eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU pone en marcha su tercer proceso diplomático para detener la guerra en Siria

- PUBLICIDAD -
La ONU pone en marcha su tercer proceso diplomático para detener la guerra en Siria

La ONU pone en marcha su tercer proceso diplomático para detener la guerra en Siria

La ONU pone en marcha esta semana su tercer proceso diplomático en tres años para intentar detener la guerra civil en Siria y, para ello, ha convocado durante las próximas semanas en Ginebra a representantes de la oposición, del Gobierno y de la sociedad civil.

Asimismo, participarán en esta iniciativa delegados de los países con influencia en este conflicto, entre ellos Irán, aliado del régimen sirio; y Arabia Saudí, que apoya a los grupos opositores armados, según confirmó la organización.

El mediador de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, mantendrá consultas por separado con enviados de cada parte en un proceso que la ONU ha adelantado que se desarrollará en extrema reserva y sin pronunciamientos públicos de los participantes.

Las consultas se prolongarán hasta fines de junio y ni siquiera para entonces se esperan "grandes anuncios públicos", según fuentes de la organización.

El único evento público previsto es una conferencia de prensa que ofrecerá mañana De Mistura, diplomático italiano con una trayectoria de cuatro décadas en la ONU y tercer enviado especial de la organización para Siria desde el comienzo del conflicto, en marzo de 2011.

La primera reunión tendrá lugar mañana por la tarde después de esa rueda de prensa, confirmó a Efe el portavoz de la ONU en Ginebra, Ahmad Fawzi, quien declinó brindar información adicional y adelantó que "no habrá anuncios públicos sobre quien vendrá ni cuándo" en la próximas semanas.

En su difícil tarea, De Mistura sucede a dos de los diplomáticos de mayor reputación internacional: el exsecretario general de la ONU Kofi Annan y el argelino Lajdar Brahimi, cuyas mayores iniciativas de paz para Siria terminaron en el fracaso.

En nueve meses de funciones, la principal idea del actual mediador -consistente en "congelar" los enfrentamientos en Alepo- ha corrido una suerte similar a las de sus antecesores.

Se creía que, si el plan de frenar las hostilidades en la segunda ciudad más importante de Siria funcionaba, podía extenderse a otras zonas, pero sus detractores anticiparon que empezar por un lugar tan estratégico e importante -y en cuyo control el régimen de Bachar Al Asad ha invertido gran parte de sus fuerzas- era demasiado ambicioso.

Lo que ahora espera De Mistura es que sus interlocutores le ofrezcan sus "opiniones francas" con respecto a la posibilidad de aplicar el llamado "Comunicado de Ginebra", que el próximo mes cumplirá tres años desde que fue suscrito.

Se trata de un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, con el aval de los otros tres miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (Francia, el Reino Unido y China), para una transición política en Siria que nunca se cumplió.

EEUU, junto con Arabia Saudí, Qatar y Turquía, son los principales apoyos -en términos políticos, de financiación y provisión de armamento- de la fragmentada oposición política y armada siria, mientras que Rusia e Irán constituyen el principal respaldo para Al Asad.

El único intento serio para implementar el "Comunicado de Ginebra" fueron dos rondas de negociaciones de paz que, en esta misma ciudad, celebraron el Gobierno sirio y la Coalición Nacional Siria, la CNFROS, cuyo mayor fallo era que sólo representaba a una fracción de los grupos opositores combatientes en el terreno.

Las expectativas que un año atrás levantó ese proceso de paz, durante el cual las partes eran profusas en declaraciones a la prensa y ataques cruzados, se frustraron rápidamente.

Varios analistas han indicado que la exhibición de fuerza que han hecho últimamente los rebeldes -con varios grupos que se han unido tras años luchando entre sí- al ganar territorios en el norte de Siria y otros sitios estratégicos, podría influir en el desarrollo de las consultas en Ginebra.

Para el Gobierno se trata del primer revés militar de importancia en mucho tiempo, lo que algunos creen que podría estimularlo a explorar algún tipo de solución política a un conflicto que ha costado al menos 220.000 vidas y causado al desplazamiento forzado de doce millones de habitantes.

Al mismo tiempo, ha irrumpido en Siria el yihadismo del grupo Estado Islámico, que junio de 2014 declaró un "califato" en territorios sirios e iraquíes bajo su control.

Días antes del inicio de las consultas impulsadas por la ONU, y en una clara muestra de respaldo, el jefe de la diplomacia de EEUU, John Kerry, recibió al presidente de la CNFROS, Khaled Khoja, quien confirmó que participará en las negociaciones con De Mistura.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha