eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El pacto PNV-PSE no precisa el aval del Comité Federal del PSOE para firmarse

- PUBLICIDAD -

El Comité Federal del PSOE, máximo órgano entre congresos, es el encargado de determinar la política de alianzas del partido, si bien en los últimos dos años no se ha pronunciado de antemano sobre la idoneidad o no de los pactos de gobierno autonómicos que han firmado los socialistas.

La postura adoptada por el partido mientras Pedro Sánchez fue secretario general haría que el acuerdo de gobierno entre PNV y PSE no necesitase el aval del Comité Federal, aunque éste podría pronunciarse sobre su contenido en la reunión que tiene previsto celebrar el próximo mes de diciembre.

Los estatutos del PSOE se limitan a señalar que es competencia del Comité Federal "determinar la política de alianzas del partido y dirimir las discrepancias entre las federaciones y la Comisión Ejecutiva Federal en esta materia".

Sin embargo, los últimos pactos de gobierno que los socialistas suscribieron en diversas comunidades tras las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo de 2015 no se sometieron al criterio previo del máximo órgano.

Fue el caso de los pactos de coalición en Aragón y Baleares, así como en Canarias y Cantabria, donde los socialistas también forman parte del equipo de gobierno, aunque no lo presiden.

El Comité Federal tampoco se pronunció en su día sobre los acuerdos de investidura en Castilla-La Mancha, en el que el PSOE contó con el apoyo de Podemos, ni tampoco lo hizo meses antes en Andalucía, donde Susana Díaz pactó con Ciudadanos tras gestionar de forma autónoma su política de alianzas.

Una semana después de las elecciones autonómicas de mayo de 2015, el Comité Federal aprobó una resolución en la que se afirmaba que en aquellos municipios y comunidades donde los socialistas fuesen primera fuerza de la izquierda, se podría entablar pactos de investidura o de coalición con Podemos y otros partidos si eran "coherentes", si estaban basados en políticas de progreso y si favorecían la estabilidad.

Aquel texto también señalaba que donde el PSOE tuviera un menor peso que Podemos, la voluntad sería "la de no formar parte de esos gobiernos".

Cuando Sánchez intentó la investidura, el Comité Federal le habilitó de antemano a buscar apoyos con otros partidos siempre que rechazaran la convocatoria de un referéndum de autodeterminación.

Tras la dimisión de Sánchez el pasado 1 de octubre, el PSOE quedó en manos de una gestora, que aún no ha juzgado el acuerdo del PNV y el PSE a expensas de conocer su contenido.

La dirección interina que dirige Javier Fernández se limitó a señalar ayer, domingo, que los socialistas siempre han considerado positivo el entendimiento y el diálogo en Euskadi "con el nacionalismo moderado que representa el PNV".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha