eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP confía en no ver a Aznar en el congreso de febrero

La dirección del partido reconoce que la nueva cúpula que salga del cónclave tendrá que decidir si monta una nueva FAES

"Nadie le va a echar de menos porque siempre quiere ser el protagonista", opina un miembro del grupo parlamentario

- PUBLICIDAD -
Rajoy dice que el PP es la única referencia de estabilidad que tiene España

José María Aznar y Mariano Rajoy, durante una clausura del campus de FAES. EFE

El nuevo chaparrón que José María Aznar ha hecho caer sobre el PP en forma de análisis de FAES lo ha convertido definitivamente en persona non grata para el partido del que es presidente de honor. Su bronca a la vicepresidenta en el texto "Para firmas, las del Tinell" ha sentado muy mal entre los conservadores de forma que son muchos los que desean que no se presente en el congreso nacional que tendrá lugar el 10 de febrero. 

El PP ha llegado al extremo de plantearse la creación de una nueva fundación que haga el papel de think tank, pero con dependencia del partido. Fuentes de la dirección han explicado a eldiario.es que ese debate no se ha planteado "al menos por ahora" de forma oficial, pero que es una tarea "que tendrá que abordar la nueva dirección que salga del congreso nacional".

En realidad, la nueva dirección que surja del 18º congreso será muy similar a la de ahora, una vez que María Dolores de Cospedal ha dejado claro que repetirá como secretaria general. Aunque su seguridad al afirmarlo ha puesto en una situación incómoda a algunos portavoces del PP, todos dan por hecho que se trata de un pacto con Rajoy y que formará parte de la lista que presentará su candidatura para el próximo Comité Ejecutivo.

Los conservadores han perdido ya la cuenta de las críticas públicas que Aznar ha vertido contra su sucesor en cuanto a la gestión del Gobierno y del partido. Pero el hecho de que esta vez haya apuntado de forma directa contra la vicepresidenta para ridiculizar sus esfuerzos de diálogo en Cataluña ha rebasado lo habitual. 

"Nadie le va a echar de menos porque siempre quiere ser el protagonista", opina un miembro del grupo parlamentario que ya formaba parte de él cuando Aznar presidía el Gobierno. Este diputado opina que una cosa es señalar los defectos del actual PP a juicio del expresidente "y otra muy distinta es ofender acusando de comprar el relato del adversario". No es el único. El sentir general entre las filas del PP es el de desear que no aparezca.

Esa misma frase recuerda a la que usó Esperanza Aguirre contra el periodista Germán Yanke cuando era presentador de un programa informativo en Telemadrid. "Veo que compra usted los discursos de mis adversarios", le soltó Aguirre en una tensa entrevista. Poco después, el periodista presentaba su dimisión. 

Esta vez, la invectiva de Aznar llega cuando el divorcio entre el PP y FAES ya está formalizado. La decisión de renunciar a las subvenciones y de desvincularse del partido supuso la salida de los cargos del PP que eran miembros natos. Aunque la FAES ha cobrado en sus 14 años de vida más de 38 millones de euros en forma de subvenciones, en los últimos cuatro años la asignación había ido menguando hasta un 30%.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha