eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Piden el cese del ministro de Justicia argentino por una fiesta en antiguo centro de torturas

- PUBLICIDAD -
Piden el cese del ministro de Justicia argentino por organizar un asado en un antiguo centro de torturas

Piden el cese del ministro de Justicia argentino por organizar un asado en un antiguo centro de torturas

Una manifestación a la que acudieron hoy en Buenos Aires organismos de derechos humanos, grupos de izquierda y organizaciones sociales pidió la dimisión del ministro de Justicia argentino, Julio Alak, por la organización de una fiesta en la antigua ESMA, el mayor centro de detención de la dictadura.

Frente a la sede del Ministerio de Justicia, los cientos de manifestantes protestaron por lo que consideraron una "banalización" de la política de Derechos Humanos, después de que el pasado 27 de diciembre Alak organizase un festejo de fin de año en la sede de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), la mayor cárcel ilegal de la última dictadura argentina (1976-1983), hoy consagrada como un espacio para la memoria.

"La Escuela de Mecánica de la Armada es un símbolo. No le pertenece a la exitosa abogada de La Plata Cristina (Fernández de) Kirchner y ni siquiera al transformista de (Julio) Alak", denunció el exdiputado Miguel Bonasso, uno de los participantes en la protesta, que reunió a varios centenares de personas.

En su momento, Alak defendió la convocatoria con el argumento de que "acciones como estas permiten resignificar este espacio que, durante el terrorismo de Estado, funcionó como centro clandestino de detención, tortura y exterminio".

"La ESMA es un lugar de recogimiento, de memoria, de respeto", respondieron hoy los organizadores de la marcha en reclamo del cese del ministro, a lo que un superviviente del antiguo centro de torturas, Enrique Fukman, agregó que este "no es un lugar para militares, ni para asados ni actos partidarios".

Durante la movilización, algunos manifestantes protestaron por la instalación de vallas que dificultaron el acceso a la sede del Ministerio de Justicia y se quejaron de la fuerte presencia policial.

"Estamos rodeados por una cantidad de policías como si fuéramos a una guerra", denunció la sindicalista Isabel Vieyra a medios locales.

La polémica decisión de Alak provocó duras críticas entre la oposición y opiniones encontradas entre organismos de Derechos Humanos y organizaciones sociales.

Organizaciones afines al oficialismo, como Madres de Plaza de Mayo, encabezada por Hebe de Bonafini, y las Abuelas de Plaza de Mayo, que dirige Estela de Carlotto, dieron hace unos días su apoyo al ministro de Justicia.

Por el contrario, el presidente de la asociación de Exdetenidos Desaparecidos, Carlos Gregorio Lordkipanidse, consideró que Alak cometió "un error de carácter fundamental" y "tiene que renunciar" por haber faltado al respeto de quienes perdieron la vida y fueron torturados en la ESMA.

El tono de la polémica creció y la presidenta, Cristina Fernández, intervino para respaldar al ministro.

"En la exESMA se han hecho y se seguirán haciendo asados, festivales, reuniones, Hebe (Bonafini) cocinando, el Canal Encuentro, Paka Paka, etc", señaló Fernández a través de un mensaje en su cuenta de una conocida red social.

"Es la vida que por fin alcanza un lugar donde reinaron la muerte, el dolor, la tragedia y también las miserias humanas", agregó la pasada semana la presidenta, que presume de haber convertido la defensa de los Derechos Humanos en uno de los pilares de su política.

Organizaciones de Derechos Humanos estiman que la última dictadura militar argentina dejó al menos 30.000 desaparecidos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha