculos a la entrada de asistencia humanitaria en el país, y recalcó que "el Gobierno legítimo" ha facilitado la distribución de la ayuda humanitaria donde ha podido, es decir en los territorios que controla o ha reconquistado.

Guterres insistió precisamente en que más allá del dinero, lo que realmente se necesita es "acceso, acceso, acceso", afirmó.

"Hemos conseguido 1.100 millones de dólares en esta conferencia. Ahora lo más importante es que este dinero se traduzca en ayuda específica para los yemeníes, y para ello necesitamos acceso", dijo.

El secretario general de la ONU insistió en que es esencial que la asistencia humanitaria llegue "a todas las personas que así lo necesitan en cualquier lugar del país".

Consultado sobre si hoy consiguió un compromiso concreto de algunas de las partes en conflicto para aliviar ese bloqueo, Guterres eludió contestar directamente y se limitó a decir que el diálogo está abierto con todas las partes.

El secretario general subrayó el "destacable éxito" de la conferencia, pese a que solo se ha comprometido la mitad de lo solicitado.

Hasta hoy, la ONU únicamente había recaudado el 15 % de los 2.100 millones de dólares que había solicitado para este año.

Casi 19 millones de personas necesitan asistencia de emergencia y 17 millones no tienen asegurada la alimentación, de acuerdo con el organismo multilateral, que destaca sobre todo el sufrimiento de los niños, 500.000 de los cuales padecen desnutrición aguda crónica, con lo cual una enfermedad simple puede acabar con sus vidas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha