eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Oriente Medio lidera la importación de armas sumido en sangrientos conflictos

- PUBLICIDAD -
Oriente Medio lidera la importación de armas sumido en sangrientos conflictos

Oriente Medio lidera la importación de armas sumido en sangrientos conflictos

Oriente Medio es la región del mundo que más armamento importó en 2015 como consecuencia directa de los conflictos, la inestabilidad política y las tensiones por los equilibrios de poder, que han llevado a Arabia Saudí a encabezar el ránking.

Más de 21.600 millones de dólares han gastado los países de esta región en importar equipamiento defensivo, de los 65.000 millones a nivel mundial, según el informe de comercio global armamentístico publicado este mes por la consultora de seguridad IHS Jane's.

Las principales razones de esta masiva importación son "los retos de una gran alteración socio-económica y demográfica que ha llevado al colapso de la autoridad central, y a una lucha por influir en el resultado de los acontecimientos de la región", explica a Efe el autor del estudio, Ben Moores.

Moores alude a la inestabilidad causada por las revoluciones de la primavera árabe, a las guerras en Siria, el Yemen o Libia y al temor de los países árabes suníes, principalmente los del golfo Pérsico, a la expansión de la potencia chií, Irán.

En la misma línea, el prominente experto saudí en asuntos militares y estratégicos, Ali al Tawati, asegura que desde la guerra entre Irak e Irán en la década de los 80 el Gobierno saudí busca "construir una fuerza armada para ser un poder regional ante la existencia de la amenaza constante iraní".

El reino, con grandes reservas financieras y una débil industria armamentística, necesita defender su amplia frontera terrestre y marítima, sobre todo tras la insurgencia de los hutíes -respaldados por Irán- en el vecino Yemen, indica a Efe el analista.

Arabia Saudí es el mayor importador de armas del mundo por segundo año consecutivo, tras desbancar en 2014 a la India, y junto con Emiratos Árabes Unidos dedica a este sector más que el conjunto de toda Europa Occidental.

Las cifras marean. Esos dos países gastaron en la importación de sistemas defensivos en 2015 11.400 millones de dólares (9.325 de ellos Arabia Saudí, frente a los 6.000 de 2014), lo que supone un 17,5 % del global y un incremento de 8.600 millones de dólares respecto al año anterior.

En 2015 irrumpió con fuerza además Egipto (2.268 millones de dólares), que duplicó su presupuesto y se situó como el cuarto importador mundial de armas con la adquisición de misiles de crucero, fragatas Mistral y aviones Rafale, estos dos últimos a Francia.

Para el analista de IHS, tanto Arabia Saudí como Egipto están comprando "grandes cantidades de equipamientos para poder estabilizar la región e influir en la situación de los Estados fallidos vecinos", como Libia o el Yemen.

Arabia Saudí, Emiratos y Egipto forman parte de la coalición militar, encabezada por Riad, contra los rebeldes hutíes en el Yemen, así como de la alianza liderada por Estados Unidos contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Los países exportadores que más se están beneficiando de este incremento de gasto en defensa de Oriente Medio son Estados Unidos, Canadá, Francia y el Reino Unido.

El liderazgo de Oriente Medio en la adquisición de armamento es relativamente reciente. Ya en 2014 fue la principal región importadora, aunque es superada por Asia-Oceanía si se suman los datos del último lustro.

Según el informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) de febrero pasado, Asia-Oceanía acaparó el 46 % de las importaciones mundiales entre 2011-2015, siendo los países que más armas adquirieron de la zona la India y China.

SIPRI destacó, no obstante, el aumento en Oriente Medio del 61 % en las importaciones entre 2006-2010 y 2011-2015, impulsado por Arabia Saudí (un 275 % en este periodo), Emiratos (35 %), Catar (279 %) y Egipto (37 %, sobre todo por el pico de 2015).

Para el analista saudí, las autoridades han dedicado parte del gasto a la Fuerza Aérea, muy empleada por ejemplo en el Yemen, y también han firmado contratos de mantenimiento y formación y de compra de piezas de repuesto.

Ante este aumento del gasto militar, el segundo príncipe heredero saudí y ministro de Defensa, Mohamed bin Salman, planea en el marco del "Proyecto de la Visión de Arabia Saudí-2030" levantar una industria militar nacional para reducir las importaciones.

Moores prevé, sin embargo, que Arabia Saudí se mantenga líder en el ránking en 2016 y presente las mayores oportunidades de negocio durante la próxima década.

También espera que Emiratos recupere la tercera posición que ya ocupó en 2013 (en 2015, séptimo), debido a que tiene que renovar su flota de aviones de combate y es "potencialmente muy vulnerable a un ataque".

Por el contrario, Egipto descenderá tres puestos, según las previsiones de IHS, porque será difícil que pueda asumir más adquisiciones teniendo en cuenta que su presupuesto anual tradicional es de 1.000 millones de dólares, la mitad de lo gastado en 2015.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha