eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU demanda a las potencias soluciones políticas ante crisis de refugiados

- PUBLICIDAD -
La ONU demanda a las potencias soluciones políticas ante crisis de refugiados

La ONU demanda a las potencias soluciones políticas ante crisis de refugiados

Con millones de refugiados y desplazados alrededor del planeta, Naciones Unidas considera que el mundo necesita urgentemente soluciones políticas para los conflictos que están generando esa crisis.

Así se lo reclamó hoy a las potencias internacionales el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, en una reunión con los miembros del Consejo de Seguridad.

"Dar esperanza a millones de personas desarraigadas y evitar la repetición de los recientes movimientos masivos depende al final de soluciones políticas", defendió Grandi.

El alto comisionado culpó de la actual crisis global a la "debilidad de la cooperación internacional" y a la incapacidad de prevenir y resolver conflictos.

"¿Nos hemos hecho incapaces de lograr la paz?", se preguntó Grandi en el Consejo de Seguridad, el órgano que tiene esa responsabilidad en la ONU y que, en medio de fuertes divisiones, permanece bloqueado ante guerras como la de Siria.

El conflicto en el país árabe ha obligado a once millones de personas a dejar sus hogares. A día de hoy, Siria e Irak suponen la cuarta parte de todos los desplazados en el mundo, que se ha disparado hasta casi 66 millones de personas.

Grandi, que destacó el caso de los rohinyás huidos de Birmania como el más apremiante en la actualidad, urgió también a no olvidar otros conflictos, ya sean situaciones enquistadas como las de Afganistán o Somalia o más recientes como las de Burundi o la República Centroafricana.

El responsable de la ONU reclamó al Consejo de Seguridad un mayor trabajo de prevención de conflictos y desarrollar procesos de paz verdaderamente sostenibles.

En ese sentido, recordó que muy pocas situaciones de desplazamiento en la última década se han resuelto de forma definitiva.

"Únicamente medio millón de refugiados en todo el mundo volvieron a casa el pasado año", apuntó.

Además, Grandi insistió a las potencias en la necesidad de dar apoyo a los países que reciben a la mayor parte de refugiados.

"Muchos Estados (...), particularmente los vecinos de zonas de conflictos, mantienen sus fronteras abiertas y acogen generosamente a miles, a veces millones de refugiados", recordó.

"Pero ciertos países -a menudo los menos afectados por flujos de refugiados y a menudo ricos- han cerrado sus fronteras, restringiendo el acceso al asilo frenando la entrada", lamentó.

Grandi evitó mencionar a ningún Estado en concreto, pero en el pasado, por ejemplo, ha expresado su preocupación por los decretos migratorios del presidente estadounidense, Donald Trump.

Los miembros del Consejo de Seguridad reiteraron durante sus intervenciones su respaldo a las labores de protección de los refugiados que lleva a cabo la ONU, que tiene a más de 17 millones de personas desplazas fuera de sus países bajo su supervisión.

Además, insistieron en la necesidad de resolver algunas de las crisis más graves, con especial atención para el caso de Birmania, de donde desde finales de agosto han huido rumbo a Bangladesh más de 600.000 rohinyás.

Grandi, en una conferencia de prensa posterior, opinó que Birmania debe finalmente dar ciudadanía a los miembros de esta minoría musulmana para permitir que regresen de forma sostenible a sus casas en el estado de Rakáin.

"Esta gente no puede seguir sin Estado porque eso les expone a discriminación y abuso", señaló el alto comisionado, que reiteró que su oficina está dispuesta a cooperar con las autoridades birmanas para lograr soluciones.

El discurso de Grandi ante el Consejo de Seguridad es el primero que un alto comisionado para los Refugiados da ante ese órgano desde 2009, cuando el puesto lo ocupaba el ahora secretario general de la ONU, António Guterres.

Entonces, Guterres advirtió a las potencias de que el mundo podía estar entrando en un nuevo periodo de crisis profundas e interrelacionadas.

"Casi nueve años después, esa oscura perspectiva se ha convertido en una cruel realidad", dijo Grandi.

Italia, que organizó la sesión, defendió hoy que el alto comisionado intervenga al menos una vez al año ante el Consejo de Seguridad.

Roma, que este mes ocupa la presidencia de turno del órgano, ha situado las cuestiones migratorias y de refugiados entre las prioridades de su mandato.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha