eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Obama admite "sentirse responsable" sobre la situación en Alepo

- PUBLICIDAD -

El presidente de EEUU, Barack Obama, admitió hoy que se siente "responsable" de lo que está ocurriendo en la ciudad siria de Alepo, como de otras situaciones "horribles" que también están sucediendo en otros lugares del mundo.

"Siempre me siento responsable", respondió Obama al ser preguntado acerca de la situación en Siria, y en particular en Alepo, durante su última rueda de prensa del año en la Casa Blanca.

Obama también reconoció que no puede decir que su estrategia ante el conflicto en Siria haya funcionado, al anotar que su prioridad al evaluar las opciones disponibles ha sido hacer "lo correcto" para los intereses de Estados Unidos.

"No puedo decir que hayamos tenido éxito" y "eso es algo con lo que me tengo que ir a la cama cada noche", comentó Obama.

El mandatario aseguró que lo que ha hecho desde que comenzó el conflicto sirio es tomar "el mejor rumbo" que ha podido para tratar de poner fin a esa guerra civil, a través del apoyo a la oposición moderada al régimen, de "presionar" a todas las partes involucradas y de la búsqueda de soluciones por vías diplomáticas.

"No ha habido un momento en el transcurso de esta presidencia en el que no haya sentido alguna responsabilidad" por las tragedias en Siria y en otros lugares del mundo, afirmó Obama.

Según el presidente, la responsabilidad de la "brutalidad" que se está viviendo en Alepo debe recaer sobre el régimen sirio y sus aliados, Rusia e Irán, a los que acusó de tratar de ocultar al mundo "la verdad" de lo que ocurre en esa ciudad.

El régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, no puede tratar de ganar "legitimidad" a base de masacres, advirtió Obama.

También admitió que el conflicto sirio ha sido uno de los asuntos "más difíciles" que ha enfrentado durante su presidencia, que concluirá el próximo 20 de enero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha