eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos baja el "pistón" y se instala en su papel de oposición en el Congreso

- PUBLICIDAD -
Podemos baja el "pistón" y se instala en su papel de oposición en el Congreso

Podemos baja el "pistón" y se instala en su papel de oposición en el Congreso

La falta de entendimiento con el PSOE ha llevado a Podemos a renunciar a llevar la iniciativa en busca de una alternativa de Gobierno al PP y a centrarse en su organización interna y su papel de oposición en el Congreso, donde ya se ven cómodos frente a un Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Tras dos años de ritmo frenético, en el que las sucesivas elecciones no les han dejado tiempo para respirar, el partido de Pablo Iglesias cree que ahora toca bajar "el pistón" y no es esperable que el líder de Podemos sorprenda con alguna maniobra cuando el jueves acuda a la ronda de consultas políticas con el Rey Felipe VI, según fuentes de la formación morada.

Iglesias, que ve ahora "prácticamente imposible" la posibilidad de un gobierno alternativo al del PP, ha anticipado que esta vez se limitará a comunicarle al Rey su voto en contra de la investidura de Rajoy.

En Podemos ya no hay muchos partidarios de mover ficha con algún gesto espectacular, como ocurrió en enero cuando Iglesias le contó al Rey antes que a Pedro Sánchez sus planes de ser vicepresidente en un Ejecutivo presidido por el líder socialista.

La desconfianza que la pasada legislatura sembró entre Podemos y el PSOE no ha desaparecido, y parece que están muy lejos de poder encontrar el acuerdo, tal y como admiten a Efe fuentes de ambos partidos.

Para la formación morada, la última oportunidad de demostrar que había una alternativa de gobierno progresista se perdió en las negociaciones para conformar la Mesa del Congreso, en las que Podemos propuso al portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, como candidato a la Presidencia de la Cámara, aunque votó al socialista Patxi López en segunda vuelta.

La presentación de Domènech en el último momento volvió a provocar el malestar del PSOE, aunque la dirección de Podemos insiste en que desde que empezaron a negociar pusieron esa oferta sobre la mesa y no recibieron ninguna respuesta.

Congelada la relación con los socialistas, Podemos digiere ahora también la decepción que le ha causado el apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes al PP en la elección de la Mesa del Congreso, fuerzas con las que siempre ha tenido la intención de contar para conseguir desalojar a Rajoy de La Moncloa.

Todo ello ha llevado a la formación morada al convencimiento de que la única opción viable de Gobierno la encabeza Rajoy, y que son los socialistas los que tienen a su alcance decidir si gobierna el PP o si habrá unas terceras elecciones.

La perdida de un millón de votos en los últimos comicios le ha quitado a Unidos Podemos la "presión" de encima. Ahora el foco está en otra parte, lo que permite a los de Iglesias entrar en una fase de "puesta a punto" para encarar el futuro, y lo van a hacer con calma y sin sobresaltos, aseguran desde la dirección.

En el Congreso, la próxima semana tendrán que superar el rechazo más que previsible de la Mesa del Congreso a que las confluencias de En Comú Podem, A la Valenciana y En Marea tengan grupo propio, lo que provocará que los diputados de Compromís se marchen al mixto.

Unidos Podemos, que se quedaría así con 68 diputados, repetirá prácticamente la misma estructura organizativa de su anterior grupo parlamentario confederal, con Pablo Iglesias como presidente e Íñigo Errejón como portavoz, y con la única novedad de incluir a Alberto Garzón como portavoz adjunto junto a Irene Montero, Xavier Doménech y los representantes de En Marea.

Al mismo tiempo que enfoca su trabajo en la labor de oposición parlamentaria, Podemos buscará también impulsar su reorganización interna, así como reforzar sus estructuras territoriales y sus cuadros intermedios.

Con ese ánimo, Podemos parece comenzar ahora una competición de largo aliento, para la que, como en todas las carreras suaves, tendrá que alimentarse y prepararse lo mejor posible. En definitiva, "hacer partido", una asignatura que todavía tienen pendiente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha