eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP no esconde su optimismo y asegura estar mejorando en la recta final

- PUBLICIDAD -
El PP no esconde su optimismo y asegura estar mejorando en la recta final

El PP no esconde su optimismo y asegura estar mejorando en la recta final

El Partido Popular afronta la recta final de la campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas con un optimismo que no esconde y con el convencimiento de que en estos días que quedan está mejorando en intención de voto, con lo que podría conservar buena parte de su poder territorial.

En las últimas jornadas, los dirigentes del PP se han empeñado en trasladar sus buenas perspectivas ante la cita con las urnas, sobre todo el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien en cada comunidad por la que pasa repite la misma apuesta: su partido va a ganar. "Y si no, al tiempo. Lo veremos el 24 de mayo", dice.

Defienden los populares que su estrategia es mucho mejor que la de sus adversarios, que se dedican exclusivamente, dicen fuentes de la dirección de campaña, al insulto al PP, mientras los candidatos de su partido se centran en las propuestas.

Una estrategia que en el caso de Rajoy pasa por el balance económico y por subrayar que sólo con el PP hay estabilidad.

Hoy mismo, en Burgos, Rajoy ha puesto las mayorías absolutas sucesivas de Castilla y León como ejemplo del "pacto con la gente" que hace su partido y lo ha contrapuesto a las alianzas entre varias fuerzas políticas.

Rajoy insiste así en no mentar los pactos, aunque algunos candidatos sí prefieran hablar de diálogo o de la necesidad, como ha dicho el castellanoleonés Juan Vicente Herrera en este mitin de Burgos, de "tender puentes".

Desde la dirección de la campaña se insiste en que el tiempo juega a favor de los populares, y bromean con que a los demás partidos se les va a hacer larga la semana si siguen centrando su mensaje en la descalificación a los populares.

En cada una de las comunidades por las que ha pasado Mariano Rajoy estos días, los candidatos insisten en que las encuestas apuntan a la baja y que el PP va a conseguir mejores resultados de los que se auguran, incluidos los planteados por el CIS.

Y en la dirección de campaña recuerdan que sus sondeos internos apuntan a que el bipartidismo no va tan mal como se dice, porque el PP y el PSOE están subiendo en estos últimos días, mientras Podemos y Ciudadanos bajan.

Admiten en cualquier caso que cada voto es determinante, de ahí que el partido, con Rajoy al frente, vaya a volcarse en los cinco días que quedan de campaña.

El Consejo de Ministros del próximo viernes es, según la agenda oficial del presidente, el único acto de Gobierno que tiene Rajoy en toda la semana, que dedicará a viajar a nueve comunidades para pedir el voto al PP.

Le quedan plazas tan importantes por las que pasar -y que conservar- como Valencia y Sevilla y comunidades históricas del partido como La Rioja o Murcia.

Y qué decir de bastiones como Madrid o Castilla-La Mancha -la comunidad de la secretaria general, María Dolores de Cospedal-, que, si el PP perdiera, le supondrían un durísimo golpe para encarar las generales.

Mariano Rajoy empieza mañana en Barcelona esta semana electoral intensa que acabará en el Palacio de los Deportes de Madrid el próximo viernes.

Aunque siga haciendo su repetitivo discurso económico, es probable que vaya intensificando sus mensajes políticos y sus advertencias sobre los contrarios a medida que se acerque al final. Como apuntaba a Efe un dirigente popular, en los días que queda tiene que ponerle más "mordiente".

Y lo hará con ese optimismo que se ha empeñado en transmitir en sus mítines.

No en vano, ya se ve como ganador hasta de las elecciones generales, porque ha prometido hoy que volverá a esta ciudad a inaugurar la nueva fábrica de Campofrío en 2016.

Pero su partido tendrá que pasar primero por el examen municipal y autonómico. Ya queda menos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha