eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Piqué cree que "ahora no hay nada que negociar" sobre el proceso soberanista catalán y aboga por esperar a los comicios

El vicepresidente y consejero delegado de OHL y expresidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, considera que "ahora no hay nada que negociar" sobre el proceso soberanista de Cataluña, por lo que cree que "habrá que esperar a los resultados de las elecciones tanto generales como catalanas".

- PUBLICIDAD -

Piqué ha pronunciado una conferencia en el Club Antares de Sevilla, donde, preguntado por la situación política de Cataluña, considera que "en las actuales circunstancias no hay nada que negociar, por lo que habrá que esperar al resultado electoral, espera a que se constituya el nuevo Parlamento español y catalán, y ver si es posible encontrar una salida".

A su juicio, "sólo es posible buscar la negociación y el acuerdo si somos capaces de identificar un objetivo que sea compartido y compartible", tras lo que ha recordado que la Transición "fue posible porque las dos partes, los que venían del franquismo y los nuevos, aunque eran dos polos distintos, pudieron coincidir".

En ese sentido, considera que "actualmente para el Gobierno de España asumir la independencia de Cataluña no es posible, existe lo que en matemáticas se llama conjuntos disjuntos, que no tienen intersección, porque no hay objetivo común, por lo que sirve de poco hablar".

No obstante, reconoce que "en el futuro habrá que hablar", y considera en ese punto que "lo primero es poner sobre la mesa que no hay que reformar nada para satisfacer las aspiraciones de una parte de la sociedad catalana, pero hay que estar dispuestos para hablar de mantener la cohesión nacional".

Por ello, cree que "probablemente habrá que esperar a los nuevos escenarios políticos y luego ser muy claros y muy consciente de que nada se puede plantear para satisfacer al nacionalismo, sino ver cómo resolver los problemas de los españoles".

Preguntado por el 'soufflé' nacionalista, Piqué indica que "parece que baja pero volverá", aunque indica que "ya los tenemos contados y ya sabemos cuántos son; sabemos que son muchos, pero ellos saben que no son la mayoría, y ese elemento hay que tenerlo en cuenta en el futuro".

Piqué reconoce que "una parte de Cataluña ha estado muy movilizada, pues el nacionalismo es muy hábil y quiere hablar en nombre de todo, pero hay una parte significativa de la sociedad catalana que está en contra del proceso, le es incómodo, y ese descontento requiere de arrope político, que ya no es posible entenderlo a través partidos tradicionales".

Lamenta que "los impulsores actuales del independentismo catalán están ahora en las instituciones y han decidido que por encima de la cohesión social esta la construcción nacional, y de ello puede derivar un desgarro interno de la sociedad catalana, que para ellos sería inevitable para esa construcción nacional".

CITAS ELECTORALES

Piqué, que recomienda a las empresas andaluzas "viajar más darse cuenta de cuál es la realidad", fue preguntado por un resultado para las próximas elecciones, sobre lo que, tras recordar la importancia de "figuras personales", considera que en las próximas citas "el bipartidismo va a salir mejor de lo que la gente se cree, mientras que los partidos emergentes no serán tan determinantes como la gente se cree".

Sobre los nuevos partidos, reconoce su existencia como "un fenómeno importante por la situación social y el cabreo ciudadano que existe, pero luego quedará como algo efímero". En ese punto, ha recordado que Ciudadanos "surgió como una reacción frente al planteamiento soberanista de convergencia del tripartito en Cataluña, inspirado por intelectuales próximos al PSOE y como punto de encuentro de gente que quiere dar respuestas".

Ha recordado sus "cuitas internas" en el seno del Parlamento catalán y cree que la "emergencia" de Ciudadanos y su eclosión en España proviene "del desafío nacionalista en Cataluña, la crisis institucional, el enorme cabreo por la corrupción, lo que provoca una desafección hacia los partidos tradicionales".

Ha indicado que esa actitud en un principio se canaliza hacia Podemos "pero la gente ve que tiene planteamientos políticos antiguos y bolcheviques y se ha movido hacia un voto más confortable, hacia Ciudadanos", una formación que "tiene un candidato pero no tiene estructura de partido, en Cataluña un poco pero en el resto no". Ha apuntado Piqué que en las elecciones municipales "que Ciudadanos y Podemos tengan candidaturas en miles de ayuntamientos puede generar el gran riesgo de que se cuele de todo y se generen contradicciones".

"El voto del cabreo requiere de un canal para vehiculizarlo, por lo que ya veremos en las elecciones, aunque está bien que exista esa sacudida y que los partidos tradicionales no piensen que lo tienen todo bajo control, que reaccionen", ha aseverado Piqué.

Por otro lado, también se ha mostrado a favor de reformar la Constitución Española "la única de las 12 que han existido en la historia que es una Constitución de todos, nacida del consenso, por lo que es perfectamente reformable si se parte de un consenso similar al que se llegó para su aprobación". "El mundo de 1978 nada tiene que ver con el mundo actual, han cambiado pautas de comportamiento y hábitos de consumo", ha añadido.

La conferencia de Piqué ha tenido como tema principal 'España en la encrucijada', donde el exministro y actual vicepresidente de OHL ha hecho un repaso a la historia de España a través de las múltiples encrucijadas vividas y de las grandes etapas de cambio.

Piqué se ha presentado como un ciudadano español preocupado y esperanzado de cara al futuro, de forma que considera que "pese a las múltiples dificultades vividas por el país, España siempre ha sabido salir adelante y transformarse. Salió de la encrucijada a mediados del siglo XX, en lo político a través de un sistema democrático que permitió nuestra integración en el proceso de construcción europea y en lo económico a través de una economía de mercado competitiva".

Refiriéndose a la crisis actual, ha indicado que "por su duración y por su dureza, la actual crisis ha provocado que se pongan en cuestión los consensos básicos que nos han permitido un larguísimo periodo de prosperidad, ya que esta ha sido una crisis político institucional, de cohesión social y de cohesión territorial".

En este sentido, ha asegurado que "nada que se pueda proponer ahora va a satisfacer a los soberanistas, por lo que yo no perdería mucho el tiempo".

"Los ciudadanos no tenemos relación afectiva ni ningún vínculo con nuestros representantes porque no sabemos quiénes son ni nos sentimos representados", ha aseverado Piqué, quien lamenta el "cáncer terrible de la corrupción, que implica una pérdida de confianza de los representantes, afecta a la moral colectiva y nos aleja de la política".

ASPECTOS ECONÓMICOS

En este sentido, Piqué ha mostrado su optimismo a la salida de la crisis y considera que la economía "vuelve a funcionar con fuerza", por lo que cree que el crecimiento en España "será superior al 2,9 por ciento previsto".

Ha revisado en su discurso aquellas "cosas en las que estamos francamente bien, que son en las que ha habido consenso y no han sufrido grandes modificaciones cuando se han cambiado los gobiernos, como pueda ser la sanidad o las infraestructuras. Por el contrario, en la educación nunca ha habido consenso, con unos resultados muy malos", lo que considera como otra de nuestras carencias más graves, sobre todo en el tramo de la Educación Secundaria.

En ese punto, preguntado por la paralización de la red de alta velocidad (AVE), Piqué considera que, en general, "se debe ver qué hacemos para rentabilizar al máximo una red de infraestructuras, y si al final llegamos a la conclusión de que el balance es negativo, cuantos menores sean las pérdidas, mejor". Hablando en concreto sobre el AVE, Piqué cree que "no parece lo más adecuado paralizar el programa, cuando buena parte de España tiene las infraestructuras hechas y otra parte las está esperando".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha