eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Osborne muestra sus cartas en el último presupuesto antes de las elecciones

- PUBLICIDAD -
George Osborne presenta mañana el último presupuesto antes de las elecciones

George Osborne presenta mañana el último presupuesto antes de las elecciones

El ministro británico de Economía, George Osborne, presentará mañana su último presupuesto estatal antes de las elecciones del 7 de mayo, con el que se espera que intente combinar el reequilibrio de las finanzas públicas con algún caramelo electoral.

Aunque ha asegurado que "no habrá sorpresas ni trucos" entre sus medidas, los analistas prevén que, junto con los recortes contemplados para seguir reduciendo el déficit -punta de lanza de los "tories"-, el ministro incluya ventajas fiscales para la clase media y beneficios para los jubilados.

Entre otras cosas, con el visto bueno de los liberaldemócratas, socios minoritarios en el Gobierno de coalición, podría elevar hasta las 11.000 libras anuales (14.000 euros) el umbral a partir del cual se empieza a pagar el impuesto sobre la renta, y de 40.000 a 50.000 libras (54.000 a 68.000 euros) los ingresos sujetos a gravamen al 40% (la segunda franja fiscal más alta).

También podría rebajar las tasas a la pequeña y mediana empresa y elevar por encima del millón de libras (1,35 millones de euros) el umbral del impuesto sobre las herencias, en un guiño hacia los votantes conservadores más adinerados.

Con los comicios a menos de dos meses, Osborne querrá aprovechar su intervención en el Parlamento para convencer al electorado de que los conservadores del primer ministro David Cameron son los más indicados para dirigir la recuperación económica del país.

Para rebatir el argumento de sus rivales laboristas de que los "tories" se proponen reducir el tamaño del Estado a niveles de antes de la segunda Guerra Mundial, se espera que anuncie alguna medida de gasto público, como la construcción de vivienda social, y una mayor inversión en los servicios públicos.

Ases en la manga de Osborne pueden ser incentivos fiscales al mermado sector petrolero del mar del Norte y más recursos para el sistema nacional de salud (NHS), uno de los asuntos que más preocupa a los británicos.

Con la inflación en solo el 0,3 % y la depreciación del petróleo, el ministro tiene margen de maniobra para ofrecer un respiro de los recortes aplicados desde 2010, si bien tiene también la presión de seguir reduciendo el déficit, lo que no ha conseguido al ritmo esperado.

La Oficina de responsabilidad presupuestaria (OBR, siglas en inglés), auspiciada por el Gobierno para supervisar las finanzas públicas, difundirá mañana las últimas cifras de déficit y deuda neta, así como sus previsiones de crecimiento de la economía en 2015, que el pasado diciembre estimó en un 2,4 %.

El 3 de diciembre, cuando Osborne expuso su presupuesto preliminar en la llamada Declaración de Otoño, la OBR indicó que el déficit alcanzará este ejercicio fiscal (que acaba en abril) 91.300 millones de libras (123.000 millones de euros), más de un 5 % del PIB y por encima de los 86.000 millones de libras (o 116.000 millones de euros) pronosticados en el presupuesto de 2014.

El ministro deberá concretar mañana si mantiene su objetivo de llegar a un superávit presupuestario de 4.000 millones de libras (5.400 millones de euros) en 2018-19 y de 23.000 millones (unos 31.000 millones de euros) en el siguiente ejercicio.

El presupuesto de este miércoles, aunque pactado con los liberaldemócratas, indicará la línea política de los "tories" de cara a la próxima legislatura y puede darles ventaja en las urnas, entre las encuestas que los sitúan igualados a los laboristas con alrededor del 30 % del voto.

Aunque George Osborne ha asegurado que su último presupuesto será "fiscalmente neutro", se espera que políticamente sea todo lo contrario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha