eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pescadores vietnamitas, víctimas del conflicto en el Mar de China Meridional

- PUBLICIDAD -
Pescadores vietnamitas, víctimas del conflicto en el Mar de China Meridional

Pescadores vietnamitas, víctimas del conflicto en el Mar de China Meridional

Asediados por barcos chinos que les atacan o confiscan sus mercancías, los pescadores del centro de Vietnam son las víctimas más vulnerables del conflicto territorial que viven ambos países en el Mar de China Meridional.

"Si nos metemos por accidente en aguas disputadas y nos intercepta una patrullera china, nos atacan, se quedan con nuestras mercancías y a veces también con el barco. A algunos los han agredido y hasta han hundido su embarcación", afirma a Efe Nguyen Trung, un pescador de la isla de Ly Son, en la provincia central de Quang Nai.

Los 3.000 pescadores de este pequeño territorio de 10 kilómetros cuadrados y 20.000 habitantes acostumbran a salir a faenar por periodos de un mes cerca de las islas Paracel, cuya soberanía China y Vietnam se disputan.

Sin embargo, desde que hace unos años se recrudeció el conflicto territorial han extremado las precauciones y a veces no pueden acceder a los caladeros más ricos por miedo a represalias chinas.

"Ahora ser pescador es más fácil porque tenemos mejores instrumentos de navegación para localizar las zonas con más peces, pero a todos nos da miedo encontrarnos con barcos chinos porque lo podemos perder todo", dice Bach, un vietnamita de 60 años recién jubilado tras 30 años en la mar.

El último incidente conocido tuvo lugar el pasado octubre, cuando, según la prensa estatal de Hanoi, dos patrulleras chinas asediaron a un pesquero vietnamita, confiscaron sus equipos y dañaron el barco tras colisionar con él.

Los tripulantes fueron abandonados a su suerte hasta que otro pesquero vietnamita que faenaba en aguas cercanas los rescató.

Según las autoridades de la provincia de Quang Nai, este año han sido atacados al menos 23 pesqueros vietnamitas en aguas conflictivas.

Uno de los incidentes más graves tuvo lugar el pasado junio, cuando dos navíos chinos hundieron un barco vietnamita que se había aventurado en una zona cercana a las islas Paracel.

Según el periódico Tuoi Tre (Juventud), los marinos fueron abandonados en el agua, agarrados a sus salvavidas y rescatados tres horas después por otros pescadores vietnamitas.

"Antes salíamos sin temor, pero desde hace unos años no nos alejamos mucho y estamos siempre atentos a los satélites para evitar conflictos con los chinos.

A algunos les confiscan el barco y piden 10.000 dólares para devolverlo", explica Bach.

Además, los pescadores temen las represalias de sus propias autoridades, que han endurecido los controles para evitar que se aventuren en aguas conflictivas.

"No quieren molestar a China, nos ponen multas si nos salimos de los límites que ellos marcan. Nuestro propio Gobierno retiene nuestro barco si no cumplimos. Antes no nos preocupábamos por eso", dice.

Vietnam considera que las Paracel, ricas en recursos pesqueros e hidrocarburos, le pertenecen, pese a que están de facto ocupadas por China desde 1974.

Ambos países también se disputan la soberanía de las cercanas islas Spratly, de las que Taiwan, Filipinas, Malasia y Brunei también reclaman alguna parte.

Las disputas territoriales en el Mar de China Meridional condicionarán la cumbre este fin de semana de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), a la que también asistirán los líderes de Estados Unidos y China, entre otros.

La ASEAN está formada por Singapur, Malasia, Indonesia, Filipinas, Tailandia, Brunei, Birmania, Vietnam, Laos y Camboya.

Algunos pescadores vietnamitas a veces se aventuran cerca de las Spratly, en aguas que Filipinas considera suyas, pero afirman que las autoridades de Manila resultan más comprensivas que las chinas.

"A mi hijo lo arrestaron los guardacostas filipinos en 2007, pero simplemente le hicieron devolver la mercancía y rellenar unos papeles.

Si no tienen capturas, ni siquiera deben pagar una multa, mientras que los chinos confiscan nuestros barcos", se queja Trung.

Ante el problema, el primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung, prometió el pasado año ayudas de hasta 206 millones de dólares para ayudar a los marinos a construir barcos más resistentes.

Hanoi también anunció que sus patrulleras están ahora autorizadas a disparar a barcos foráneos que se adentren en sus aguas territoriales.

Vietnam y China han realizado acercamientos diplomáticos en los últimos meses para recomponer sus dañadas relaciones y buscar una salida al conflicto.

Ambos Gobiernos se comprometieron hace dos semanas a mejorar su cooperación durante la visita que el presidente chino, Xi Jinping, realizó en Hanoi.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha