eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Philippe Claudel evoca en "Aromas" el olor particular que tenían las ciudades europeas

- PUBLICIDAD -
Philippe Claudel evoca en "Aromas" el olor particular que tenían las ciudades europeas

Philippe Claudel evoca en "Aromas" el olor particular que tenían las ciudades europeas

El escritor y cineasta francés Philippe Claudel, autor de "Almas grises" y del libro autobiográfico "Aromas", ha explicado hoy en Barcelona que "las ciudades europeas han perdido su olor particular".

En "Aromas" (Salamandra/La Magrana), Claudel ha reunido una colección de textos breves que evocan una serie de momentos rescatados de su memoria por el poder evocador de esos aromas que lo acompañaron.

"La autobiografía vino a pesar mío, contra mi voluntad", ha señalado a Efe: "Tenía ganas de trabajar sobre el perfume, los olores y comencé a escribir textos objetivos, sin intervención mía, pero la temática es tan fuerte que, al final, los perfumes hacen que hable de mí mismo".

Narrador y autor se confunden en "Aromas" como ya sucedió, dice, en un libro anterior que escribió sobre la cárcel, un mundo en el que trabajó enseñando durante doce años.

"Desde que era niño mi manera de ver el mundo siempre fue a través de los olores", confiesa Claudel, que creció en una pequeña ciudad industrial cercana al campo y donde pasaba mucho tiempo paseando, impregnándose de esos olores, de las vacas, de la tierra.

El perfume intenso de la tierra negra, de los ríos oscuros y los bosques de abetos de su Lorena natal dejaron huella en su memoria, reconoce.

"Las ciudades tienen un olor particular, pero el drama es que, por razones de higiene, las ciudades europeas han perdido esa característica, se han ido haciendo asépticas; y en cambio en otros continentes como en Asia, adonde voy frecuentemente, allí todavía se conserva ese olor colectivo", explica.

Comenta la particularidad de que al llegar al aeropuerto de Indonesia se huele el tabaco que los indonesios fuman, los Kretek.

Invitado a Barcelona por el Instituto Francés, Claudel piensa que predominan en su libro los olores de la infancia y la adolescencia frente a otros más cercanos en el tiempo.

"Porque incluso olores actuales me remiten a ese tiempo perdido y, aunque no sea la etapa más feliz de mi vida, sí fueron los años en los que se construyó mi personalidad", rememora.

El tiempo perdido al que hace alusión también remite a su admirado Marcel Proust: "Siempre he considerado que la escritura ha sido una actividad fruto más de percepciones y sensaciones que de la inteligencia y la razón".

Por esta razón, añade, en todos los trabajos que ha hecho, sean películas o novelas, siempre intenta fijarse más en las sensaciones que tenemos y en la manera de recibirlas, que no en su análisis intrínseco.

"La percepción que llega a través de la sensación es más inmediata y más animal y profunda, porque la memoria a través de los olores va a la parte más arcaica del cerebro, como cuando un perro sigue un rastro en una cacería".

Acepta la frase de que "un olor vale más que mil palabras", porque "los olores nos llegan por otro canal, nos provocan reacciones más inmediatas y menos controladas, y las sensaciones son más naturales, mientras que las palabras pasan por el filtro de la razón, de la inteligencia".

"Aromas" surgió a partir de la confección de una lista de los olores que habían dejado huella en su vida, una práctica que aconseja a sus lectores para "evocar momentos, mundos, paisajes vividos en el pasado, como si fueran chispas que habían quedado ocultas en nuestros recuerdos".

Piensa Claudel, sin saber si ya se ha hecho, que sería quizá interesante para los psicoanalistas trabajar a través de esta vía de los aromas, para hacer aflorar una cierta intimidad.

Admite el autor de "La nieta del señor Linh" que el mero hecho de escribir, de verbalizar esos olores, ya es un acto de racionalizar algo tan irracional como un aroma.

"Todo pasa por el lenguaje, incluso el pensamiento y no tenemos otro instrumento para describir esos olores que la lengua", indica, antes de aseverar que "las lenguas, al menos la francesa, es muy pobre para describir los olores y los aromas, pero la literatura es por definición la transcripción de sensaciones en palabras".

Entre los más de 60 aromas que incluye en el libro, los que más le "conmueven", aparte de los relacionados con la naturaleza, son los que evocan a personas como su hija, su mujer, su madre o su tío, "olores humanos mezclados con perfumes".

Claudel, que ha estrenado esta semana en Francia su último filme, "Avant l'hiver" con Daniel Auteuil y Kristin Scott Thomas, que llegará a España el próximo año, ya está preparando el que será su cuarto largometraje.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha