eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU presenta un nuevo plan para Libia que incluye a islamistas y gadafistas

- PUBLICIDAD -
La ONU presenta un nuevo plan para Libia que incluye a islamistas y gadafistas

La ONU presenta un nuevo plan para Libia que incluye a islamistas y gadafistas

Representantes del este y el oeste de Libia se reunieron hoy en Túnez para comenzar a negociar el nuevo plan de reconciliación propuesto por la ONU, que debe conducir a la formación de un nuevo gobierno en el verano de 2018 y que pretende incluir a islamistas y gadafistas.

El proyecto contempla la enmienda del polémico "Acuerdo Nacional Libio", forzado por la propia ONU en diciembre de 2015 y que en estos dos años solo ha servido para enconar aún más el conflicto que atraviesa el país desde la caída en 2011 de la dictadura de Muamar al Gadafi.

Desde entonces, el estado está dividido en dos, con una autoridad en el este, bajo el control del Parlamento en Tobruk y la tutela del mariscal Jalifa Hafter, y otra en Trípoli, sostenida por la ONU y representada por el primer ministro, Fayez al Serraj.

"Creo que estos próximos días van a ofrecer un gran resultado a los libios, hay una posibilidad de trabajar juntos, hay una posibilidad de llegar a un acuerdo sobre las enmiendas más importantes", aseguró en rueda de prensa el enviado especial de la ONU a Libia y autor del nuevo plan, Gassam Seleme.

"Y habrá posteriormente una posibilidad de fijar los nombres de quienes ocuparán los puestos. Esto dará, espero, la idea a los libios de que la situación avanza", agregó antes de desgranar algún detalle del plan.

"Hay varias etapas que van a sucederse poco a poco, sobre todo a nivel legislativo y constitucional, para llegar a, espero, el mes de junio o julio a las elecciones legislativas y presidenciales. Para las cuales, yo espero, estemos preparados", reveló.

Al hilo de este argumento, el diplomático libanés apostó por la celeridad pero también en la necesidad de implicar en el proceso a la mayor parte de los grupos en Libia, con excepción de aquellos que predican con la violencia.

"No hay que convocar elecciones cuando no se está seguro de que todo el mundo que participa en ellas acepta los resultados antes de llegar a la votación" misma, advirtió.

"Hace falta una tasa de participación más elevada. He constatado que la tasa de participación de las elecciones libias es relativamente baja. Si en las últimas el resultado era de 17% quiere decir que hay que convencer al otro 83% restante para que participe", señaló.

Esta idea es una de las más polémicas de la nueva iniciativa, ya que Saleme pretende que se sumen a ella tantos los islamistas considerados moderados como los miembros del antiguo régimen, con Seif al Islam, uno de los hijos predilectos de Al Gadafi

El diplomático libanés abrió, incluso, la puerta a que el propio Seif pueda presentarse, pese a la oposición de numerosos grupos y de que pende sobre él una orden de búsqueda y captura de la Corte Penal Internacional sobre crímenes de lesa humanidad.

Una denuncia, la de crímenes de guerra, que también pende sobre otro de los actores de la tragedia libia, el mariscal Hafter, en estos momentos el hombre fuerte del país.

Fuentes cercanas a la delegación en Trípoli revelaron a Efe que sobre la mesa existe también una propuesta, aún no pública, que ofrece la dirección de la transición hasta las elecciones a los líderes del Parlamento en Tobruk y al Consejo Superior de Estado (en Trípoli).

Y la dirección de las futuras Fuerzas Armadas, y del ministerio de Defensa a Hafter, que dominaría sobre el resto de las milicias en el país.

Un plan al que se oponen varias de esas milicias, tanto en la capital como en el sur y en la poderosa ciudad-estado de Misrata, y que ninguno de los representantes de las dos delegaciones negociadoras quiso hoy comentar.

Al inicio de las negociaciones asistieron hoy Musa Faraj, jefe de la delegación que dialoga en nombre de gobierno sostenido por la ONU en Trípoli, y Abdel Salam Nasia, su colega al frente del Parlamento en Tobruk.

Además, estuvieron presentes representantes el llamado Consejo Superior para la Reconciliación, con su presidente, Mohamad Alhoush, a la cabeza, además de notables y dirigentes de varias de las tribus.

"Las enmiendas (al anterior acuerdo) serán limitados. Esperemos que los comités puedan concluir sus trabajos en las próximas semanas y el Parlamento en Tobruk (única institución legítima en Libia) pueda aprobarlas en noviembre", dijo Salame flanqueado por Faraj y Nasia.

"Primero se discutirán los artículos y en una fase más avanzada los nombres. Hemos abierto el acuerdo a otros partido porque uno de los problemas es que el (anterior) acuerdo no fue ampliamente respaldado", agregó.

El representante de Trípoli se limitó a insistir en que existe un "alto compromiso con el plan" propuesto por Salame, mientras que su colega del este insistió en que "el camino es aun largo y difícil", para remendar un estado fallido, víctima desde hace seis años del caos y la guerra civil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha