eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos en un tablero donde el juego ya es a 'cuatro'

- PUBLICIDAD -
Podemos en un tablero donde el juego ya es a 'cuatro'

Podemos en un tablero donde el juego ya es a 'cuatro'

Podemos no se ha desviado de ese objetivo prioritario que es salir a ganar al PP para echarle de las instituciones, pero parece que ya asume que lo que antes planteaba como un partido entre dos es ahora un juego 'a cuatro', en el que no se puede despreciar a adversarios como el PSOE y Ciudadanos.

Las encuestas en las que Podemos ya no brilla tanto y dejan un mapa abierto y pendiente de un alto porcentaje de indecisos, así como el auge del partido de Albert Rivera, han sido dos elementos que han marcado también la campaña electoral, en la que el líder del partido, Pablo Iglesias, ha recuperado su tono más irreverente y provocador.

De hecho, Iglesias arrancaba la campaña declarando su ambición de salir a ganar el oro sin conformarse con la plata o el bronce, y en esa estrategia ha ido subiendo día a día el tono de sus ataques al PP, pero incluyendo también en sus dianas al resto de los jugadores que tendrá enfrente en las urnas el próximo domingo.

"Gentuza", "corruptos", "ladrones", "traidores a su país", "mentirosos", "hipócritas", "miserables" y hasta "pijos" son sólo algunos de los calificativos que ha regalado a los populares el secretario general de Podemos dentro de un argumentario en el que Ciudadanos ocupaba el papel del "recambio", "el plan renove" y, en definitiva, de ser lo mismo que el PP pero "disfrazados de naranja".

Y ha llegado a tildar de "insensato" a Rivera por plantear que la regeneración tienen que conseguirla quienes nacieron después de la Constitución. Una "estupidez" para Iglesias, que lo que propone es un pacto entre generaciones, contando con quienes "peinan canas", entre esos abuelos y nietos a quienes ha pedido que vayan a votar juntos por "el cambio".

En este juego, Podemos le ha dado a "la gente" el papel de "jugador número 12", buscando así su implicación para pedir el voto y convencer a esos indecisos en los que tiene puesta su gran esperanza.

"Lo estamos acariciando con los dedos, no puede faltar un solo voto", decía hace unos días en Toledo el número dos del partido y director de campaña, Íñigo Errejón, quien de comunidad en comunidad ha ido extendiendo ese mismo discurso.

Y ha habido que esperar a la segunda parte del partido para que el PSOE salte al terreno de juego en la campaña de Podemos, y para que abiertamente Iglesias les pida el voto a los "socialistas de corazón" que, según él, saben que el domingo tienen que votar morado.

De la evolución de este discurso queda claro que Podemos tiene ya muy en cuenta a todos sus competidores, que además necesita el voto de muchos indecisos para cumplir con sus expectativas, y que debe ir pensando en que, junto a Ciudadanos, se va a convertir en una fuerza clave en muchas comunidades, en las que se verá abocado a pensar en pactos.

De cara ya al día después, Podemos tendrá que incluir al PSOE entre sus interlocutores si quiere tener la llave de la gobernabilidad y no cedérsela a Ciudadanos, porque por lo que apuntan los sondeos no parece que vayan a "asaltar los cielos" en estas elecciones autonómicas del 24M.

Si pueden estar cerca, o rozar las nubes, en algunas comunidades, como Madrid o Aragón, o incluso que la gran sorpresa esté en los ayuntamientos de la capital o de Barcelona, donde vuelan alto las candidaturas en las que se ha integrado Podemos de Manuela Carmena y Ada Colau, respectivamente.

Paradojas de la vida, Podemos, que no se presentaba a las municipales para no quemar su 'marca', puede acabar teniendo su principal celebración en dos de los ayuntamientos más emblemáticos del país y gracias a dos candidatas que -en principio- no son Podemos. Sonia López

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha