eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE vuelve a rechazar de plano la reforma local en el Senado con 47 enmiendas de supresión y un veto

CiU pide que se reconozca la "singularidad" de Cataluña para que prevalezca su legislación autonómica frente a la estatal

- PUBLICIDAD -
El PSOE vuelve a rechazar de plano la reforma local en el Senado con 47 enmiendas de supresión y un veto

El PSOE ha aprovechado la tramitación de la reforma local en el Senado para mostrar una vez su rechazo frontal a la norma, en esta ocasión, a través de un veto y 47 enmiendas parciales, todas ellas de supresión. De este modo, los socialistas pretenden poner de manifiesto que es preciso volver a empezar a negociar desde cero porque la norma, tal y como está redactada, es "una sentencia de muerte al municipalismo" que no se arregla "con chapa y pintura".

Al igual que ya hicieran durante la tramitación de la norma en el Congreso, los socialistas piden la supresión de gran parte de los artículos de la ley, como por ejemplo, el que fija las competencias propias de las entidades locales, al considerar que el reparto que se establece deja sin autonomía a los municipios para llevar a cabo políticas de interés local.

Según han explicado en rueda de prensa en el Senado los senadores socialistas y miembros de la ponencia para el estudio de la reforma local, Juan María Vázquez y Tontxu Rodríguez, la ley "no es aplicable" y por ello es preciso retirarla y volver a empezar. "Es una ley que pretende cambiar el modelo municipal para peor, para retroceder", ha señalado Vázquez. "Si se aprueba volveremos a la España del caciquismo", ha agrado Rodríguez.

Además, los senadores socialistas han recordado que en el caso de aprobarse, como es previsible, la norma irá "directamente" al Tribunal Constitucional y por lo tanto tendrá "una vida escasa". "El PSOE recurrirá porque es una ley que tiene muchas incorrecciones inconstitucionales", ha señalado Rodríguez.

PSOE: "HASTA EL PP RETRASA SU APLICACIÓN"

En esta línea, el senador del PSOE ha señalado que hasta el PP es consciente de la inviabilidad de la ley, y por ello ha decidido retrasar algunos aspectos de su aplicación a través de las enmiendas presentadas tanto en el Congreso como en el Senado, precisamente los asuntos que "más conflicto" han generado en el mundo local, según Rodríguez. "Reconocen que tienen cierto miedo a la respuesta", ha agregado.

Las 47 enmiendas parciales registradas por el PSOE se suman a las casi 400 presentadas por el resto de grupos de la oposición, que también han rechazado la normal, bien en su conjunto o algunos aspectos de ella. En total, incluidas las 53 del PP, que previsiblemente formarán parte de la ley, se han contabilizado 447 enmiendas parciales. Asimismo, la futura norma también ha recibido un total de siete vetos. Al igual que el PSOE, han recurrido a esta herramienta CiU, PSC, ICV, IU, ERC, Amaiur.

Además de los dos vetos de PSC ICV, las dos formaciones que integran Entesa ha presentado 117 enmiendas. Buena parte de las enmiendas del grupo se presentan para defender la autonomía de Cataluña para regular las entidades locales, en virtud de su Estatuto de Autonomía, así como la necesidad de respetar la ley de capitalidad de Barcelona.

Asimismo, entre otros muchos aspectos, PSC e ICV proponen también un nuevo listado de competencias propias de los ayuntamientos, rechazan el nuevo papel dado a las diputaciones, el sistema de fijación del coste efectivo y la posibilidad de quitar las competencias a los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, "uno de los cambios más radicales del modelo que se quiere imponer", justifica el grupo.

"SINGULARIDAD CATALANA" Y "PECULIARIDAD VASCA"

Por su parte, CiU vuelve a pedir que se reconozca la "singularidad del sistema institucional" de la Generalitat de Cataluña y "sus competencias exclusivas en matera de régimen local" reconocidas en su Estatuto de Autonomía, según consta en una de las 58 enmiendas parciales presentadas por lo nacionalistas catalanes. De este modo, demandan que prevalezca su ley autonómica sobre la estatal a la hora de aplicar la nueva norma.

Esta cuestión es precisamente la que constituye el eje de las negociaciones entre la Generalitat y el Gobierno y el motivo por el que los catalanes todavía no han accedido a apoyar la reforma local y han vuelto a presentar un veto a la norma. No obstante, ambas partes mantienen su voluntad de llegar a un acuerdo intermedio.

Además, gran parte de sus enmiendas modifican, añaden o suprimen aspectos de algunos artículos que, tal y como están redactados, no respetan, a su juicio, el régimen competencial y la autonomía de la Generalitat de Cataluña, garantizados en su Estatuto.

Es el caso, por ejemplo, de la enmienda que pide suprimir el artículo que establece que el Estado puede realizar retenciones a las Comunidades Autónomas para efectuar los pagos de deudas pendientes de los organismos locales. "Se suprime para preservar la autonomía de las relaciones entre las competencias estatales y autonómicas", explican.

El Gobierno si que consiguió durante la tramitación de la norma en el Congreso el apoyo del PNV, a cambio de reconocer la peculiaridad vasca en la norma. En consonancia, los nacionalistas vascos no han presentado en el Senado un veto a la norma, aunque sí 21 enmiendas parciales para mejorar aspectos del texto, ya que, tal y como han asegurado, sigue sin gustarles la ley elaborada por el Gobierno.

151 ENMIENDAS Y 3 VETOS DEL GRUPO MIXTO

En cuanto al Grupo Mixto, los partidos en él incluidos han presentado un total de 151 enmiendas. Entre los críticos se encuentra Izquierda Unida, ERC y Amaiur, que además de presentar sus respectivas enmiendas parciales han registrado sendos vetos a la totalidad de la ley. Las tres formaciones consideran que la ley es antidemocrática y e invasiva con la autonomía tanto local como autonómica.

"Con esta reforma local se procede a un desmantelamiento controlado, por tanto, de la experiencia democrática local en la línea tradicional del modelo centralizador y de pulsión autoritaria del actual gobierno", señala IU en el texto de su veto.

Por su parte, UPN, que no rechaza de plano la ley pero tampoco ve el texto como el más adecuado, no ha registrado veto pero sí enmiendas parciales, en las que defiende el régimen foral navarro, pero también cambios como que el plaza para acordar el traspaso de competencias en educación, en lo relativo a las escuelas infantiles, será de cinco años.

Tampoco ha presentado veto Coalición Canaria, quien en una de sus enmiendas parciales propone añadir una disposición adicional nueva que tenga en cuenta el régimen especial de los municipios canarios. "En el caso de Canarias, los criterios de atribución de competencias a los municipios, así como los supuestos de intervención de los Cabildos Insulares, quedarán a lo que establezca la legislación territorial correspondiente", propone en el texto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha